Tag Archives: paseante

1 Comment

No suelo ser muy cursi pero esta vez hacemos una excepción, hablamos de barbos Comizos y Virago de 4", una historia de amor.

El fin de semana pasado hubo otra de Barbos Comizos, casi todo el día del sábado y unas dos horas y pico del domingo, ya que había que volver pronto a Madrid.

Muy bonito lo del primer día y genial la mañana siguiente, con una gran cantidad de capturas en un lugar que explorábamos por primera vez y que tenía mayor variedad de lugares y zonas de pesca amén de ofrecer una mayor calidad en cuanto al tamaño de las piezas.

Barbo Comizo pescado a spinning con Punitor 85He empezado los dos días con el Punitor 85 en color Albino.

Sin lugar a dudas uno de los paseantes de pequeño tamaño más efectivos que conozca, pesques lo que pesques. Ataques escalofriante, persecuciones de infarto y, picadas fallida, en fin un cocktail de emociones que quitaba el hipo, o el sueño, por aquello del haber dormido poco la noche anterior. Mis amigos habían encontrado las armas perfectas en el Piper, ambos pescando con el color Occhiata y el Silver Bait, que ya sabemos lo efectivos que son. De hecho dos de los tres peces más grandes salieron con el Piper, inclusive un Barbo realmente muy grande que se soltó a mitad del combate.

Barbos Comizos y Virago de 4", una historia de amorDebido a mi insaciable curiosidad y decidido a perfeccionar la pesca con vinilos al rato volví a montar la Virago de 4"

Bendito sea el que la inventó - pero esta vez en lugar de acoplarla con la T-Genius la monté con un anzuelo de OMTD T-Swimbait Weighted. La vez anterior -ya que los barbos a menudo atacan por detrás - el corto anzuelo de la T-Genius no llegaba a enganchar (cosa que por ejemplo no pasa con Black Bass y Lubinas) así que al llevar un anzuelo que despunte en el medio del cuerpo seguro que el problema se podía llegar a solucionar. Lo más bonito e interesante de este vinilo es que lo puedes trabajar de muchas maneras, o bien nadando a tironcitos y manteniéndole debajo de la superficie y si bien plomado, cerca del fondo, o bien a ras de agua, que es, bajo mi humilde punto de vista lo más eficaz y entretenido. ¿Eso como funciona? Allá va el rollete.

Barbos Comizos y Virago de 4", una historia de amorNo sé si tenéis presente un pez pasto que se desplaza con dificultad y que a veces asoma la cabecita.

Seguro que habéis visto algo parecido, se aprecia a menudo en los averíos, donde un boquerón ha sufrido un ataque que no ha acabado con él y que sin embargo le ha dejado tocado. Pues eso, con la Virago de 4" se logra exactamente la misma acción y el efecto es tan realista que confunde hasta una persona. Trabajando con la caña alta, también a velocidad sostenida, chapotea, se asoma y vuelve a desaparecer e inclusive con un tirón demás logra saltar como si estuviese huyendo.

Black Bass a spinning con Molix Virago de 4"Los Comizos los veíamos atacando alburnos en las reculas más protegidas.

Había varios o bien al acecho un poco distantes de la orilla, o metidos en dos dedos de agua persiguiendo los estresados pececitos. Según los veía, les tiraba el señuelo a poca distancia y al recuperarlo, cuando se percataban de su presencia atacaban como si no tuviesen nada que comer en los próximos cuatro años. Aún lanzando a ciegas en el canto tuve muchas picadas, inclusive algún Black Bass. Aparecían detrás del señuelo con la boca abierta y rápidamente mordían, realmente espectacular. Además - al tratarse de un señuelo blando - si fallaban a la primera atacaban de nuevo hasta que o se clavaban o renunciaban por torpes.

