Tag Archives: vinilos

Después de un fin de semana dedicado a los torpedos de agua dulce, mis queridos Lucios, esa extraña mezcla entre un pato, una barracuda y una flecha, me han vuelto a entrar ganas de ablandecer mis señuelos y volver a probar aquellas extrañas criaturillas cuya consistencia y textura a veces roza lo inapropiado. Digamos la verdad tampoco nos oye nadie ¿algunas hasta dan un poco de asco no? No sé, me recuerdan aquel moco verde con el que juegan los niños y que mucha grima procura a los padres (que encima son los que lo han comprado). Mi hija con esa baba fluorescente ha re-decorado media casa, dejando unos lamparones mugrientos en techos y paredes hasta el punto que mi santa mitad ha vuelto a pintar to'.

Decíamos... los vinilos para pescar son un poco así, en fin quien le pone sal, quien fluidos poderosos que hacen enamorar hasta una carpa embalsamada, quien líquidos apestosos con olores que recuerdan el mismo que sale de un arcón que se ha roto durante las vacaciones de verano. Los colocas uno ordenaditos en su cajita a prueba de vinilos, ya que muchos de ellos tienen la malsana costumbre de derretir ciertos plásticos, y en el tiempo en que Alonso cruza la recta de Monza, se han mezclado olores y colores. Pero... no pasa na’... siguen funcionando igual y al carajo el paladar de las Lubinas.

El otro día los estuve lanzando con una caña de casting de una onza y media, por lo tanto encontraba algunas dificultades en colocarlo en los sitios adecuados, porque sin peso ya saben, pesan poco.  Aún así el mejor Luciete del finde decidió meterle un viaje a una RA Shad de 4,5" montada con un anzuelo OMTD Swimbait SWG dejándome  más contento que un pingüino en una nevera. Estaban los exocidos pletóricos, la abundancia de Alburnos les ha puesto fuertes y peleones como nunca y la Shad justamente era del color Savetta, el que mejor reproduce el pequeño pez pasto.

Lucios a parte, este rollo es uno de los míos recurrentes, imagino que si me pongo a buscar en los artículos pasados habrá algo parecido, en cuanto vuelvo a coger una gominola de esas en las manos y me brinda un éxito me sale la vena silicon-talibána y empiezo a contar todos los paquetes que me quedan, hacer montajes más o menos acertados y estudiar un poco más sobre ellas.

Tengo cierta preferencia para los montajes sin plomo, de hecho casi nunca utilizo cabeza plomada a menos de poder contar con algunas estilo "finesse" como las TPower de OMTD, que tienen cabezas de tungsteno muy ligeras montadas con un anzuelo offset, y que resultan agradable y armoniosas una vez montadas con una Shad. Eso es, voy buscando que el acoplamiento muestra+anzuelo tenga cierta elegancia, en fin que me guste y por esta razón poco uso las cabezas más clásicas, son un poco mazacote.

Me dejo así llevar por anzuelos de Swimbait sin plomo o con una pizca de tungsteno como los TSwimbait Weighted de OMTD en la pata, como el que lleva la Virago aquí al lado, que no estorba y ayuda a llegar a más profundidad sin matar la acción del señuelo, que a veces hasta baja en posición horizontal con un movimiento “wobbling”, o sea vibrando sobre su mismo eje; no sé si me explico. En el Delta, para pescar ciertas zonas de poco agua y mucha ensalada así las gastamos, sin plomito alguno y con cañitas de 3/4 de onza o menos; una verdadera gozada poder sentir el blandiblú que se mueve entre las algas y de repente el tirón en la línea, que bien floja por el poco peso que arrastraba, se tensa como una cuerda de la guitarra de Kirk Hammett.

Ahora me propongo un reto, y es aquello de utilizar vinilos para los pelágicos, los Bonitos por ejemplo que son muy agresivos pero también bastante selectivos con los señuelos que quieren morder. Me va a costar llegar allí donde se les ve comer los voladores o las anchoas pero ¡que satisfacción más grande la de poder trincar uno con una caña fina y un señuelo que pesa menos de una de sus aletas! En realidad de retos tengo un par, el segundo me cuesta más, hasta anunciarlo pero ya de perdidos al río… Quiero probar a pescar todo un día casi exclusivamente con vinilos. ¿Y porque casi exclusivamente? Por dos razones muy sencillas, no me quiero prender los dedos por si las cosas salen mal y en segundo lugar porque objetivamente pescar solo con vinilos, por lo menos en determinadas zonas es muy difícil y sobre todo se hace algo monótono.

