Tag Archives: virago

4 Comments

Lo peor para un hombre mayor es tener amigos jóvenes, porque al final la paliza que te llevas es de las que dejan huella. Tres días con Paquito y Vincenzo matan a cualquiera, imaginad a un pollo que pasa del medio siglo y que está en la desesperada búsqueda de su zen. Al mismo tiempo se agradecen esas gentiles patadas en el culo que te hacen mover el esqueleto amén de que al Paquete le hacen falta unas horas de meditación y de relajación para quitarse el estrés que lleva en el alma, ya que el del cuerpo no tiene remedio. Venga, vamos. Vamos, venga.

En fin, gruñón me apodan, claro, como no va uno a serlo con semejante manad de ñus en estampida. Que si es tarde, que lentos sois en levantaros, que perdemos el momento bueno, que venga vamos, que vamos venga, que está el día muy malo, que no podemos salir, maldito poniente, que la mar está mal, que a ver donde vamos a pescar, ¡jope que picada!, ¡como mola este bicho!, ¿es grande no?, vamos a seguir que la pesca está bien, uuufff la pesca fatal, mejor volver a puerto, aquí no se saca nada, ¡que lubina más bonita!, ¿y eso que tira tanto que es?.... En fin acaba uno molido. Venga, vamos. Vamos, venga.

Lo cierto es que en el Estrecho un bicho siempre se saca. Paquito sigue creyendo que es por merito suyo, la realidad es que Vincenzo y yo somos muy buenos pescadores y al final siempre apañamos algo, pero ¿cómo se lo dices al nene, con lo susceptible que es? Así que le aguantas la vela y a decirle lo bueno que es llevando el barco, que bien se conoce los sitios y todo el rollo que sigue. Lo que hay que hacer para que te lleven a pescar... Siguiendo, allá vamos, con un poniente que se empeña en quitarme los cuatro pelos que me quedan en la cabeza y la mar que desde luego ganas de recibirnos tiene poca. ¿Será por sitios? la bahía de Algeciras es mu' grande y siempre hay un rincón donde meterte para mojar señuelos. Venga, vamos. Vamos, venga.

Pero no hay que dejar de intentarlo, los Bonitos ya están allí y todavía la mar aguanta, vamos, nos mojaremos pero tampoco es nada del otro mundo, a parte por Vincenzo que se empeña a venir al Estrecho como si estuviese en el desierto, sin un mísero chubasquero. Así se pone de malo cada vez, parece que le tiene alergia a la tierra de Cái (Cadiz para los que no hablan andalú).  Ná, muchos pájaros haciendo que están siguiendo peces pero no se ve ni una aleta mayor, un salto o una ataque. Pal resguardo vamos. Venga, vamos. Vamos, venga.

Allí cada loco con su tema, Vins con el casting y una nueva cabecita plomada de Decoy que parce una decoración de Navidad, el Paquete con un Jugolo, Mario en puro estilo rockfishing con cabezas plomadas y vinilos y servidor empeñado en probar su nuevo montaje con el plomo drop shot en la cabeza de la Virago de 4". Pim pam, pim pam, Vincenzo empieza a sacar distancia. Lamadrequeloparióalniñocomopesca. Una máquina, y los demás detrás con Francisco Javier atosigando a Mario que se queda en el timón y otro italiano dale que te pego buscando fondo y el animal. Venga, vamos. Vamos, venga.

De como funcionó la Virago hablamos la semana pasada pero no ha sido el único vinilo que ha ganado puntos, sino que también la RA Shad de 4,5" también. Lo que extraña es que hasta una Baila de 25cm se la ha embuchado y eso si que es raroraroraro. Mis montajes favoritos han sido el de la bolita de drop shot y con la OMTD T-Power Finesse jig head, muy bonita y elegante, amén de ser eficaz pero en plan burro también he probado una Racing Jig Head de Molix de 1/2oz y aún así he pegado Bailas con la RA Shad. Venga, vamos. Vamos, venga.

