Tag Archives: señuelo de superficie

Nunca he sido muy de hacer listas, pero resulta que es lo que lee la gente en la web con mayor atención, al parecer esto de tener un manojo de ganadores a los que apuntar en el momento de hacer la compra mola, así que vamos tirando con los ocho mejores paseantes para la lubina.

Un matiz, mejor dos, la lista no va del primero al octavo, sino que el orden es totalmente anárquico, cada uno los coloques como mejor cree. Numero dos, esta lista es mía y solo mía, si falta un señuelo que para algunos es la pera limonera puede que me haya equivocado o simplemente que no me guste tanto. Además, son solo ocho, alguno tendrá que quedarse fuera, así de dura es la vida. Por cierto ¿Por qué ocho y  no seis? Cosas mías, me gusta ese número ?

Los ocho mejores paseantes para la lubina

Los ocho mejores paseantes para la lubina: Spittin Wire Si tuviese que mirar las ventas de los señuelos de superficie estaría obligado en poner el Spittin Wire de Whiplash Factory en el primer lugar de esta lista de los ocho mejores paseantes para la lubina. Es el más vendido, hay colores que se agotan a la velocidad de la luz y si principalmente se ha desarrollado como un fenómeno en el norte y noroeste, al final su fama ha progresado hasta la orilla derecha, y ahora también se ven muchos en el Mediterráneo. A pesar de medir solo 95mm pesa 15.5 gramos y se lanza muy lejos pero no es demasiado grande, es decir, lo mejor de ambos mundos para las lubinas más resabiadas. Me gusta como chapotea, bien si le recuperamos como un paseante de superficie normal bien si la traemos a tirones cuando avanza sumergiendo la cabeza y enseñando los flancos. ¿Recomendable? ¡No lo siguiente!

...continue reading

6 Comments

En plan vamosadisparartodosloscartuchos empieza una serie de escritos que podríamos bien definir seniles y henchidos de arteriosclerosis o pueriles, ambas definiciones válidas conociendo la pluma (teclado) de donde vienen paridos. El tema de hoy es el (los) paseante(s) favorito(s); tócate las narices. Piano piano llegamos a la cumbre de la literatura más exquisita entrando de derecho en los temas trascendentales que mueven este planeta, vamos que me espero que hasta Punset ponga un comentario a este enigmático artículo.

¡Buuuf! Ya ni sé por dónde empezar, el dédalo es intricado y ni el hilo de Ariana me salva del Minotauro. Por cierto, el Minotauro ese, ¿no resulta curioso que tuviese aspecto de toro y se comiese a las pirsonas? Así estaba el hombre-tauro, como las vacas locas por comer lo que no debía ... En fin, volvemos a lo nuestro que parece que me estoy escaqueando. ¿Porque el paseante, se preguntarán los más atrevidos? Pos fundamentalmente porque es el primer señuelo que se me ha ocurrido, pero si queréis una explicación más afín a la profundidad del argumento os diré que para mi representa el sentido más metafísico de la pesca, por su airoso moverse por encima del esplendido mar azul, dejando una estela que alimenta esperanza y retiene la respiración.

Dejándonos de épicas y tragedia griega en realidad el paseante tiene excelentes posibilidades de ser mi señuelo favorito. Me brinda (¡que palabra más fea y cursi es esta!) la posibilidad de poner en marcha el programa “fantasía” y jugar con ello sabiendo a ciencia cierta cómo responde a mis impulsos amén de ser objeto de picadas espectaculares. Me entretiene y me hace pensar en lo que estoy haciendo porque al poder observar su movimiento me concentro más en ello, esperando ver el agua que se abre. Vamos a abrir un pequeño capítulo técnico.

El tacataca del paseante lo conocemos todos, así nos han enseñado y así lo movemos: zig-zag-zig-zag etc. Bonito y efectivo pero hay vida más allá de la imitación de la culebra coja, así me lo aprendí yo (ojo que empiezo con una historia que ya he contado mil veces). Delante de un arrecife Australiano repleto de peces, dos japoneses pequeñitos pero matones me estuvieron pegando la clásica zurra olímpica hasta que, al 10-0, dejé por un momento de pescar para ver qué era lo que hacían los amigos asiáticos. En primer lugar usaban unos paseantes grandes como un gato montés, luego noté que los movían de una forma para mi novedosa e intenté aprender sobre la marcha tal ingenioso sistema. Inútil decir que mi suerte en aquel día cambió y que todavía sigo agradecido a mis compañeros.

Traían el paseante como si se tratara de un jerkbait o un vinilo recogido a tirones suaves y alargados para que se deslizara sobre el agua entrando y saliendo y dejando ver los flancos hasta parecer un pez (o un gato montés, que la barrera de coral está llena) herido o por lo menos borracho, que suele ser lo más habitual. Este movimiento he descubierto que no se puede hacer con todos los walking the dog, hay algunos que por su estructura y disposición de pesos no se dejan ni enseñándoles un billete de cien euros, pero los menos ariscos sí que juguetean.

Otra cosita que he ido aprendiendo es la de jugar con la velocidad, que diríais vosotros: “Nene esto es de cajón”. Si y no, en el sentido que la velocidad que subimos no es tanto la de la manivela, que veremos en un rato, sino la de la puntera de la caña, que a mismas revoluciones del tambor se menea más. Luego existe la acción “Deltafast” que usan mis compis de pesca: olvidándose de que han enganchado un paseante el final de la línea lo trabajan como si fuera un pencil popper recuperando a la velocidad de un Red Bull hasta que una anjova, palometón o bolso de plástico se enganchen o hagan un amago de ataque. Por cierto la del bolso de plástico es una de las picadas más bonitas, sobre todo por la cara que se te queda una vez que la has clavado.

En fin, mi amigo el paseante convendría de sacarlo con manual de instrucciones, no es fácil hacerse con él; recuerdo un ex compañero con el que compartía sesiones de Lucio, conocido pescador, que una vez obligado por las circunstancias a usar un paseante lo quitó exasperado por no conseguir moverlo según la ley. Aún así deberían de poner en las cajas: “Usad con moderación, produce adición”. Es más que cierto.

Finalmente he llegado al momento de desvelar mis favoritos, cada uno con su porque y por cómo, el orden no es por importancia. 1) Habano de Alle’s Lures por haber contribuido en manera tangible a subir vertiginosamente la cantidad y calidad de mis capturas en los últimos años, desde que Alessandro me dejó uno para probar y al final tuve que guardarlo en una urna de cristal por méritos de guerra. 2) Molix Punitor. Recién descubierto, me permite, el que mejor, trabajar “japanese style”, manteniendo el tipo y seduciendo peces mejor conocidos como Lubinas. 3) Mirrorlure Top Dog, por aquel sonido redondo y profundo que emite en su ladear ancho y preciso y por la cantidad de Lucios que he sacado con el. 4) Excalibur Súper Spook (Zara Spook) por haberme enseñado mucho de lo que se sobre los WTD. 5) El nuevo de Molix, bonito donde los haya y con una acción que combina el estilo clásico con el más novedoso, que ya estoy probando y que será disponible en primavera del 2013.

Aquí me tenéis caballeros, con las gafas de leer puestas para devorar vuestros extrovertidos comentarios.

Last updated by at .