De todas maneras no se me pongan ustedes pesaditos que ya me gustaría verles usarlos aún solo fuera por una hora seguida sin rebufar como zifios. Vamos nenes que esto se ha alargado más de la cuenta y tengo que volver a contar las bolsitas por si tengo que hacer un pedido, nunca se sabe, a lo mejor me voy a pescar 🙂

3 Comments

Molix está presentando algunas novedades muy interesantes para el 2012, algunas ya se han asomado al mercado mientras otras todavía están en fabricación, para salir más adelante. Entre los productos que tienen un uso concreto para el mar, tenemos señuelos de vinilo así como "hard baits", ambos para el spinning y el rockfishing.

Sator Worm de 2,5 pulgadas, un vinilo muy especial que a pesar de las dimensiones contenidas mantiene un impresionante nivel de detalles y la acción de su hermano mayor. Prestad atención a la esfera situada en la cola, tiene una cámara de aire y brinda al Sator un efecto suspending. En la foto lo veis montado con la nueva cabeza TRock especialmente diseñada para el Rockfishing, también disponible en el 2012. El Sator Worm de 2,5 pulgadas ya está disponible en la tienda

Virago de 2 pulgadas, otro vinilo pero completamente diferente al anterior. Cuerpo muy realista, cavo en su interior para garantizar un efecto suspending y una acción muy peculiar, pintado a manos y una calidad de vinilo realmente especial. Ya disponible en la tienda

Virago Shad Tail de 5 pulgadas. Este es el modelo mayor de la serie Virago, y lleva una cola tipo "shad" para aumentar las vibraciones y proporcionar una acción diferente. Tengo una caja encima de mi mesa y rabia me da no poder salir a probarla, me mira con esos ojitos...

RA Shad, o sea Real Action Shad. Esa estará disponible más adelante en medidas de 2, 3 y 4,5 pulgadas. Tiene cuerpo anillado y cola tipo shad pero lo más interesante es el material que ha usado Molix para su construcción, silicona de alta densidad mezclada con aromas naturales.

Sale también una versión pequeña del Finder Jerk, sin duda uno de los señuelos más vendidos de la marca Italiana. 11cm para los pescadores que practican un spinning más "finesse".

Hay también un par de pinzas nuevas construidas en aluminio de alta calidad. Dos tamaños diferentes con lamas que pueden con monofilamento, trenzados y acero y un modelo tipo "bird", para un uso más ligero.

Una de las grandes novedades es un popper con un diseño muy innovador que estoy seguro sorprenderá a más de uno. El primer tamaño en salir será de 11cm y se llamará SPopper.

En fin, este post saltará automáticamente mientras estaré pescando en Maldivas donde vuelvo después de dos años de ausencia. Va a ser un viaje en el que me dedicaré, espero, a una pesca ligera de a pié en los bajíos además de un poco de jigging, que nunca está demás. Me estoy seriamente planteando si llevarme una caña pesada de popping o no, pero creo que me gustaría más viajar con dos cañitas ligeras con las que desquitarme de un poco de extreme/light/spinning. Tengo el ojo echado a un kilo de vinilos y unos anzuelos nuevos que tengo que probar además de poppers y paseantes talla Mediterráneo; en fin me veo atando muchos nudos y vaciando las cajas de los señuelos a la velocidad de la luz, los bichos del Índico no perdonan a los idiotas. Ya os contaré a la vuelta, ser buenos

No se que es lo que pasa exactamente con estos señuelos, pero al parecer hay quien no pueda vivir sin ellos. Desde que empecé a traerlos desde Australia hace ya unos dos o tres años, hasta ahora que vienen directamente de Normark España, creo que he vendido docenas y docenas de los Giant Jigging Shad de Storm. Primero se aventuraron los jiggers del Estrecho, sobre todo con las Corvinas, luego empezaron a entrar Meros y Abadejos, y finalmente ya no se que es lo que consiguen pescar con ellos. Seguro que más de una Sama, Pargo u otro depredador ha caído. También los de menor peso han tenido éxito en el Mediterráneo, sin embargo los Canarios no suelen utilizarlos mucho. Parecen uno de aquellos productos que no conocen edad ni desgaste, como el conejito de Duracell... ¡y venga Giant Jigging Shad!

Empecé mi carrerilla en el mundo de la pesca con el agua dulce, y después de muchos años de viajes al trópico salado he decidido por fin volver a acercarme a la madre de todas las cosas. Como suelo hacer, una vez engañados a 4 desgraciados para que me acompañaran hemos puesto rumbo a la tierras de los faraones: primera escala El Cairo, y de rebote Aswan. El paso por los aeropuerto, todo hay que decirlo, se hace cada día más ameno. Si no me han cacheado 10 veces no me han cacheado ninguna, y que os voy a contar, al final uno no está hecho de madera y tantos hombres guapetones, con bigotes, músculos y uniforme, pues eso, se le empieza a coger gusto a la cosa ....

