Tag Archives: spinning en el mar

Estoy que me salgo, llevo todo el día dándole al teclado y esto parece que no se acaba nunca. Marcho más que iluminado, tengo la musa inspiradora hasta arriba de  anfetaminas y venga a escribir, como si no hubiese mañana. Voy a empezar una cosa que no sé si voy a seguir manteniendo viva, pero de momento intentamos hacerla bien para que sea de ayuda.

Echamos un vistazo a las Pinzas que hay en la tienda y al uso que les podemos dar, no todas sirven para lo mismo y antes de que algún despistado se suicide por no poder abrir anillas tropicales con una pinza enana lo ponemos negro sobre blanco.

Minipliers hPa. Pinza para pesca ligeraMini Pliers de hPa: Pequeñas, ligeras y sencillas. Es lo que hay, no penséis poder hacer más cosas con ellas que abrir anillas o quitar el anzuelo de la boca de una cabrilla. Son baratas y no tienen lamas para cortar, ideales para pesca ligera y ultra ligera. No llevan ni funda ni cordón, baratas, pues eso.

Mini Lure Pliers de Molix: Asunto diferente esto. Aquí ya tenemos una pinza muy completita, con sus lamas para cortar nylon, trenzados y acero, empuñadura ergonómica, garras en acero inoxidable, cordón de seguridad y funda. Perfectas para Rockfishing y Street Fishing, no les falta nada y son pequeñas y muy ligeras, 14cm de punta a punta.

Bird Pliers Molix: Misma calidad, acabados, accesorios y funciones de las otras pinzas de Molix son para un uso ligero sin llegar al de las Mini. Curioso el pico que proporciona una diferente ergonomía y permite trabajar con un ángulo diverso.

Molix Lure Pliers. Pinzas para pesca a spinningLure Pliers de Molix: Seguimos con la misma calidad que distingue estas pinzas de aluminio pero ya tenemos un modelo serio para un uso más gravoso en el Mediterráneo y en el trópico, aún sin llegar a ser la herramienta ideal para los poppers y anillas de mayor envergadura. Ergonomía perfecta, materiales de alta calidad y mucha precisión y robusteza. Diría casi indispensables.

SeaBass Pliers de hPa: En acero marino llevan un pico muy robusto para anillas medianas, un mango cómodo y unas lamas para cortar pero de calidad inferior respeto a las equivalentes de Molix. Son más baratas pero también llevan funda y cordón, una alternativa interesante para los que no quieren gastarse demasiado dinero, no les importa el peso mayor y que a lo mejor no las utilizan con demasiada frecuencia.

Owner GP40: Buenas pinzas de calidad parecida a las de hPa para anillas medianas.

Big Game Pliers de Molix: Lo dicho para las anteriores y más pequeñas hermanas vale para estas, con una notable diferencia en el tamaño y la robusteza. Aquí de tontería hay la justa, estas son pinzas para tipos duros que buscan trofeos en los mares tropicales. Cortan de todo y abren cualquier anilla, por dura que sea. Como siempre muy cómoda la funda y el cordón de seguridad. Una inversión para el futuro.

Ya está, me lo he ventilado en media hora y me ha salido la mar de bien, la verdad es que tengo talento para hacer estas cosas :-). En fin chicos, espero os sirva de algo para acertar en vuestras compras, hasta la próxima.

1 Comment

Este paseante me tiene loquito, bueno en realidad hay muchos paseantes que me gustan pero este tiene una cosita que me hace “muscho” tilín. Se mueve como una bailarina de samba menándose de aquí p’allá de manera sensual y embaucadora. Es un bribón de dar y tomar. Resulta que llevo unos meses detrás del nuevo WTD 110, desde que tuve en mis manos el primer prototipo que finalmente fue ligeramente modificado hasta llegar al modelo que está ahora en la tienda.

Para un sujeto que pesca sobre todo en agua salada y que además está bastante enfermizo con el tema del top wáter, la llegada de un paseante de tamaño interesante ha sido como la aparición de los Reyes Magos en el bar de la esquina. No he seguido personalmente el desarrollo y las modificaciones pero llámala casualidad o lo que quieras, Vincenzo, el que lo ha puesto a punto, ha llegado a la misma conclusión a la que hubiese llegado yo. Un paseante con su propia personalidad.

