Tag Archives: superficie

2 Comments

El Rough Trail Aomasa de Duo reune todos los últimos avances de la tecnología de Duo.

Rough Trail AomasaEl Aomasa es un señuelo de superficie destinado a los grandes depredadores del Mediterráneo y a los peces medianos del trópico, con su casi 15 cm de longitud y un cuerpo bastante voluminoso no es cebo que pase desapercibido.
Para poder mantener una robusteza ejemplar sin tener que llegar a un peso específico demasiado alto los ingenieros de Duo han construido el cuerpo con una estructura que llaman "Leader Rib Structure" y que recuerdo los refuerzos en las alas y fuselaje de un avión o en la quilla de un barco. ...continue reading

1 Comment

Este paseante me tiene loquito, bueno en realidad hay muchos paseantes que me gustan pero este tiene una cosita que me hace “muscho” tilín. Se mueve como una bailarina de samba menándose de aquí p’allá de manera sensual y embaucadora. Es un bribón de dar y tomar. Resulta que llevo unos meses detrás del nuevo WTD 110, desde que tuve en mis manos el primer prototipo que finalmente fue ligeramente modificado hasta llegar al modelo que está ahora en la tienda.

Para un sujeto que pesca sobre todo en agua salada y que además está bastante enfermizo con el tema del top wáter, la llegada de un paseante de tamaño interesante ha sido como la aparición de los Reyes Magos en el bar de la esquina. No he seguido personalmente el desarrollo y las modificaciones pero llámala casualidad o lo que quieras, Vincenzo, el que lo ha puesto a punto, ha llegado a la misma conclusión a la que hubiese llegado yo. Un paseante con su propia personalidad.

Así es. Lo lanzas, muy bien por cierto, y el menda se planta en el agua y desaparece por un segundo. Finalmente, una vez satisfecho de su exploración subacuática emerge, asomando la punta de la cabeza y dejando el resto del cuerpo a baño maría, en posición casi vertical. El equilibrio está medido al milímetro, sin compromisos, lo que se ha buscado ha sido el mejor movimiento en agua. Amén. Con la puntera de la caña le llamas a ti, se sacude cuatro gotas y avanza mirando coqueto por los dos lados sacando el trasero a flote, la estela que deja te avisa de que ha empezado el Harlem Shuffle.

Ahora tienes unas cuantas opciones para familiarizarte con él, puedes recogerlo como un perrito cualquiera y te será fiel respetando el meneo de la puntera de la caña, pero no te dejes embrutecer por lo ordinario, mira un poco más lejos. Para un secundo, empieza una historia diferente. En lugar del tikitaca usa la caña entera para sacarle todos los caballos y trabájalo con tirones y pausas, dejando que se zambulle y vuelva a asomar el lomo, seduciendo a los depredadores más espabilados. Tirones largos y continuos, nada de arrancarlo de cuajo y hacerle saltar fuera como un volador, así no mola.

Las pausas seguro que se llevarán más atención de la que podamos pensar. Una vez quieto el WTD 110 se vuelve a sentar pero la Anjova que le seguía con interés no dejará de probar que tal sabe y aquella Lubina que viaja un metro debajo de las olas, que ahora menean al señuelo como un pez muerto a flote, quizás llegue a interesarse. Un pequeño tirón y el paseante se recompone, cobra vida y lanza un brillo tentador desde el flanco. Vuelve a seguir las órdenes, y una vez más deja espacio a nuestra imaginación, dale ahora tironcitos secos y muy cortos y verás lo que hace. Se queda en el agua, no se enreda, no salta fuera como un impala, y sacude la cabeza que parece estar diciendo no, pero es que si, le gusta al jodío y probablemente al depredador de turno que pasa por allí. Habrá que meterle caña ahora que llega la primavera, desde luego habrá que hacerlo.

1 Comment

Momentáneos o no diría, ya que algunos duran más de un amanecer o de una interminable temporada y otros un puñado de segundos, por decir algo. Lo que ocurre es que se deja uno llevar por el entusiasmo, la pasión y se mueve por impulsos, como una de aquellas famosas ranas ya hecha fiambre a las que se le aplica corriente eléctrica; experimento de lo más cruentos que seguramente ha destrozado la infancia de más de un enano.

