Tag Archives: temporada

2 Comments

Tengo como la sensación de que una temporada, etapa o milla de mi vida ha pasado. Acabo de ver un video grabado en Socotra con unos GT de tamaño descomunal y sinceramente, por interesante, emocionante y “adrenalinico” que pueda llegar a ser poco me llama la atención. El enfrentamiento cara a cara con unas musculaturas salvajes y poco piadosa de los años que un cristiano lleva en la chepa, me deja algo despistado, asustado quizás. En plan nenaza, por poco que me guste.

La última experiencia que tuve con un GT de tamaño XL remonta a Omán en 2010, con en la mano una Tokara prestada y unos días ociosos de aperitivo, en los que el máximo esfuerzo había sido apretar el disparador de la Nikon: estaba fuerte. Clavé el GT y ni le di tiempo de recordarse de su bendito abuelo porque en tres minutos estaba  al lado del barco preguntándose que demonios le había pasado. Sin embargo, hace menos de seis meses, en las azules aguas del Mar Rojo, un primo de infinitamente menor tamaño me hizo sudar la gota gorda, ¡lamadrequeloparióloquemecostóacercarloalbarco!

No sé si es la espalda que falla en el tríptico pero ese bicho tiraba y el abuelo resoplaba en búsqueda de una ayuda celestial que me ayudara a llevar a cabo semejante empresa. No llegó y me tocó hacer todo solito, subió a bordo y me alegré de que aquella tortura había llegado a su fin … antes que yo. Falta maldad. Falta agresividad. Se lo toma uno más “tranqui” y no puede ser, el trópico VIP exige concentración, mala leche, el “body” y el firme y imperturbable deseo de hacerte con la pieza. Tontería la justa.

Si pongo el mecanismo atrás recuerdo que a mis clientes tropicales primerizos les decía justamente esto, de estar concentrado y básicamente ser malos, agresivos y competitivo. Así se la gastaban los buenos, pasando por encima del cadáver del otro para el Big One: “no rest for the wicked”. Luego la vida pone a cada uno en su sitio, en el momento oportuno el reloj cambia de sinfonía y te encuentras más a gusto con las Lubinas que los Atunes, bichos horrorosos por cierto. ¿Se queda satisfecho el tito o simplemente la biología del humano cuerpo ha conmutado el carril y empezado un camino menos tortuoso? La verdad es que poca importancia tiene todo el asunto, lo que me queda de rabia lo conservo para mis amigas de escamas rojas y el diente de perro que nunca llegó, el resto de las fibras las dedico por completo a una pesca mediana sin pick up que se arquean y vertebras que crujen.

Como el que se vuelve vegetariano cambio de coche y del Hummer subo en un Mini, coqueto y rápido pero con menos músculos y el cambio tiptronic, porque al final lo que es cómodo...pues eso, es cómodo. No voy a pasar al carrete eléctrico por aquello de la decencia, dignidad y amor propio, pero si que del 6000 bajo al 3000 sin pena ni infamia, y me lo sigo pasando como un enano. Veinte o treinta libras amigos, es lo más poderoso que este cuerpecito aguanta, y voy que chuto, en cuanto a trenzas se refiere. Aguanto a Metallica todavía, y a volumen bien alto, pero los GT grandes como un burro preñáo los dejo a los jóvenes rampantes; tienen más de esto y aquello, y las ganas de dejarse los riñones por ello, que por cierto, acabo de descubrir que tengo solo dos ¿Qué pocos no?

Finalmente hemos entrados en el mes de Mayo, probablemente mi favorito en absoluto en todo el calendario. La primavera se asienta y el verano se acerca sin haber llegado todavía, la naturaleza ha despertado por completo, los días se hacen más largos y con el subir de las temperaturas el agua se va calentando y la mayoría de los depredadores ya están activos.

Juntos con Septiembre o más aún con Octubre, Mayo quizás sea de lo mejorcito que haya para la pesca salvando las diferencia geográficas por supuesto. Sin embargo a lo largo de la costa del Mediterráneo si que la vida sube como la espuma y donde antes no se veía cola aparecen Anjovas y Palometones, los pelágicos aparecen en grupos más numerosos y se activan en superficie y las Lubinas van reponiendo fuerzas y cambiando de zonas de caza.

¿Como se arma el batallón para este mes tan propicio? El ataque se dirige en superficie o todavía hay guerra en las profundidades? Sería interesante escuchare del vivo teclado de mis amigos cual serían los tres señuelos que más utilizan durante este mes para cada uno de sus depredadores favoritos y si tienen pensado adoptar alguna nueva técnica este año, o si seguirán los pasos del 2011, ya que dieron buenos resultados. La palabra a Uds. caballeros (y señoras, si hubiese alguna que nos lea y quiera comentar)

7 Comments

Digo. Me pregunto. Afirmo.