El día siguiente, después de la orgía de goma he vuelto al plástico rígido y lo he hecho con uno de mis artificiales favoritos (id apuntando, son el Piper, RA Shad, Virago, SV Craw, Trago vib, Punitor, WTD 110, Habano y...) el Finder 110. El engendro ese aparte de lanzarse más que decentemente a pesar de su escaso peso, nada como pocos. Así es, servidor a menudo lo mete en el agua a tres metros de la quilla y lo mueve solo para ver como se menea, no hay cosa igual en el hemisferio norte. Lance y picada. Mecagienlamarsehasoltado. Siguen más lances hasta que llega la primera baila, luego otra y finalmente en el punto X del lugar Y empieza el festival. Muchas picadas muchas a cualquier señuelo cualquier, con dos Finder 110 que cosechan  amistades con o sin puntitos, y la tripulación que explota de felicidad. Venga, vamos. Vamos, venga.

El día se acaba en gloria, en otro "honey hole" de donde salen peces como conejos de una chistera. No paro de sacar Sea Bass y hacer fotos, hay tal confusión a bordo que hasta yo dejo de gruñir, casi se me escapa una sonrisa pero me doy cuenta a tiempo y me doy la vuelta, para que nadie me vea. Ya sabéis, un mito se destruye en dos segundo y no es cosa ¡con lo que cuesta construirlo! Venga, vamos. Vamos, venga.

Hasta la próxima nenes insoportables. Besos del gruñón.

¿Lo dije o no que iba a intentarlo? Pos si, y a la primera ocasión que se me presenta dejo de lado mis amados señuelos rígidos, más sencillos de usar y que no requieren montajes atrevidos, y ato al bajo una Virago de 4", con un montaje que aprendí de un amigo pescador de bass y que, según me comenta, funciona muy bien con ese señuelo.

Lo que ocurre es que la Virago cuesta dinerito porque como vinilo se sale un poco del montón. Amén de estar pintada a mano, la jodía esconde en su vientre una cámara de aire, por lo tanto, al montarla con una bola de drop shot en la cabeza baja bien y en cuanto toca el fondo se queda así, con la cola para arriba, gracias al aire en la barriga, y el morro para abajo.

Debe de parecerse y mucho a un pez pasto que está comiendo distraído, a su bola vamos, porque la primera picada casi me quita la caña de las manos. Ya entendéis, uno empieza a probar una cosa nueva y no sabe que esperarse, a lo mejor se tira todo el día pegando lances sin ver un toque, ni de una cabrilla borracha. Pasa, claro que pasa. Por lo tanto, al llegar el leñazo me quedo algo atontado pero no lo suficiente para no reaccionar a tiempo, y eso que ya soy mayor, con canas y la memoria que va como una Trabant del '61. Clavada rápida y sube para el barco una bonita Lubina, nada de trofeos, simplemente bonita. ¿O es que hay alguna vez que una Lubina no sea bonita?

No se queda allí la cosa, animado por el resultado sigo en mi tarea y de repente tengo otra picada, esta vez aún más contundente. Parón, un segundo de reflexión y parte el animal como un...un... pues animal, eso es. Primera carrera y ese ser misterioso no quiere detenerse, parece tener reservas por un tubo (o dos) y sigue sacando hilo de manera preocupante. Entre manos tengo una varita de 1/4oz, es decir siete míseros gramos, hilo de 10lb y un bajo de 19lb. Ligero pero seguro, poder voy a poder, así creo. Si solo parara. Pues lo hace pero no parece contento de la situación y arranca de nuevo; empiezan las especulaciones sobre quién va a estar al otro lado del hilo. Casi acierta Paquito, aún no al 100% pero se acerca. Cuando llegamos a verle casi nos da un susto, creíamos que era una especie nueva, desconocida, hasta que finalmente asomó el lomo y pudimos ver que se trataba de un Estornino. Por cierto, el más grande visto hasta la fecha, por lo menos el doble de tamaño del que cualquiera de nosotros hubiese sacado nunca.

