Técnica – Popping

Last minute cubera, es decir, que salieron por los pelos pero, como dice el viejo refrán "Hasta el rabo todo es toro." Así me lo aprendí yo.

Semana peculiar la que pasé en el último viaje a los Jardines de la Reina. Mucha pesca, muchos peces y muchas cuberas para todos, menos que para mi. Fíjate si le pongo ganas y dedicación que prácticamente he pasado cada día lanzando señuelos con la caña pesada con el único fin de sacar una señora en rojo. Nada que hacer.

Los primeros días ni las vi. Subían a los señuelos de mis compis de pesca pero yo no pasaba de pargos y meros, amén de alguna que otra barracuda de tamaño tan insignificante que solo representaban una molestia.

last minute cuberaEstaba en un barco de tres pescadores, siempre y exclusivamente en la parte de atrás, este era el trato con mis amigos. Dejarme en ese barco para que pudiera llevar el equipo de foto completo, pero quedándome atrás, para dejar a los clientes lanzar siempre sobre limpio.

last minute cuberaAlgún día me iba bien, otro ejercía de florero, así van las cosas en los arrecifes de medio mundo, se gana y se pierde. Las cuberas seguían ausentes, en cuanto a servidor se refiere. Finalmente el tercer día apareció la primera que pude enganchar y que se soltó en un santiamén. Con esmero de detalles me acordé de todo el calendario y el firmamento por orden alfabético.

El mismo día, por la tarde, toqué otra que arrancó como un F16 y enseguida se soltó. Algo estaba haciendo mal. El último día me subí a una lancha pequeña con Pedro, el último guía con el que saqué una cubera hace dos años en los Jardines, a ver si el cambio aportaba una vuelta de tuerca significativa. Esta vez obligué a mi compañero de quedarse atrás, pero tenía el suficiente cuidado como para que siempre pudiese lanzar sobre limpio.

last minute cuberaLa primera last minute cubera entró sin avisar, el señuelo desapareció de mi vista sin haber podido divisar la sombra del bicho detrás de él y el primer arranque me hizo claramente entender que se trataba de una gordita con ganas de guerra. La trabajé "Zingarelli Style" y no tuvo la menor posibilidad de meterse en una piedra. Fotos y al agua. Al lance siguiente pegué la segunda que llegó hasta debajo del barco y se soltó sin dejarse ver.

En la siguiente hora vi otras seis last minute cubera detrás del señuelo, cuatro de las cuales se pegaron y tres que subieron a bordo para saludarnos. A todo esto hay que añadir un par de pargos y otros tantos meros. Una barbaridad. Esta vez dejé la cámara de foto a mi compañero de aventura y al guía y este fue el fatal error del que todavía me arrepiento.

Resulta que mi compi, nada más coger la cámara apretó un botón que abrió un menú de la pequeña Canon y yo, creyendo que no había pasado nada le dije de apretar el botón de "atrás". Sin embargo, su maniobra había activado el máximo ISO de la cámara, por lo tanto todas las fotos se hicieron a 12800 ISO y salieron totalmente quemadas. Las que podéis ver aquí en blanco y negro son las que pude salvar. Totalmente culpa mía y por dos razones, no haber mirado si el botón apretado podía haber modificado algún parámetro importante de la cámara y en segundo lugar por no haber revisado las fotos, ni después de la primera de las dos last minute cuberas que fotografiamos, ni después de la segunda.

Queda el recuerdo de mis cuatro last minute cubera y de un día de pesca muy especial y, sobre todo esto, una semana pasada en compañía de un gran grupo de personas, algunos de ellos grandes amigos con los que convivido la pasión del trópico desde hace más de 15 años.

1 Comment

Allá va una historia para los nietos, arrecifes violentos. En los Jardines estuve una tarde entera haciendo unas fotos en tierra, me bajaron en un arrecife con mis bártulos y allí me quedé tostándome al sol.