Año domini 2012 idus de Abril, bueno un poco avanzadas pero nos entendemos ... el agua se va calentando, los pelágicos acosan a boquerones y sardinas, Palometones y Anjovas acechan las costas y la Lubina ha salido del periodo de la reproducción y a lo mejor tiene hambre. Parece que todo va acelerado, hay ataques al lado de la playa, pajareras y la vida parece haber cambiado de marcha, hemos puesto la tercera, cuarta y si nos dejan la quinta (o esa inútil sexta que ahora está tan de moda) . Imagino que la gente una vez se haya quitado de encima el frío del invierno esté pensando en como afrontar la nueva temporada y que retos proponerse.

Una vez más este año contamos con los Rojos a tiro de piedra de la costa, las Lichia Amia como siempre nos harán sufrir así como las Anjovas, ¡maldita sea se ha desanzuelado otra! Y las reinas, tan escurridizas y difidentes ¿se dejará engañar una vieja señora de más de ... x kilos? Tengamos 20, 30 o 40 años todos nos acostamos con los mismo pensamientos antes de asomarnos a la mar, seductora y enigmática, avara y  generosa en igual medida (quizás más avara por el castigo que le damos). Mañana me voy a pescar, pase lo que pase pero ... ¿que es lo que realmente queremos que pase?

Eso es, que deseamos que pase mañana? Que queremos sacar? Con que señuelo?

Yo sueño con dos bichos: el Lubinón de mi vida, un pez que pase los seis kilos y un Palometón como los que sacaba hace quince años, sin tener ni la menor idea. Ahhh, me queda el Atún pero ese me da miedo, "bischo" malo, demasiado para un abuelete. Se me olvidaba, lo que más quiero son buenas fotos, por lo tanto sino lo saco yo que lo saque otro, que me viene igual o mejor 🙂

La verdad es que hay mucho trabajo, varios artículos que acabar, fotos que editar y sobre todo, ya que está llegando el Otoño, salir a pescar. Esta quizás es una de las mejores temporadas para pescar en el mar, los bichos costeros se animan después de que la gente que estaba de vacaciones ha vuelto a su vida urbana, y los pelágicos se amontonan antes de las migraciones y para aprovechar los últimos felices banquetes con el pez pasto  que en este momento abunda en todo el Mediterráneo. Quedan Atunes, aumentan las Llampugas, Bonitos y Bacoretas, y se animan Palometones, Anjovas y Lubinas, hay que estar allí. Por esto estoy un poco ausente del blog, esperando algo bueno que contar y sobre todo liquidando lo que se acumula en mi mesa, que no es poco. Os dejo una foto, que me hace pensar en los viajes tropicales, también esperando el pistoletazo de salida, y la promesa de volver pronto, en cuanto haya algo sobre el que valga la pena escribir

¿O no? Se acabó el estruendo veraniego y los turistas vuelven a su casa. Las playas se van vaciando, los barcos vuelven a los amarres y silenciosamente el otoño reclama su protagonismo. Es cierto, falta casi un mes pero es lo que muchos pescadores esperan con ganas porque probablemente es una de los mejores momentos del año.

Por lo que he podido recopilar desde mi llegada a Madrid el verano ha tenido muchos altibajos. Han vuelto a aparecer los Atunes en el Delta, y me lo he perdido. Lubinas parece ser que no ha habido muchas, pero están caliente los Bonitos por el Estrecho y seguro que los amigos de la Costa Brava siguen cosechando muchos sin decir ni pío, así de desgraciados son los de allí  🙂

Tengo un par de semanas atareadas pero espero la llamada de los amigos del Cantábrico para ver si puedo ir a que otro atún sádicamente me destroce los riñones, o si aparece alguna lubina por los bajíos Tarraconenses. Luego al final, entre el trabajo y las tareas de padre de familia tiempo queda poco para hacer las cosas, y no me puedo olvidar de mis Lucios Zamoranos, que este año todavía no los he visto.

Odio el invierno con todas mis fuerzas pero esta temporada que está llegando, aún siendo la antecámara del frío, siempre me ha encantado. Espero poderme escapar de los madriles y mojar señuelos por algún lugar de la costa Ibérica, quedan dos meses de “luz”.

¿Lo hablamos en el foro?

Last updated by at .