Con el mismo montaje arreglo un SV Craw, un cangrejo de Molix que me encanta y vuelvo a bajarlo hasta el fondo. Dura poco el invento y al rato sube dentro de la boca de un cabracho entrado ya en edad de marido - o mujer, vete tú a saber el sexo de esos bicho con todos los pinchos que tienen - para hacer la foto hay que sacarlo o no se ve, aquí lo tenéis. En el día y medio siguiente he probado más montajes interesantes que han ofrecido resultados igualmente llamativos y de los que iremos hablando pronto. De momento os recomiendo ir probando cositas nuevas con los vinilos, hay un horizonte abierto para la pesca en el mar y sorpresas por doquier. A currar nenes, que ha llegado - más o menos - el verano. Si deja de llover, eso es.

Dejé la pesca del Black Bass hace casi veinte años, cuando desde Milán vine a vivir en Madrid. En la capital Lombarda era uno de los depredadores más fáciles de encontrar y para un bípedo sin embarcación, un depredador al que se podía llegar hasta en autobús, ya que en los alrededores de la villa Sforzesca hay muchas "cava" que no son nada más que lagos formados por la extracción de piedras, grava y cantos rodados. Una vez explotadas se quedan abandonadas, y como hay muchas infiltraciones de agua que proviene de las venas que surcan el subsuelo de esta región, se transforman en peceras al alcance de todo el mundo. Luego siempre hay alguien que le echa un pez o dos y así cobran vida propia. Por haber hay un entero parque que se llama "Parco delle cave", y estás pescando con el tráfico a pocos metros.

La pesca del Black Bass me enseñó muchas cosas, entre ellas desarrollar cierta sensibilidad en la pesca con los vinilos, algo que creía haber perdido con el tiempo, un hecho que lamentaba porque es una base muy importante sobre la cual desarrollas muchas habilidades en la pesca con señuelos. Pero, se dice que una vez que has aprendido a montar en bici o hace el amor nunca jamás se te olvida, y supongo que así es. ¿Adónde vas a parar el transalpino? Tened paciencia cagaprisas que lo que os voy a contar es muy breve y necesito decorarlo un poco. A lo que iba, despacito. Hacel el amol...eso es - no - otra cosa - ¡que me estáis liando!

Hace unos días os contaba de que había llevado mi hija a pescar conmigo, una entrañable aventura de padre babeante y niña rubia que lanza spinnerbaits como un profisioná. Pues en ese día tan agradable pesqué un rato, un rato largo digamos, y a parte algunos momentos dedicados a probar paseantes, mi perdición, decidí dedicar mi tiempo a investigar algunos montajes con vinilo, total había un sol que abrasaba y el cielo más despejado que un abstemio a las 10 de la mañana. Recordé algo que me había enseñado un amigo pescador de Bass y monté una Virago de 4" con un anzuelo y un plomo de drop shot montados en la cabeza.

Mi amigo me había comentado que al tener la Virago una cámara de aire en la barriga, con el peso en la cabeza se iba a quedar suspendida en el fondo, con la cola para arriba como si estuviese comiendo. Admiro la inteligencia de sendos seres humanos que alcanzan semejantes descubrimientos, para mí, al máximo del desarrollo cerebral, como mucho he logrado cambiar un triple por un sencillo o montar un assist hook en un stickbait, y me sentía bastante orgulloso de ello... Dicho y hecho me pongo a pegar lances, siempre con un ojo pendiente de la criatura, que seguía haciendo sus pinitos.

Llegados a una recula del embalse que me trae buenos recuerdos, clavo la Virago en una esquinita de donde sobresalían algas, dejo que toque el fondo y le pego un tironcito. Si está comiendo - me digo - también se moverá para pastar la bicha, e imagino que irá levantando la cabeza para luego volver a meter los morritos pegados al fondo, el señuelo, eso es, que no os liéis. Pienso en fin. En ese momento, mientras mi cabeza hacía elucubraciones a las que Einstein no hubiese llegado ni harto vino, noto la descarga eléctrica que todos bien conocemos. Aviso mi hija y en el mismo decimosegundo bajo la caña para dejar que, fuese quien fuese, pudiera comerse el señuelo en santa paz.