Arrecifes violentosEsperando la mejor luz me puse en una punta a echar lances y probar una nueva caña y un paseante. Después de pocos lances pegué una Cubera que en lugar de reventarme todo del tirón, ya que se encontraba en una zona relativamente limpia, decidió tirar hacía mi para estrellar el trenzado contra una punta de coral que sobresalía a mi izquierda. Afortunadamente se soltó antes del asesinato y pude recuperar el señuelo.

Volví a mis menesteres, con flashes, filtros, sombrillas y tirando fotos de algunos productos que me habían encargado, además de selfies en acción de pesca y lifestyle. El sol empezaba a bajar y acabado con la primera parte de lo que quería hacer volví a la punta de antes para ver si esta vez - por fin - conseguía perder el paseante.

No tardé mucho en darme cuenta de que en zona había vida, más de la que me podía imaginar. Tardé un lance uno, ni dos ni tres, uno. A la izquierda de donde había aterrizado el señuelo se levanta una aleta siniestra y a la velocidad del rayo se abalanza sobre mi señuelo. Par ser más exacto las aletas eran dos, y a mucha distancia la una de la otra, sin embargo pertenecían al mismo pez. Habéis adivinado, ¡un tiburón! Arrecifes violentos, y más...si cabe.

Esta vez no hubo sorpresas, el muy animal empezó la carrera de su vida y en pocos segundos se gastó las reservas calóricas de toda la primavera que estaba a punto de caer. Me explico mejor. ¿Tenéis presente cuando el carrete empieza a vaciarse como si no hubiese un mañana y en lugar de producir ese agradable ruido que tanto nos deleita suene como unas uñas que rozan una pizarra? O el taladro de un dentista por si hubiese algún que otro aterrorizado como yo por semejante silbido satánico.

Pues eso, el tiburón apuntó hacía la Habana y en un pestañeo vació más de mitad del carrete. Cuando ya recuperado del susto estaba pensado que podía hacer para detener ese AVE sin frenos, una vez más la suerte quiso echarme un cable, y el caníbal se soltó.

Recogí y me puse a pensar si merecía la pena intentar otro lance o menos pero el sol bajaba sin piedad y si no quería perder el momento mágico mejor volviese a hacer mi trabajo. Esta foto, la que decora este trastorno literario, retrata justamente el momento en que el tiburón estaba en plena carrera. Casualidad quiso que puse una cámara en el trípode programada por 10 disparos, y al haber pegado el bicho nada más lanzar pudo inmortalizar el momento. Lo que decíamos, arrecifes violentos

2 Comments

FG Knot : Esta semana en los Jardines de la Reina he podido probar duramente este inteligente nudo y aquí va el report de esta primera experiencia extrema.

FG KnotPara empezar hay que decir una cosa que nadie te explica, cuando comenzamos a hacer el nudo, en las primeras dos o tres vueltas deberíamos de intentar de mantener el trenzado un poco más flojo que durante el resto del proceso. Esto evita que las primeras espiras se desarrollen hacía el exterior del bajo, es decir hacía el cabo suelto, en lugar del interior, que es como finalmente permite acabar bien el nudo. Probad de las dos maneras y mirad si hay alguna diferencia, si no la hubiese quiere decir que yo soy más torpe del humano medio, que es una hipótesis altamente probable.

Proceder con una decena de vueltas por lado para los diámetros mayores y hasta quince para los hilos más finos. Otra sugerencia importante es que procedáis a apretar las espiras del FG Knot nada más hacer el primer medio nudo porque más tarde, es probable que apretéis mucho los nudos pero no las espiras, que vienen después.

Sugieren hacer tres nudos planos, yo sin embargo los he subido hasta 6 o 7 pero de nada sirve hacer más nudos si en primer lugar no hemos apretado las espiras, no son los nudos que lo mantienen firme sino la agarradera que hemos formado al principio. Finalmente remato con varios nudos planos solo en el trenzado pero más de tres, también en este caso llego a unos 6 u 8 y finalmente el triple nudo llano, así como se aprecia en el vídeo. Ojo que este maldito triple nudo se suelte con gran facilidad, problema d poca importancia si los demás nudos aguantan y son muchos.

