Un minuto tan importante

Compartir

En un momento de máximo pensamiento filosófico se me ha ocurrido reflexionar sobre la importancia que tiene un solo minuto en la vida de cualquier ser humano. Esperaba que se hiciera mi té y por ello estaba mirando al reloj, escrutando los segundos que pasaban hasta llegar a los dos minutos que necesitaba. Son unos míseros ciento ochenta segundos, una migaja en la duración de la vida de un homo sapiens y algo absolutamente insignificante en la del universo, sin embargo vitales y sumamente importantes porque es en un minuto o menos que pasan muchas de las cosas más importante de nuestra permanencia por este planeta. Dejemos por un momento de lado las cosas mala o feas, las que nunca queremos que pasen y miramos a las bonitas. El nacimiento de un hijo, encontrar un trabajo, tu equipo que marca un gol en el 90º o aquella picada que se ha hecho esperar todo el día.

fisherman with roosterfish, pescador con pez galloEso es, y siento ser tan simple y volver al tema de la pesca pero esta web va de eso, no pretende resolver los problemas del planeta, por lo menos no la mayoría de ellos :-). Recuerdo un viaje a Panamá de hace algunos años con mi amigo Oriol que no había conseguido tocar un Roosterfish y el último día estábamos juntos en el barco con Ivan y este le decía a Oriol: "Uri, hasta el rabo todo es toro ¡todavía nos quedan unos lances!". Seguimos pescando y ya entrados en el río para volver a David donde nos esperaban para llevarnos al aeropuerto quedaba una piedra para intentarlo. Yo tenía la cámara preparada y Oriol lanza un Surface Bull, pega su Roosterfish y lo saca. Tengo una preciosa secuencia de fotos de la fase final de la pelea, inclusive con saltos del animal, y un recuerdo indeleble de aquel día.

fishermen with sea bass, pescador con lubinaHace unas semanas pescando con San Paquito, el jovencito que me aguanta y me saca de vez en cuando del asilo para llevarme a pescar por el Estrecho, tuvimos tiempo muy malo con mucho poniente y los peces escondidos. Apagamos el fuego con un poco de Nanofishing pero justo al final del último día de pesca, cuando la tormenta nos había dejado un poco de respiro y el sol ya estaba casi a remojo, Paquito quiso hacer una deriva en un nuevo y secretísimo lugar. Con el Piper puesto mi confianza hacía el milagro siempre sube, pero después de unos cuantos lances sin meneos el capitán ya estaba armando a la tripulación para que recogiera los bártulos y se preparara para el amarre. Este servidor se acordó del rabo del toro y siguió pescando arriesgándose a quedarse castigado sin Ribeira del Duero, y de repente un bicho intenta morrearse el sexy Piper y se queda enganchado. Otro Robalo de buen porte quiso homenajear a este italiano cansino e insistente. Otra vez todo cambia en un minuto, el último, como le pasa al Real Madrid ... 🙂

Colorín colorado este artículo también se ha acabado y la palabra va a aquellos que tengan historias parecidas que soltar, como siempre vuestros comentarios son muy bien recibidos. Ciao

9 thoughts on “Un minuto tan importante

  1. LLevaba toda la mañana tirando jigscasting de 40-60 grs , dolor de brazos , dolor de espaldas y hartito ya de tanto lance me digo para mi mismo "el ultimo lance y me piro" eran cerca de las dos de la tarde , lanzo , ya casi sin ganas recojo a tirones y a toda leche y de pronto zaaaaaaaacaaaaa ... bonitaco de 3,700 kg , mi primer bonito a spinning desde costa , y ya en el tiempo de descuento , pasado ya el ultimo minuto.