Aquello de ver el hilo moverse lentamente tensándose es un recuerdo que creía que tenía olvidado pero - sinceramente - no. No se olvida. De repente pasan por mis cabezas las docenas de picadas de bass a la lombriz de vinilo, recuerdo la preparación aguantando la respiración y empezando la cuenta atrás, mientras el brazo derecho carga los muelles listo para meter el cachetazo que da salida al combate. Sin darme ni cuenta tenía el bicho clavado, la enana mirándome con asombro y mi mujer que aparecía por el camino detrás de nosotros que aligeraba el paso para ver qué era lo que pasaba. Típica escena familiar, ya sabéis.

A no haber Black Bass en el pantano lo que había picado era un luciete de tamaño casi embarazoso, pero la historia no va por ahí, el ego varonil lo dejamos para otro cuento. Lo que me apasiona de toda esta historia es lo de haber vuelto, después de muchos años, a probar aquella secuencia que el tiempo y la falta de costumbre habían arrinconado en algún remanso de la memoria y que - estruendos y relámpagos  - mola mogollón. Tal cual niño pequeño estoy ahora impaciente para mi próxima aventura con la firme intención de volver a probar todo aquello, y no te escondo que no me importaría nada volver a meterles un meneo a los Black Bass, además tengo ideas para hacer unas fotos muy chulas, y del boca grande no tengo ninguna.

Esto es lo que hay nenes, la inspiración ha vuelto pero los bichos interesantes todavía no, se hace lo que se puede, seguid siguiendo las historias que aparecen en pantalla, antes o después algo bueno saldrá.

Después de un fin de semana dedicado a los torpedos de agua dulce, mis queridos Lucios, esa extraña mezcla entre un pato, una barracuda y una flecha, me han vuelto a entrar ganas de ablandecer mis señuelos y volver a probar aquellas extrañas criaturillas cuya consistencia y textura a veces roza lo inapropiado. Digamos la verdad tampoco nos oye nadie ¿algunas hasta dan un poco de asco no? No sé, me recuerdan aquel moco verde con el que juegan los niños y que mucha grima procura a los padres (que encima son los que lo han comprado). Mi hija con esa baba fluorescente ha re-decorado media casa, dejando unos lamparones mugrientos en techos y paredes hasta el punto que mi santa mitad ha vuelto a pintar to'.

Decíamos... los vinilos para pescar son un poco así, en fin quien le pone sal, quien fluidos poderosos que hacen enamorar hasta una carpa embalsamada, quien líquidos apestosos con olores que recuerdan el mismo que sale de un arcón que se ha roto durante las vacaciones de verano. Los colocas uno ordenaditos en su cajita a prueba de vinilos, ya que muchos de ellos tienen la malsana costumbre de derretir ciertos plásticos, y en el tiempo en que Alonso cruza la recta de Monza, se han mezclado olores y colores. Pero... no pasa na’... siguen funcionando igual y al carajo el paladar de las Lubinas.

El otro día los estuve lanzando con una caña de casting de una onza y media, por lo tanto encontraba algunas dificultades en colocarlo en los sitios adecuados, porque sin peso ya saben, pesan poco.  Aún así el mejor Luciete del finde decidió meterle un viaje a una RA Shad de 4,5" montada con un anzuelo OMTD Swimbait SWG dejándome  más contento que un pingüino en una nevera. Estaban los exocidos pletóricos, la abundancia de Alburnos les ha puesto fuertes y peleones como nunca y la Shad justamente era del color Savetta, el que mejor reproduce el pequeño pez pasto.

Lucios a parte, este rollo es uno de los míos recurrentes, imagino que si me pongo a buscar en los artículos pasados habrá algo parecido, en cuanto vuelvo a coger una gominola de esas en las manos y me brinda un éxito me sale la vena silicon-talibána y empiezo a contar todos los paquetes que me quedan, hacer montajes más o menos acertados y estudiar un poco más sobre ellas.