Así es. Lo lanzas, muy bien por cierto, y el menda se planta en el agua y desaparece por un segundo. Finalmente, una vez satisfecho de su exploración subacuática emerge, asomando la punta de la cabeza y dejando el resto del cuerpo a baño maría, en posición casi vertical. El equilibrio está medido al milímetro, sin compromisos, lo que se ha buscado ha sido el mejor movimiento en agua. Amén. Con la puntera de la caña le llamas a ti, se sacude cuatro gotas y avanza mirando coqueto por los dos lados sacando el trasero a flote, la estela que deja te avisa de que ha empezado el Harlem Shuffle.

Ahora tienes unas cuantas opciones para familiarizarte con él, puedes recogerlo como un perrito cualquiera y te será fiel respetando el meneo de la puntera de la caña, pero no te dejes embrutecer por lo ordinario, mira un poco más lejos. Para un secundo, empieza una historia diferente. En lugar del tikitaca usa la caña entera para sacarle todos los caballos y trabájalo con tirones y pausas, dejando que se zambulle y vuelva a asomar el lomo, seduciendo a los depredadores más espabilados. Tirones largos y continuos, nada de arrancarlo de cuajo y hacerle saltar fuera como un volador, así no mola.

Las pausas seguro que se llevarán más atención de la que podamos pensar. Una vez quieto el WTD 110 se vuelve a sentar pero la Anjova que le seguía con interés no dejará de probar que tal sabe y aquella Lubina que viaja un metro debajo de las olas, que ahora menean al señuelo como un pez muerto a flote, quizás llegue a interesarse. Un pequeño tirón y el paseante se recompone, cobra vida y lanza un brillo tentador desde el flanco. Vuelve a seguir las órdenes, y una vez más deja espacio a nuestra imaginación, dale ahora tironcitos secos y muy cortos y verás lo que hace. Se queda en el agua, no se enreda, no salta fuera como un impala, y sacude la cabeza que parece estar diciendo no, pero es que si, le gusta al jodío y probablemente al depredador de turno que pasa por allí. Habrá que meterle caña ahora que llega la primavera, desde luego habrá que hacerlo.

Le estoy dando vuelta al tema de los spinnerbaits en el mar. Hace ya unos años, cuando pasaba más tiempo en el trópico que delante de este ordenador me llevé un par de ellos específicos para el mar a Cuba, y después de unos cuantos intentos decidí que aquello no marchaba. ¿Si no pican aquí, que está forrado de depredadores, como van a funcionar el nuestras aguas? Capítulo cerrado. Error. Punto y a capo. En las últimas salidas de pesca en aguas ibéricas he vuelto a probarlos, y esta vez no me han decepcionado. Nada del otro mundo, que quede claro, pero sí que algo han podido hacer. Aparece un rayo de luz, por lo tanto merece la pena seguir con la investigación. Ya sé que hay algunos que los han utilizado con éxito anteriormente, sobre todos en el río con las Lobas, pero ya sabéis como van las cosas, el San Tomás aquél “si no lo veo no lo creo”...ese mismo soy yo, en fin, cosas de mayores.

Lo curioso es que las dos especies que he podido engañar con ese artilugio son muy diferentes entre sí, y no he tenido agallas para meterlo en juego cuando había material de más porte, por aquello de que mejor lo malo conocido. Una dorada y una araña, de lo menos a lo más agresivo que haya podido encontrar y en el medio queda un mundo por descubrir. Ahora me entra una duda ¿y si te entra una Anjova en carne, como demonios la aguantas con el fino alambre del spinnerbait que se abre más que las piernas de una bailarina del Bolshoi?  Eso habría que verlo porque los americanos con los spinnerbaits sacan los Red Drum que tiran más que muchos de nuestros depredadores.

Lo del tráiler de vinilo es un tema a parte, hay legionarios que no lo quitarían ni bajo tortura y otros que le dan la misma importancia que un gato de escayola a un ratón de peluche. A mí me gusta, pos si, en primer lugar añade volumen al señuelo, lo estabiliza y encima emite más vibraciones. En este caso al tratarse de una cucharilla que ya de por si traquetea como una condenada, reducir los meneos no tiene mucho sentido por lo tanto le ponemos más y tantas pascuas, burro grande, ya sabéis.

Muy bien, llegados a este punto suelo ceder la palabra a los que quieran cogerla y escribir sus amables comentarios al pie de este imprescindible capítulo de la historia de la pesca en el mar.

Last updated by at .