De repente, liado en plena sesión de jerkbait y con el entusiasmo al rojo vivo, crees de haber encontrado la pesca que más te pueda gustar en la vida y que por ese camino seguirás hasta que el hombro aguante el disparo. Resulta, sin embrago, que la semana anterior te lo había pasado pipa con un paseante, y en aquel momento habías dicho (palabras textuales): “Es que no hay pesca más bonita que esta…”. Llega la tarde y sacas de la chistera un vinilo, le echas un vistazo sin mucho amor y decides montarlo en una cabecita plomada, sin emerillon ya que habías recién cambiado el bajo por un encontronazo con una piedra. Ha sido justamente el bajo nuevo que te ha guiado hasta poner esa criaturilla oleosa y sin espina dorsal, ya que con la grapa ya atada, sinceramente es un poco rollete enganchar un señuelo blando. Lanzas, con la misma fe que tienes en que Suiza pueda ganar el mundial de futbol y empiezas tu labor.

La picada te coge desprevenido, primero un mordisco, luego otro más fuerte y finalmente el peso en la puntera, la caña que se dobla y la clavada que pone todas las cosas en su sitio. ¿Demonios, esto es una pasada! Parece la primera vez que tienes una picada al vinilo y sin embargo ni te acuerdas de cuantas has disfrutado en el pasado, pero la emoción se renueva como el primer beso a una nueva novia. Es cierto, las picadas al vinilo pueden llegar a ser sobrecogedoras, sobre todos cuando tienes la posibilidad de notar en el blank todos los mordiscos, si son más de uno, y hasta imaginarte el bicho que ataca con el horno abierto tu pobre gominola. Así mismo te entusiasmó la Lubina que se tragó el walking the dog la semana anterior, cuando dijiste la famosa frase aquella, y es cierto que si llevas un poco sin tener picadas en superficie, al volver a retomar el asunto te quedas plasmado por aquella fulguración  de energía y rabia que revienta el agua y hace desaparecer el señuelo en un remolino. Y no podemos olvidar los señuelos que vibran mucho, como spinnerbaits, chatters o el Lover; parecen tener vida propia y ya solo recuperándolos estás disfrutando, a la espera del ataque.

Me siento voluble e infiel, tengo amores que duran menos que una copula de un león y que abandono por el resplandor de una cucharilla o el perfume de un cangrejo deshuesado. Pero luego vuelvo, los retomo y descubro una y otra vez sus encantos con la ilusión de que cada uno de ellos me proporcionará la pesca más entretenida del planeta hasta que el ojo caiga en un nuevo juguete que se asoma y me pone carita de corderito. Son amores momentáneos que duran una vida, supongo que se trata del arte de la pesca con señuelos, que por esto engancha más que un triple del 8/0. 🙂

Habían desaparecido y creíamos que iba a ser para siempre y sin embargo aquí están, maquillados y más modernos pero siguen siendo los mismos.

Hablamos de dos señuelos que hace pocos años hacían felices muchos pescadores, el MrJoe y el Pulsion TR 135.

mrjoe stickbait hundido de sakuraEl MrJoe ha sido uno de los primeros stickbaits  producído en gran escala; equilibrado, fácil de lanzar y con un movimiento atractivo era una de las armas favoritas de unos cuantos pescadores de agua salada. De momento lo tenemos disponible solo en la medida de 12cm X 35g y en dos colores, en otoño llegan más modelos.

El Pulsion TR 135 se ha usado mucho en el Mediterráneo así como en el trópico, para una pesca mediana. También renovado y más bonito se ha puesto al día con los gustos de las nuevas generaciones. Recuerdo que se lanzaba como una bala y levantaba cantidad de agua, y al parecer no se ha mermado su robusteza. Ya está disponible en la tienda en dos colores.

4 Comments

Queridos amigos me complace deciros que he vuelto de un viaje de pesca por el que no hubiese apostado mucho dinero y que sin embargo me ha gratamente sorprendido, o incluso encantado. Una semana peinando los arrecifes del Mar Rojo en aguas perteneciente a Sudán; nación en equilibrio entre África y Arabia. A bordo de un nodriza y con el apoyo de una neumática y una lancha un grupillo de transalpinos con mucho trópico en la chepa se ha enfrentando a unos arrecifes traicioneros donde el mínimo error se traducía en un enroque y consecuente pérdida del animal, aún de tamaño normal pero bien cargado en cuanto a astucia y malicia.

