Carpas complicadas de sacar a spinning

Compartir

Ayer me la vi con unas carpas complicadas de sacar a spinning.

Me costó horrores enganchar dos ejemplares de talla mediana para que encima una me reviente todo dentro de los tallos de trigo sumergidos, no sé si llegué a aprender algo, peor estas son las observaciones que pude sacar, probablemente muchas estén equivocadas.

carpas complicadas de sacar a spinningEn primer lugar, el pantano, que hasta la semana pasada ha estado subiendo, ha empezado a soltar agua y está bajando. A parte lo incómodo que es eso porque caminar por las orillas es un sufrimiento, la retirada del agua está dejando a su paso muchas hierbas en estado de putrefacción, sobretodo tallos de trigo, que los agricultores habían sembrado hasta la misma orilla, antes de la subida. Me pregunto si esto no tenga algún efecto nefasto sobre la calidad del agua cercana a la orilla, con bajadas importantes de oxígeno, habrá que preguntarlo a algún biólogo, mejor aún si se no se trata de uno de esos que trabajan con los ecologistas, no sea que se les ocurran ideas.

En segundo lugar, creo que, por lo menos donde me estoy moviendo ahora, las carpas han cesado sus acrobacias eróticas y están más relajadas distribuyéndose por las orillas, es decir, están de trashumancia de los lugares de reproducción a zonas de pasto. Finalmente, las temperaturas empiezan a consolidarse ahora, pero la inestabilidad de los días anteriores probablemente haya pasado factura.

He empezado por mi sitio de siempre y al llegar he notado que el agua estaba muy tomada y cálida y donde hace una semana había miles de carpas, no vi ni una. Las oí saltar al otro lado de la bahía y fui en su búsqueda. Las encontré comiendo por el fondo en la misma orilla – empinada y sin trigo – pero ninguna quiso atender mis plegarias. En fin, un cero patatero. El caso es que me moví de sitio y me vino de perlas porque se me había olvidado de meter el pan en mi supermochilanevera. Una vez zampado mi bocata me puse rumbo al lío. Afortunadamente decidí quedarme los vadeadores porque de otra manera me hubiese sido imposible no solo pescar, sino avanzar.

Volví a encontrar más carpas complicadas de sacar a spinning y otra vez pasaron de mí, obligándome a seguir en mi afanosa búsqueda de animales sedientos de sangre. Una vez más, algunos cientos de metros después, volví a dar con ellas y con toda la paciencia del mundo me puse en modalidad pescador experto en nada. Después de muchos rechazos, espantadas y sentirme más ignorado que un armadillo en una exposición canina finalmente tuve una picada debajo de los pies.

carpas complicadas de sacar a spinningHe de repetirme una vez más, lo siento, son cosas de viejos. Hay pocas cosas en el mundo – de la pesca - que me puedan gustar más que ver una carpa comerse el vinilo en directa. Tienen una rapidez muy inesperada por su mole y una vez pegadas arrancan con unas carretas que ni la Ducati de Iannone. Así fue, salió volando y me dio mucha guerra, aunque, al pescar con la Fioretto de 1/2oz pude controlarla y brutalizarla hasta reducir el combate en un par de minutos. ¡Estrenó sacadera, que gozada!

La segunda vino de sopetón, sinceramente no me esperaba que aquella carpa llegase a comer, me parecía de aquellas que van de prisa de un sitio a otro y le tiré porque la tenía muy cerca. Pues sí que iba de prisa y tenía las ideas muy claras. Se dio media vuelta, apuntó hacía la orilla que tenía a dos metros y se metió dentro de los tallos de trigo. En menos de 10 segundos había perdido el control y la vi escaparse como un rayo. Había roto el hilo con la ayuda de las hierbas dejándome con cara de panoli.

Vamos al lado técnico que son detalles que a lo mejor pueden interesar a dos o tres personas. Volver a la Fioretto de Molix después de la Finezza de Graphite Leader ha sido ventajoso por el control de la captura, pero me ha quitado mucha sensibilidad a la hora de manejar el señuelo, sobre todo con los Nano Jigs de 1.5g que no conseguía “sentir”. La Fioretto es una caña que empieza a trabajar bien a partir de 2.5g, pero está claro, es más potente y diseñada para una pesca diferente.

He probado los Senko en Wacky y me encanta como trabajan, pero sinceramente ayer no era día para experimentos. Tampoco el Nano Jig podía con ellas, el “terminator” ha sido una vez más el Sligozzo de 2” con la Racing Jighead de 2.5g, no sé si soy yo que le tengo mucha fe o si es el jodío que funciona de escándalo. También he reducido diámetro de bajo de línea y en qué horas. Está el pantano para poner un 0,50mm no un 0,28mm… Me he arrepentido de no haber puesto mi 19lb x 0,39mm, quizás la segunda no se hubiese escapado.

En fin, ya tenemos más historias en la recámara y vamos recogiendo experiencias. Aún hayan sido carpas complicadas de sacar a spinning no ha faltado la diversión.