Tengo cierta preferencia para los montajes sin plomo, de hecho casi nunca utilizo cabeza plomada a menos de poder contar con algunas estilo "finesse" como las TPower de OMTD, que tienen cabezas de tungsteno muy ligeras montadas con un anzuelo offset, y que resultan agradable y armoniosas una vez montadas con una Shad. Eso es, voy buscando que el acoplamiento muestra+anzuelo tenga cierta elegancia, en fin que me guste y por esta razón poco uso las cabezas más clásicas, son un poco mazacote.

Me dejo así llevar por anzuelos de Swimbait sin plomo o con una pizca de tungsteno como los TSwimbait Weighted de OMTD en la pata, como el que lleva la Virago aquí al lado, que no estorba y ayuda a llegar a más profundidad sin matar la acción del señuelo, que a veces hasta baja en posición horizontal con un movimiento “wobbling”, o sea vibrando sobre su mismo eje; no sé si me explico. En el Delta, para pescar ciertas zonas de poco agua y mucha ensalada así las gastamos, sin plomito alguno y con cañitas de 3/4 de onza o menos; una verdadera gozada poder sentir el blandiblú que se mueve entre las algas y de repente el tirón en la línea, que bien floja por el poco peso que arrastraba, se tensa como una cuerda de la guitarra de Kirk Hammett.

Ahora me propongo un reto, y es aquello de utilizar vinilos para los pelágicos, los Bonitos por ejemplo que son muy agresivos pero también bastante selectivos con los señuelos que quieren morder. Me va a costar llegar allí donde se les ve comer los voladores o las anchoas pero ¡que satisfacción más grande la de poder trincar uno con una caña fina y un señuelo que pesa menos de una de sus aletas! En realidad de retos tengo un par, el segundo me cuesta más, hasta anunciarlo pero ya de perdidos al río… Quiero probar a pescar todo un día casi exclusivamente con vinilos. ¿Y porque casi exclusivamente? Por dos razones muy sencillas, no me quiero prender los dedos por si las cosas salen mal y en segundo lugar porque objetivamente pescar solo con vinilos, por lo menos en determinadas zonas es muy difícil y sobre todo se hace algo monótono.

De todas maneras no se me pongan ustedes pesaditos que ya me gustaría verles usarlos aún solo fuera por una hora seguida sin rebufar como zifios. Vamos nenes que esto se ha alargado más de la cuenta y tengo que volver a contar las bolsitas por si tengo que hacer un pedido, nunca se sabe, a lo mejor me voy a pescar 🙂

2 Comments

Escuchadme bien "bambini", el tito ha traído algunas novedades que a lo mejor, digo a lo mejor, podrían interesar. Hace una semana hemos hablado de las RA Shad de todos tamaños y multitud de colores que ya estaban disponibles pero hoy mismo han entrado otras cositas que no había anunciado, vamos por parte.

Finder Jerk 110: Ya son tres los colores disponibles, Verde Tempesta, Sardina y Silver Bait. Todos en stock

Anzuelos OMTD OH2100: Han entrado las tres medidas más grandes, 5/0, 6/0 y 7/0 para usos más importantes y tropicales extremos.

Jugolo Casting: Finalmente disponibles en 20, 40 y 60g los nuevos colores Real Mullet (Lisa) y Med Sgombro (Caballa). Parece siempre que de Jugolo no hay suficientes porque se agotan enseguida, tenemos algo de provisiones pero no se lo que van a durar.

Virago 2": He añadido un nuevo color, el #73 Yellow Back, seguramente apreciado por los Rockeros light.

Trago Vib 3/16: Nuevo señuelito interesante para los amantes del la pesca finesse, hay que probarlo para ver lo que es capaz de hacer. Creo que será una revelación/revolución  🙂

No olvidéis las ofertas disponibles sobre algunos productos y si hubiese algún artículo que no estuviese disponible, siempre podemos buscarlo. Ciao Nicola

Last updated by at .