Poco a poco voy afinando mi técnica de pesca con ese señuelo que últimamente me está regalando muchas emociones, y que sobre todo me divierte mucho usar. Fijaos que cuando Vincenzo Muscolo me hablaba de ello al principio yo no le veía la gracia, pero al observarle a él y otro amigo en acción entendí su potencial. Por cierto, al finalizar la pesca me di cuenta que la que tenía puesta era la última Virago que me quedaba...

¿Quién se atreve a probarla? Ofrezco un tutorial de uso si queréis, me podéis llamar o pasar un mail si hubiese algo que no habéis entendido, me alegraría ver que funcionara a vosotros también.

1 Comment

Eso de pescar con calma chicha mola un mogollón – ya - ¿no me entendéis verdad? Se le ha ido la pinza al italiano ese, ¿pero después de tantos años platicando de pesca y contándonos batallitas todavía no se ha enterado de que los bichos pican más cuando Eolo tiene gases? Ya me lo sé nenes, estoy mayor pero no agilipollado del todo. Lo que quiero decir, si me dejáis hablar, es que pescar con paseantes cuando el agua está quieta, al amanecer o en ese último minuto de la tarde, pues eso, ¡mola!

No sé qué experiencia tenéis de pesca al Lucio pero este servidor de eso a lo mejor sabe algo, vamos que es mi pez favorito en agua dulce y llevo pescándolo desde que tenía... bueno desde entonces, que hay muchos cotillas por ahí.

Esa nieblecilla que se levanta del agua cristalina, sin arrugas, ni olitas ni alguna encrespadura, cela el zigzagueo del paseante, que desde muy lejos lentamente pero inexorablemente se acerca, surcando la superficie y dejando una estela que desaparece más rápida que una liebre delante de un galgo. Un paseo elegante, entre algas que asoman la cabeza formando en un pasillo mortal, la milla verde de cualquier pez pasto que haya perdido el sentido común.

Desde unos metros de repente se despierta el agua, molestada por semejante intruso. Un cara dura, insensato y sin papeles que se atreve a romper el silencio matutino, dominio de pájaros y del fluir de la corriente del río. A la velocidad del rayo el agua abre una brecha quebrando la superficie y se dirige hacía el mezquino, que atado a un hilo y sin vida propia no se ha todavía enterado de nada - y tampoco se enterará ya que de plástico o madera está hecho - el muy zoquete.

A escasos centímetros del señuelo finalmente el agua explota, se asoma una cabeza verdosa y con una boca demasiado grande para la mayoría de los vecinos de la charca y el fisgón desaparece, tensando el hilo y dejando en lo que antes era una balsa de aceite un remolino que al poco evapora y deja solo una invisible estela del hilo, único testigo del tira y afloja que te estás jugando con el bicho.

Así es la picada de un Lucio en un día sin brisa, un santiamén que para el corazón y te deja embobado hasta que te das cuenta que o le pegas una clavada en condiciones o el animal se irá dejándote el paseante más magullado que el casco del Titánic. Situaciones parecidas se han vivido paseando señuelos encima de lo espectaculares fondos del índico o de los arrecifes Cubanos, henchidos de animales con dientes como “cocolilos”  y con escaso sentido de la amistad o respeto del vecindario. También las he vivido en aguas de casa, inolvidable el Lubinón atolondrado que se zampó un Habano una mañana a las 11:00 con el Estrecho hecho un plato o algún que otra barracuda que de noche, aún con las largas apagadas, pudo dar con un paseante que solo quería irse a la cama.

Es probable que con calma chicha no salgan muchos bichos, también puede que los que salgan sean potenciales suicidas o criaturillas con escasa materia gris – como si hubiese alguno que abunda en ello – pero que os voy a decir, una picada con el agua quieta no tiene precio, como decía al principio ¡mola!