Este servidor, que de trópico ha visto algo, se ha quedado anonado delante de la inmensa cantidad de vida que rodea los arrecifes; el agua cristalina deja ver muy claramente los pequeños peces multicolores y al mismo tiempo, en los lugares propicios, depredadores de todo tipo. Para que os hagáis una idea, en una pequeña isla donde hemos pescado un par de días se podía lanzar desde tierra bien en los bajíos bien en el borde del arrecife, ya en el azul. Asomados al borde se veían claramente Bluefin Trevally y GT patrullando el canto y listos para lanzarse al ataque del primer señuelo que le pasara delante de la nariz.

Ya que hemos mencionado la pesca desde tierra decir que ha sido bastante espectacular pudiendo prácticar todo tipo de pesca, desde el Rockfishing tropical con una cañita de 20 gramos hasta el popping más violento, con equipos de 150g. Hemos pegado de todo, doncellas, ballestas, snappers, bluefin, GT, tiburones, barracuda y la semana anterior a la nuestra también han enganchado un napoleón a mosca, que partió todo. Tened en cuenta que en mis primeros tres lances en el interior del arrecife he pegado, en este orden: GT, roto, Pargo, roto, Bluefin Trevally sacado... Sin la menor duda los paseos por los corales han sido los que más me ha gustado del viaje, encantado de poder usar mi caña ligera y los vinilos de Molix que sinceramente han triunfado, hasta el punto que después de dos días una caja llena se había quedado más vacía que una piscina en diciembre.

Una vez embarcados te mueves muy rápido de una barrera de coral a otra, ya que las distancias son muy reducidas y se pierde muy poco tiempo en desplazamientos. Al encontrarnos a mediados de Junio, con un calor asfixiante y mucha alga que empezaba a desprenderse y enturbiar el agua quitando oxigeno, hemos sufrido bastante más de lo habitual para levantar los bichos, sin embargo estaba claro que vivían allí porque en los momentos de mayor actividad o en zonas donde se movía mucha corriente y agua menos cálida, las picadas han sido brutales así como variadas y la pesca muy entretenida. Son arrecifes muy bonitos de pescar y al mismo tiempo requieren cierta habilidad de parte del pescador porque no perdonan ningún error; cortados por grietas y agujereados por grutas y escondites ofrecen muchas posibilidades de enrocarse a los más espabilados del barrio, pargos y meros. Hace falta pescar con mucha determinación, bombeos cortos y rápidos y un equipo potente para poder descorchar el animal de las rocas.

Pescado a jigging hemos llegado a decir:"¿Otro Diente de Perro?". Decir que abundan es poco, y no obstante haya faltado la pieza, la cantidad seguramente no ha aburrido a nadie. Hay muchos sitios por explorar y es importante subrayar que hemos pescado a ojo, sin sonda ni gps, confiando en la experiencia de los patrones de las lanchas, excelente conocedores de los fondos acostumbrados a bucear en la zona o acompañar los buceadores. Mi amigo Alessandro Massari, el creador de Alle's Lures y papá del Habano señuelo matador de la semana, ha sacado un pequeño Doggie pescando a shore jigging con un Hooker desde esa misma isla, y solo lo ha intentado una media hora al finalizar de una mañana.

La única nota negativa del viaje ha sido el calor, absolutamente exagerado por haber entrado ya en la temporada más dura del año, con las temperaturas más altas y una falta casi total de viento. Este servidor la ha pasado canuta acusando bajones importantes sobre las 11 de cada mañana a pesar de ingerir cantidades industriales de agua, y tenía que tirarse al agua (igual de cálida) para poder rebajar de algún grado la temperatura corpórea, algo nunca ocurrido antes. Los grupos que organizaré para este otoño y para el año que viene no tendrán que preocuparse de este problema ya que las temperaturas serán más bajas y el barco mejor acondicionado, este todavía era un viaje explorativo y el propietario irá puliendo los varios detalles durante el verano.

¿Un viaje recomendable entonces? ¡Absolutamente si! La pesca es excelente, Sudán no está lejos y sobre todo el precio de la aventura es más que asequible, me estoy planteando llevar un grupo a mediados de Octubre y uno o dos más en la primavera del 2013, seguidme por aquí que osa daré noticias.

Last updated by at .