    Saludos

    PD muy guapa la mochila muchas gracias señor

  2. Ivan

    A mi me paso algo parecido, habia pasado casi todo el invierno sin sacar una buena loba cuando sin practicamente esperanzas fui a buscar a un amigo para salir de pesca, tenia pensado ir a un espigon, cuando me dirigi a buscarlo me quedaba mas cerca otro lugar de pesca y decidimos cambiar el rumbo, el agua estaba perfecta estaba empezando a subir estaba clara pero en zonas empezaba a chocolatearse y estaba muy oxigenada, me adelante al compañero de pesca y en una resaquita un lance cruzado y plas! algo tiro del señuelo y parecia buena, me la subio el mar tras aguantar un par de carreras y el oleaje la golpeo contra las rocas, estaba con un poco de altura y no era comodo para poder cogerla, al final llego mi amigo y medice; buena! la agarro por el operculo y salio la preciosa loba de 2 kilos. Tras un animal que se escapo la semana anterior y un invierno pesimo... todavia le arrebate algo a la friolera temporada antes de llegar la primavera

  3. Me ha pasado unas cuantas veces. Ése último lance. No sé por qué, a lo mejor le pongo más énfasi y "me lo curro" más.
    Me acuerdo un día que encontramos las lubinas increíblemente activas (algo totalmente fuera de lo normal por aquí). Lo seguían todo y atacaban a todo, pero no lográbamos clavar ninguna, al final desistimos y seguimos probando diferentes zonas. De vuelta, tres horas después ahí seguían las lubinas, pero lo mismo, no había manera de clavar ninguna. Mi compañero acabó desmontando la caña y cuando ya estaba a 50m de mi, volviendo para el coche decidí hacer el último lance con el Chug Buc de 8cm, que ése día era el que más ataques habia tenido. Lancé lo más lejos posible y a los pocos chapoteos...BOOOM!! Lubina clavada!!
    Mi compañero tuvo que darse la vuelta y volvió refunfuñando a echarme una foto...

    Saludos!!

  4. Abe

    Fuera de tiempo:
    Francis está muy preocupado, un reloj está indicando falta de aceite y en un barco eso es mal asunto, no hay cuneta, decidimos dar por concluida la salida de jigging y yo estoy en el fondo, meto la puntera de la 40lb en el agua y le doy al 20.000 todo lo rápido que puedo a la manivela cuando a medio camino BUM un trancazo como pocos de un bonito Medregal.

  5. Más de un minuto, pero en la última hora.
    Una mañana de junio de hace algunos años, el mejor día meteorológico que he podido disfrutar en las costas irlandesas de Kerry. Vadeando lubinas con el ilustrísimo Oriol Ribalta y Tomas, el del bolso de Lina Morgan.
    Retorcíamos dos horas disponibles antes de salir pitando al aeropuerto de Shannon. Lo hacíamos en medio de una vaciante espectacular y con lubinas atacando con buena cadencia pequeños slug-go translucidos.
    El mejor rato del viaje, el más divertido, el más entretenido. Todos condensado en más de un minuto, pero con la misma sensación de último suspiro.

  6. Alberto

    Hola,

    llevo un tiempo leyéndoos pero nunca había comentado. Ahí voy:
    A mí me ha pasado alguna vez pero con los basses (en agua salada tengo poco éxito): pasarme varias horas saltando pos las orillas y probando todos los señuelos posibles... Al final ya desesperado me digo: voy a probar este último señuelo o este otro montaje, tiro un par de veces y me voy para casa, que la jefa me está esperando... Y ale, clavada! y ya con lo de "ahora parece que empiezan a estar activos", o "ahora les he encontrado el punto" acabo llegando a casa una o dos horas más tarde de la cuenta. Muchas veces hablamos de la paciencia que debemos tener los pescadores, pero pocas veces hablamos de la paciencia que deben tener nuestras señoras.

    Saludos,
    Alberto

  7. caranx

    Post author

    Alberto, lo de la paciencia con las señoras es bastante reciproco no crees? 🙂 Gracias por empezar a participar, esperamos contar con más comentarios de tu parte. Ciao

  8. caranx

    Post author

    Y al final te tocó cambiar de compañero de pesca, eso no se hace hombre! 🙂

  9. caranx

    Post author

    Un bonito de ese tamaño desde costa tiene que se la mar de divertido. Me alegro que te guste la mochila, ciao 😆

Comments are closed.