Amanece en Lago Nasser, y el Nubiana está al resguardo de una pequeña bahía

Después de una corta noche en Aswan nos embarcamos en el Nubiana, nuestro barco/casa/restaurante/pub. Limpio, bien organizado, con tres cómodos cuartos , dos baños con ducha, aguita caliente, terraza con comedor y un servicio impecable. Falta el aire acondicionado, pero nunca tuvimos la necesidad de utilizarlo, ya que las noches son fresquitas y durante el día la temperatura era soportable. Otro gallo cantaría en el verano, pero creo que a pesar de nuestros instintos masoquistas no llegaremos a probarlo, ya he estado en Egipto en esa temporada y no tengo ganas de volver.

Llegamos al "quid" del viaje, la verdadera razón de esta escapada hacía el Lago Nasser, un pulmón azul encajonado en el desierto nubio, que cubre una distancia de largo de Madrid a Barcelona e se insinúa entre colinas sumergidas, montañas como icebergs y playas de arena fina. Hijo de una grandiosa obra de ingeniería que ha revolucionado el curso del Nilo y transformado un inofensivo Centropomidae en una bestia feroz y de porte faraónico: la Perca del Nilo, un animal casi de leyenda que mueve legiones de aficionados incondicionales.

Devolviendo una Perca del Nilo pescada desde tierra

Nuestra criaturilla se mueve como Lubina por orillas Gallegas. Se esconde, acecha, ataca de sorpresa y se para en seco, como si se hubiese empotrado entre dos bloques de granito. Una pesca a menudo tediosa, por aquello de estar lanzado y recogiendo todo el rato señuelos con baberos como palas de Caterpillar, o amena y emocionante, si del plástico duro se pasa al blando y se va jugando con vinilos más pequeños, más ligeros de recoger y más necesitados de cariño y atención a la hora de trabajarlo, ya que lo único que les da vida es una colita que dura meno de un caramelo en la puerta de un colegio, y nuestra muñeca, la que decide si salen peces o menos.

Así me lo aprendí yo, después de tres días de traca con Halco y Super Shad Rap, un par de vinilos que tenía en una bolsa me cambiaron la vida y vi el bicho, para nada (lease cero)  propenso al atacar en superficie, más divertido de pescar. Acabé con las reservas de todos ya que los demás seguían con los Sorcerer de Halco que para ser sinceros funcionaban de maravilla. Esa es la única mancha en el inmaculado curriculum de la Perca, no sube. Para na'. Ni paseantes, ni poppers ni bocadillos de ibérico. No sube y ya está. Y eso que las primeras tres cayeron con un Glider de Rapala (que señuelo más entretenido), pero eran pequeñas, lanzaba hacía la orilla en poca agua y el Glider sigue siendo un señuelo que se hunde, poco pero se hunde.

Doblete de Tigerfish y Perca del Nilo

¿Y que tal la pesca nene, que llevas dos horas mareandonos con el cuento de Caperucita? Pos así así. Los bichos no estaban muy activos así que tuvimos largas horas de pocas picadas, algunos ataques brutales de bichos que no llegaron a posar para la posteridad , y finalmente unos cuantos animalitos pequeños o medianos que no creo llegaron a sobrepasar el techo de los 10 kilos. Desde barco y desde tierra, donde la segunda opción en proporción ofreció casi más entretenimiento a pesar del poco tiempo que le dedicamos.

Oro Egipcio

El bicho, de todas maneras, es cantidad de agradecido. Ataca con firmeza, pelea duro en cuanto pasa cierto peso, salta como su primo el Snook o el Barramundi, es bonito de fotografiar y encima se queda quieto ah... ¡y esos ojitos...! Al final le coge uno cariño y se queda con la mosca: "¿Y los tochos como pelearán?". Nada chicos, que hay que volver. Eso del desierto llama la atención, un lugar con muchos más recursos de los que uno se espera. No voy a entrar en detalle que ya me estoy poniendo pasado, pero ese silencio no se encuentra por muchos sitios y el brillo de las estrellas supera con creces las luces de Times Square.

Avenida de las Esfinges. Templo de Es-Subu, Oasis de Wadi El Seboua

Creo de poder afirmar que con Mikel, Dani, Grego y  Mario, los compañeros de aventura perfecto,  nos hemos quedado prendidos por el lugar. Lo importante es evitar el Cairo, sus coches kamikazes, la contaminación y el listillo de turno que intenta levantarte una propina impropia. Volar corriendo a Aswan y dejarse acunar por el mágico Nilo, el río de los faraones. Los drogadictos de la pesca se lo piensen bien antes de tirar para allá. Es impensable dedicar este viaje solo a la pesca y pasar por lo alto todo lo que puede ofrecer el reino de los nubios. Sería un pecado mortal: entre las dunas del desierto se esconden más de 3000 años de civilización, vestigios de un imperio poderoso y místico, además de mitológico. Hay que quitarse el jamón de los ojos e ir a ver. VER. No se vive de sola pesca.