Han llegado algunas novedades a la tienda, el goteo sigue y poco a poco voy ampliando el catálogo. Fijaros que algunos de estos artificiales llevan tiempo a la venta, pero no he decidido añadirlos hasta que he tenido la oportunidad de probarlos en persona y darme cuenta de su eficacia, que la tienen. Los productos de Molix parten con ventaja porque son los que más uso, pero veréis que llegará material de otras marcas con las que estoy abriendo relaciones comerciales, solo hace falta un poco de paciencia.

t-jerk 80, molix, señuelo, jerkbait, artificial, bailaLa primera novedad es el T-Jerk 80, el hermano menor del 117 que en su momento regaló  grandes emociones. Es un pequeño jerkbait que navega entre el light spinning y el rock Fishing, comportándose igual de bien en ambas circunstancias. Se lanza más que decentemente y nada con educación, cuando se recupera regular, y muy creativo si se “jerka” de manera apropiada (jerkar = recuperar a tirones). Mide 8cm y pesa 7 gramos, de momento he traído solo dos colores.

punitor85, molix, paseante, señuelo, spinning, lubinaUn señuelo del que me he enamorado del todo en los últimos meses es el Punitor 85, un walking the dog con una fuerte personalidad. Se sienta con el trasero a remojo, cabeza para arriba mirando al tendido y nada en manera sinuosa, tal escurridiza culebra. Sin embargo, si dejamos por un momento de lado la recuperación tradicional, encontramos el lado mejor del Punitor. Trabajado con tirones poco rápidos y regulares, el Punitor se sumerge justo debajo del agua y deja ver los flancos, con un movimiento muy realista, el de un pez pasto que quiebra en el agua, o que se encuentra en dificultad.  Hay que probarlo para ver realmente como se desenvuelve, pero si se le coge el tranquillo... Pesa 10g y viene entres bonitos colores.

trago vib, blade, señuelo, metal, spinning, rockfishingA raíz del tremendo éxito que está teniendo el Trago Vib he decidido traer dos medidas más, 10,5g y 14g. Pescando a Rockfishing nos ha deparado alguna que otra sorpresa inesperada que no siempre ha acabado bien a causa del equipo tan ligero, así que ahora lo podemos manejar mejor con los equipos de spinning ligero y vete tú a saber lo que puede pasar. He visto alguien que lo ha modificado poniendo un solo anzuelos sencillo en la cola, me parece una muy buena idea, los OMTD OH1700 son la solución ideal

Vuelven algunos colores fundamentales del Finder Jerk 150, el jerkbait de Molix más vendido. Finalmente disponible el Blue Sarda y el Med Sgombro, que resulta estar cosechando mucho éxito en el lado Atlántico noroeste de España.

6 Comments

En plan vamosadisparartodosloscartuchos empieza una serie de escritos que podríamos bien definir seniles y henchidos de arteriosclerosis o pueriles, ambas definiciones válidas conociendo la pluma (teclado) de donde vienen paridos. El tema de hoy es el (los) paseante(s) favorito(s); tócate las narices. Piano piano llegamos a la cumbre de la literatura más exquisita entrando de derecho en los temas trascendentales que mueven este planeta, vamos que me espero que hasta Punset ponga un comentario a este enigmático artículo.

¡Buuuf! Ya ni sé por dónde empezar, el dédalo es intricado y ni el hilo de Ariana me salva del Minotauro. Por cierto, el Minotauro ese, ¿no resulta curioso que tuviese aspecto de toro y se comiese a las pirsonas? Así estaba el hombre-tauro, como las vacas locas por comer lo que no debía ... En fin, volvemos a lo nuestro que parece que me estoy escaqueando. ¿Porque el paseante, se preguntarán los más atrevidos? Pos fundamentalmente porque es el primer señuelo que se me ha ocurrido, pero si queréis una explicación más afín a la profundidad del argumento os diré que para mi representa el sentido más metafísico de la pesca, por su airoso moverse por encima del esplendido mar azul, dejando una estela que alimenta esperanza y retiene la respiración.