El resultado con el FG Knot hasta la fecha ha sido 100% efectivo con los diámetros inferiores, tanto con las carpas de hace tres semanas, tanto con pargos, jureles, meros, barracudas y otros bichos de porte. Con el trenzado de 80lb y bajo de 200lb he tenido un fallo y se me ha soltado, esto ocurrió antes de ser más meticuloso y apretar las espiras justo después del primer nudo plano. Para evitar disgustos dejaba unos dos o tres milímetros de nylon que sobresalían del nudo ya a lo largo de las capturas podía apreciar como poco a poco iba escurriendo hasta llegar a un punto de donde ya no se movía.

Mi última y probablemente inútil recomendación, los nudos, especialmente en la pesca extrema o en caso de tener muchas picadas y combates intensos, hay que cambiarlos cada día. Por cuanto pueda parecer que estén todavía perfecto, la podrían jugar cuando menos no los esperamos y el FG Knot no está exento del riesgo.

En el mercado hay una infinidad de anzuelos triples, sin embargo no siempre sabemos cuáles son los que necesitamos para nuestro tipo de pesca, a ver si en este breve resumen podemos ser de alguna ayuda.

En primer lugar hay que distinguir los anzuelos triples para agua dulce y los de mar. Es evidente que los primeros, en condiciones de salinidad se oxidarán, por lo menos si no les lavamos después de cada uso, mientras los segundos, en principio, deberían de garantizarnos resistencia a la oxidación.

Una cosa que los pescadores de agua dulce tienen muy e cuenta es el color del anzuelos triples, o por lo menos el acabado. Prefieren que sean negros porque reflejan menos luz y por consecuencia emiten menos destellos, algo que, a los depredadores de las muy frecuentadas aguas interiores, parece no gustar.

En el mar los acabados brillantes son absolutamente normales, es más, es el favorito de casi todo el mundo y combina bien con los tonos más brillantes de los señuelos que utilizamos en el azul.

Ahora, en base a los señuelos que tenemos en la tienda vamos a intentar comprender para que tipología de pesca es recomendable cada modelo de anzuelos triples.

Anzuelos triplesOwner ST36: Este triple es destinado exclusivamente al agua dulce. Se trata de un modelo suficientemente robusto para la mayoría de los depredadores de nuestras aguas interiores, siluro excluido quizás. Los hay en todas las medidas, empezando por el 14, más bien destinado a señuelos de 4 o 5cm, hasta el 2/0 más bien para grandes jerkbait y paseantes XL. El ST36 lleva la Super Needle Point.

anzuelos triplesDecoy YS21: Este triple en cuanto a potencia se refiere es un poco el equivalente del ST36 pero con un diseño menos curvado y sin el acabado en negro, es cromado. Es muy recomendable para todo tipo de pesca ligera o mediana en el Mediterráneo, sin duda un buen aliado para lubinas, baila, barracuda, llampuga etc. Nosotros lo hemos también utilizado en agua dulce desafiando la maldición del cromado, y nos ha ido bien con barbos, bass y carpas asesinas.

anzuelos triplesOwner ST41BC: Trajimos este anzuelo porque nos parecía interesante el poder contar con un anzuelo en acabado negro que resistiese al salitre. Eso es, el ST41BC es un triple que podemos utilizar indiferentemente en mar como en agua dulce, solo hay tres medidas. Es bastante resistente (2X), un poco más del ST36 y lleva la Cutting Point.

anzuelos triplesDecoy YS81: Esta marca diseña sus triples de manera bastante diferente a Owner, sin embargo ambas parecen haber encontrado una solución que a la hora de la verdad se revela muy efectiva. El YS81 es equivalente al ST56, pero tiene unas medidas demás en los tamaños inferiores. Lo que realmente es interesante en este triple es el ojal, que en uno de los lados está limado para facilitar el montaje sin forzar demasiado la anilla, con el riesgo de dejarla tocada. esto nos parece genial, ojalá lo tuviesen todos los triples.

