Veleidad

Compartir

Los niños, se sabe, de vez en cuando montan unas pataletas que si te descuidas o no estás preparado te dejan el melón medio tocado. Que fuerza tienen los bichos esos, ni un tarpon cabreado se la gasta así. Con los años el nivel de berrinche va bajando, digamos que se apacigua, pero no deja de ser lo que siempre ha sido, un antojo de los buenos. Sin gritos.

Según iba descubriendo el mundo del spinning, y luego del jigging, me entraban unas ganas tremendas de comprarme de todo. Culo veo culo quiero, y corriendo a meter mano a la Visa que estaba más quemada que la pipa de un indio. En el momento en que el mundo de las compras entró en internet por la puerta grande hubo algún que otro despilfarro, más por veleidad que por necesidad. Es todo tan fácil...

Afortunadamente ahora no tengo que gastarme dinero en ello pero todavía, en momentos de bajón, sigo mirando algunas webs americanas buscando un buen carrete de tambor giratorio de perfil rebajado para pescar en el mar, ya que por aquí no se encuentran ni por asombro. Lo que reemplazó el frenesí dirigido a los equipos de pesca ha sido la fotografía, que bien por necesidad, bien por pura rapacidad ha contribuido a rellenar los tiempos muertos de la tarjeta de crédito, que desde hace un tiempo descansa en paz. La única diferencia entre los dos tipos de gasto es que con el equipo de fotografía que tengo puedo hacer algunos trabajos que antes no podía ni plantearme, mientras con las cañas que tengo ahora hago lo mismo que hacía hace quince años.

Uno de mis antojos más disparados fue la compra específica de un equipo de Inchiku ligero, que no solamente no pude probar nunca sino que al final lo vendí en estado impecable a un amigo que, por lo que tengo entendido, tampoco lo está usando. Cosas de la vida. ¿Y vosotros como lleváis el espinoso asunto, seguís enamorados de la compra impulsiva? Bajad la máscara y ser sinceros, ¿los caprichos siguen?

3 thoughts on “Veleidad

  1. Txomo

    Hola,

    en el mundo del guitarreo se usa bastante el término GAS para referirse al incontrolable impulso de adquirir todo lo que nos entra por los ojos relacionado con nuestra afición. En el mundo de la guitarra se refieren al GAS como Guitar Acquisition Syndrome, pero ya se ha extendido a otras aficiones conociéndose como Gear Acquisition Syndrome: http://en.wikipedia.org/wiki/User:GreyCat/Gear_Acquisition_Syndrome

    En el mundillo del Bass es bastante común acumular bolsas y bolsas de chucherías que luego ni llegas a montar nunca...

    Saludos y Feliz 2013!

  2. PCh

    Los caprichos siguen... A veces digo que colecciono "bichitos" por lo poco que pesco ..Pero sigo mirando las webs y pensando en algunas cosas que me gustaría comprar.
    Pero el tema de la tarjeta de crédito... Yo también las tengo aparcadas porque son una ruina total. Ahora me he comprado un carrete... Me han aceptado vendermelo pagándolo poco a poco y cuando lo pague del todo me lo envían. Sistema tradicional de "apartar" que se decía en mi tierra. Si tienes paciencia, te ahorras el "atasco" de la visa ....

  3. Jamel

    Poco, bueno y seleccionado 🙂

    Al principio sí que compré muchas cosas por impulso o GAS (también toco la guitarra) 😀
    Cada vez más compro comparando y seleccionando, será el tener menos dinero o mirar los errores del pasado y la pasta que podría haber invertido de otra manera.

    Demasiadas aficiones y nada baratas: pesca, guitarra, PC, vídeo,... siempre intentado buscar el equilibrio entre buen material y mínimo importe.

    Comprar sin pensar... nunca mais

Comments are closed.