Dejándonos de épicas y tragedia griega en realidad el paseante tiene excelentes posibilidades de ser mi señuelo favorito. Me brinda (¡que palabra más fea y cursi es esta!) la posibilidad de poner en marcha el programa “fantasía” y jugar con ello sabiendo a ciencia cierta cómo responde a mis impulsos amén de ser objeto de picadas espectaculares. Me entretiene y me hace pensar en lo que estoy haciendo porque al poder observar su movimiento me concentro más en ello, esperando ver el agua que se abre. Vamos a abrir un pequeño capítulo técnico.

El tacataca del paseante lo conocemos todos, así nos han enseñado y así lo movemos: zig-zag-zig-zag etc. Bonito y efectivo pero hay vida más allá de la imitación de la culebra coja, así me lo aprendí yo (ojo que empiezo con una historia que ya he contado mil veces). Delante de un arrecife Australiano repleto de peces, dos japoneses pequeñitos pero matones me estuvieron pegando la clásica zurra olímpica hasta que, al 10-0, dejé por un momento de pescar para ver qué era lo que hacían los amigos asiáticos. En primer lugar usaban unos paseantes grandes como un gato montés, luego noté que los movían de una forma para mi novedosa e intenté aprender sobre la marcha tal ingenioso sistema. Inútil decir que mi suerte en aquel día cambió y que todavía sigo agradecido a mis compañeros.

Traían el paseante como si se tratara de un jerkbait o un vinilo recogido a tirones suaves y alargados para que se deslizara sobre el agua entrando y saliendo y dejando ver los flancos hasta parecer un pez (o un gato montés, que la barrera de coral está llena) herido o por lo menos borracho, que suele ser lo más habitual. Este movimiento he descubierto que no se puede hacer con todos los walking the dog, hay algunos que por su estructura y disposición de pesos no se dejan ni enseñándoles un billete de cien euros, pero los menos ariscos sí que juguetean.

Otra cosita que he ido aprendiendo es la de jugar con la velocidad, que diríais vosotros: “Nene esto es de cajón”. Si y no, en el sentido que la velocidad que subimos no es tanto la de la manivela, que veremos en un rato, sino la de la puntera de la caña, que a mismas revoluciones del tambor se menea más. Luego existe la acción “Deltafast” que usan mis compis de pesca: olvidándose de que han enganchado un paseante el final de la línea lo trabajan como si fuera un pencil popper recuperando a la velocidad de un Red Bull hasta que una anjova, palometón o bolso de plástico se enganchen o hagan un amago de ataque. Por cierto la del bolso de plástico es una de las picadas más bonitas, sobre todo por la cara que se te queda una vez que la has clavado.

En fin, mi amigo el paseante convendría de sacarlo con manual de instrucciones, no es fácil hacerse con él; recuerdo un ex compañero con el que compartía sesiones de Lucio, conocido pescador, que una vez obligado por las circunstancias a usar un paseante lo quitó exasperado por no conseguir moverlo según la ley. Aún así deberían de poner en las cajas: “Usad con moderación, produce adición”. Es más que cierto.

Finalmente he llegado al momento de desvelar mis favoritos, cada uno con su porque y por cómo, el orden no es por importancia. 1) Habano de Alle’s Lures por haber contribuido en manera tangible a subir vertiginosamente la cantidad y calidad de mis capturas en los últimos años, desde que Alessandro me dejó uno para probar y al final tuve que guardarlo en una urna de cristal por méritos de guerra. 2) Molix Punitor. Recién descubierto, me permite, el que mejor, trabajar “japanese style”, manteniendo el tipo y seduciendo peces mejor conocidos como Lubinas. 3) Mirrorlure Top Dog, por aquel sonido redondo y profundo que emite en su ladear ancho y preciso y por la cantidad de Lucios que he sacado con el. 4) Excalibur Súper Spook (Zara Spook) por haberme enseñado mucho de lo que se sobre los WTD. 5) El nuevo de Molix, bonito donde los haya y con una acción que combina el estilo clásico con el más novedoso, que ya estoy probando y que será disponible en primavera del 2013.