anzuelos triplesOwner ST56: Entramos ya en un ámbito de anzuelos resistentes hasta para un uso tropical no extremo. El ST56 es un 3X y lo podemos utilizar en agua salada para sustituir triples en señuelos para lubina, anjova o palometones, mejorando cualitativamente penetración y resistencia. Es un triple que se utiliza también pescando peces tropicales de agua dulce, menos resabiados de los nuestros. Podríamos decir que este triple sería el que deberían de llevar todos los señuelos de mar para pescar en el Mediterráneo y Atlántico Oriental. Lo hay en todas las medidas disponibles, desde el #6 hasta el 3/0. Super Needle Point

anzuelos triplesOwner ST66: este es un clásico para la pesca tropical, hay pescadores que jamás le han reemplazado y que confían en su aguante y excelente penetración. Sabemos que tiene una resistencia 4X, casi el máximo disponible, y lo tenemos disponible en todos los tamaños fabricados por Owner desde el  #4 hasta el #4/0. Lo hemos utilizado mucho, mejor dicho muchísimo, y ha viajado con nosotros por todo el mundo clavando peces tanto en agua dulce como en el mar. Al tratarse de unos anzuelos triples con cierto diámetro de acero y un mayor peso, hay que tener cuidado en montarlo en cierto señuelos, sobre todo suspendidos y flotantes, ya que podría afectar al movimiento. Lleva Super Needle Point.

anzuelos triplesOwner ST76: La marca Japonesa ha realizado estos anzuelos triple para defenderse de los ataques de la competencia que ha ido creando modelos mucho más resistentes del ST66 para la pesca del GT que, cada vez, se hacía más técnica y enfocada a peces siempre mayores. El ST76 es un 5X, es decir un anzuelo muy robusto y con un grosor de acero importante. No está al alcance de todos, de hecho no lo recomendamos para aquellas personas que pesquen con equipos demasiado ligeros o que no sean suficientemente determinadas a la hora de clavar el hierro al tener un ataque. El Owner ST76 necesita una acción en pesca muy vigorosa pena la pérdida del pez por no haberse agarrado bien en la boca. Lleva Super Needle Point.

Recordad que es también muy importante combinar bien las anillas abiertas. Si en un señuelo pasamos a un triple más fuerte, puede ser que mismamente necesitemos poner una anilla más grande, a lo mejor una talla, para que aguante el mayor espesor del acero. En la tienda podéis encontrar dos marcas de anillas, ambas de excelente calidad, las Hyper Split Ring de Molix y las Hyper Wire de Owner.

En fin, esperemos que esta breve reseña pueda ser de ayuda a la hora de escoger los anzuelos triples ideales para vuestra pesca, pero sabéis que en caso de duda podéis contactar con nosotros por chat, e-mail o teléfono.

Nos alegramos mucho de que Duo haya decidido meter en el horno el Aomasa 188, la talla XL de la afortunada serie, porque es un paseante - o stickbait de superficie, como queráis llamarle - que nos gusta mucho.

Aomasa 188Esos 43mm demás con respeto al Aomasa original le dan ya un porte más serio. El Aomasa 188 empieza a ser un arma importante para los rojos del Mediterráneo como las criaturillas que merodean los arrecifes tropicales, sobre todo en aguas con más presión pesquera que otras.

Aomasa 188Nuestro Aomasa 188 es silencioso. Es decir, no lleva en su interior esas bolas que montan una gran bulla cuando se desliza meneándose por la superficie. Que queramos o no, ese ruido es muy buenos para peces activos que se han despertado de mal humor, sin embargo, cuando hay cientos de chismes ruidosos que pasan por encima de la cabeza de un depredador, este se harta. Allí es donde triunfa la quiete del Aomasa.

Inútil contarte lo bueno que es el Aomasa 188, lo robusto que ha salido y la acción que tiene. Es Duo, es Aomasa, suficiente. Lleva armadura pasante, por si te preocupa que un monstruo le parta en dos, y la pintura parece buena, por lo que pueda importar que esté pintado o menos.

El Aomasa 188 mide 188mm y pesca 68 sin anzuelos

Last updated by at .