Aquí me tenéis caballeros, con las gafas de leer puestas para devorar vuestros extrovertidos comentarios.

4 Comments

Si hace unos días hablamos de las novedades de Molix que acaban de salir o están a punto de caramelo, ahora os presento lo que tiene en el puchero, y que saldrá entre primavera avanzada y el verano. Una vez más, Molix me ha dejado boquiabierto por la calidad del diseño de sus artificiales, que a mi modesto ver están un paso por delante de la competencia, además de pescar peces por supuesto. Para entender mejor lo que quiero decir agrandar las fotos clicando encima de ellas.

Vamos a empezar y como siempre trataremos los productos específicos para el mar, con alguna intromisión curiosa. Tened en cuenta que se trata de modelos no definitivos y ensamblados de prisa para la feria, por lo tanto las imperfecciones en cuerpo, ojos y pintura son debidas a esta razón.

Empezamos por el Molix Spopper 110, un artilugio que vuela como una bala de cañón y nada como Phelps. En el tamaño de 11cm se han concentrado 38g de estilo, aerodinámica y potencia:en Bolonia lo he podido probar en vasca y a pesar de no tener las condiciones que se pueden encontrar en ambiente marino he podido apreciar la increíble estabilidad del señuelo trabajando con fuertes tirones. Al traerlo rápido sin buscar chapoteo, se sumerge un dedo por debajo de la superficie y viene culeteando y dejando un rastro de burbujas muy atractivo para cualquier tipo de bicho cabreado que se puede topar con el. Cuando llega el momento de echarle músculos a la cosa el Spopper se crece y sabe hacer el macarra, por cada tirón levanta una buena columna de agua y suena como un tambor, bastante por encima de lo que se pueda esperar de un señuelo de este tamaño.

Nuevo Crankbait, desconozco lo que será el nombre definitivo. Este es un señuelo cuyas aplicaciones en principio serían para el agua dulce, véase Black Bass y Cia. Sin embargo mientras Max Mughini el Pro del Bass de Molix, un verdadero crack, lo probaba en vasca explicando a la gente las diferentes maneras de utilizarlo se me ha abierto un mundo entero de posibilidades de utilizo en el mar. Se producirá con dos tipos de babero, uno más corto y el otro más largo para llegar a diferentes profundidades, y lo más gracioso es que justamente con el modelo de babero largo Max trabajaba en la superficie logrando tal movimiento que me ha dejado de piedra. Resulta algo difícil explicarlo en un artículo, habría que verlo en acción para entender exactamente de que se trata pero os aseguro que será la primera vez que podáis usar un cranckbait como un top water.

Acabamos la lista con un paseante, también sin nombre y todavía en fase de acabado para lograr el movimiento perfecto. Quizás al trabajar para Molix no consiga ser al 100% objetivo, y también puede que mis gustos no coincidan con los de los demás pero bajo mi humilde, subjetivo y como antes decía imparcial punto de vista, este es el señuelo más bonito que he visto en mi vida. Me gustaría que los amantes de los coches de diseño, Audi, Alfa Romeo, Ferrari o los fanáticos de las motos como Yamaha, Ducati o Triumph me dijeran si aquí no logran ver la carrocería de un deportivo de lujo, sea de dos o cuatro ruedas. He estado sobando este señuelo buena parte del domingo, cuando me han abierto la estantería acristalada donde lo tenían encerrado, y foto tras fotos me he apasionado por su línea limpia y elegante y me lo imaginaba zigzagueando en dos palmos de agua esperando la picada de una Lubina. El diseño no está al 100% confirmado, podrían cambiar algunos detalles de menor importancia. No lo hemos podido probar al no llevar todavía pesos ni estar equilibrado, pero en cuanto pueda echarle manos no dudéis que os lo hago saber.

Last updated by at .