Tag Archives: lubinas

¿O no? Se acabó el estruendo veraniego y los turistas vuelven a su casa. Las playas se van vaciando, los barcos vuelven a los amarres y silenciosamente el otoño reclama su protagonismo. Es cierto, falta casi un mes pero es lo que muchos pescadores esperan con ganas porque probablemente es una de los mejores momentos del año.

Por lo que he podido recopilar desde mi llegada a Madrid el verano ha tenido muchos altibajos. Han vuelto a aparecer los Atunes en el Delta, y me lo he perdido. Lubinas parece ser que no ha habido muchas, pero están caliente los Bonitos por el Estrecho y seguro que los amigos de la Costa Brava siguen cosechando muchos sin decir ni pío, así de desgraciados son los de allí  🙂

Tengo un par de semanas atareadas pero espero la llamada de los amigos del Cantábrico para ver si puedo ir a que otro atún sádicamente me destroce los riñones, o si aparece alguna lubina por los bajíos Tarraconenses. Luego al final, entre el trabajo y las tareas de padre de familia tiempo queda poco para hacer las cosas, y no me puedo olvidar de mis Lucios Zamoranos, que este año todavía no los he visto.

Odio el invierno con todas mis fuerzas pero esta temporada que está llegando, aún siendo la antecámara del frío, siempre me ha encantado. Espero poderme escapar de los madriles y mojar señuelos por algún lugar de la costa Ibérica, quedan dos meses de “luz”.

¿Lo hablamos en el foro?

Después de la pesca estupenda que me ha regalado en Cork dudo que tarde mucho en ponerlo a la venta en la tienda. El T-Jerk Suspending de 11,7cm me ha dejado de piedra. En primer lugar se lanza muy bien, las bolitas que lleva en el cuerpo hacen su trabajo a la perfección y el pequeño babero no produce demasiado freno aerodinámico. Pero lo que más me ha impresionado, sobre todo teniendo en cuenta que yo no soy un aficionado a este tipo de artificiales que viajan debajo de la superficie, es la acción que tiene.

He probado varios tipo de recupero, lento y regular, lento a tirones y pausas, rápido a tirones y pausas, rápido sin pausas y finalmente muy rápido con la puntera de la caña que jugaba de arriba abajo, “jerkando” con fuerza. El señuelo responde perfectamente a cada uno de estos impulsos, y nunca entra en crisis, se sale del agua o se ajusta en una postura innatural. Al ser suspendido además, durante las pausas se queda quieto, y ha sido justamente en estos momentos que he tenido los ataques que se ha ganado antes de romperle el babero contra un pilón.

Digamos que de alguna manera este señuelo me ha hecho hacer las paces con la familia de los “nadadores”, esos artificiales que se mueven debajo del agua. Dos ataques a vista, a pocos metros del barco no me han hecho añorar mis paseantes, y he aprendido una cosita nueva

El pequeñajo de la familia de los Habanos ha sido el matador en la bahía de Cork y no se si lo podría haber sido también en Kerry, donde no llegué a probarlo. Se lanza de maravilla con una caña de unos 35/40g de potencia pero seguro que sale disparado también con una vara más forzuda, y es una cosa importante a tener en cuenta ya que a veces, también los depredadores mayores, tienden a elegir cebos más diminutos.

Para trabajarlo tenemos la opción más común, la del paseo del perrito, y también un par de alternativas más. Se puede manejar como un pencil popper, con la caña más alta y en velocidad, o como un stickbait última generación, a tirones para que se hunda y suba a flote con un gran movimiento de caderas.

Todavía no está disponible en la tienda, el más pequeño en este momento es el 13cm, pero imagino que lo tendré para primeros de Septiembre, en tres colores esta vez, más lubineros, uno de ellos el chartreuse de las fotos.

Realmente no sabría por dónde empezar, el país, la gente, la pesca.... ¿Has tenido alguna vez ese tipo de sensación de que todo ha sido perfecto o casi? Bueno, este es el sabor de boca que me ha dejado mi último viaje en Irlanda donde pasé una semana filmando dos documentales de pesca para Sky TV en Italia.

St. Patrick

Pasé una tarde entretenida dándome un paseo por Dublín mientras esperaba a mis amigos y tuve la oportunidad de jugar un poco con la D90. Echaba de menos Dublín, no iba desde mediados de los noventa y estaba encantado de estar allí de nuevo. Por la noche una cena agradable, una visita a un Pub característico y un poco de noche brava en los clubs completaron el día. Conmigo Boris Salnikoff, el director del programa, y Vania Corá el cámara, personas excelentes allí donde las haya. El plan consistía en grabar dos documentales, uno sobre la pesca de la Lubina y el otro sobre el Pollock, tanto a mosca como con señuelos, desde la costa, así como embarcados.

John Quinlan con una Lubina

La pesca desde tierra fue nuevamente en Kerry, con John Quinlan, y la bahía de Cork nuestro escenario para la pesca desde embarcación, con Kevin Murphy de guía. Este es un blog, así que intentaré ser breve, además creo que las fotos hablan por si mismas. Los dos primeros días de pesca en Kerry han sido un poco más parados de lo habitual. Tuvimos que trabajar un poco más para encontrar los peces y debido a un cambio metereológico repentino sucedido la semana anterior a nuestra llegada, la lubina no cooperó demasiado. Me las arreglé con 5 peces sobre todo con vinilos y Boris no tuve suerte, luchando contra el viento y con peces que nadaban muy lejos del alcance de su caña de mosca. La pesca de Pollock ha sido otra historia. Los encontramos fácilmente, en un lugar con no difícil acceso y logramos una buena cantidad de ellos. Boris con una línea de hundimiento rápido sacó 4 y a mi me entraron los mismos a los vinilos plomados y saqué tres. John, nuestro guía creo que contó más que cualquiera de nosotros, a pesar de que estuvo pescando menos tiempo. Como de costumbre en el Thatch Cottage Lodge cenamos estupendamente y disfrutamos de un ambiente relajado.

Pollock...Pollock...Pollock...Pollock...Pollock...

En Cobh nos encontramos en una situación totalmente diferente, y nos esperaba una nueva experiencia. Kevin Murphy nos había preparado un buen plan de pesca non-stop y fue realmente especial. Llegamos en el hotel Bellavista, y después de un té y una breve charla con Kevin y Michael Hennessy, subimos al barco para nuestra primera tarde de pesca. Por alguna razón no pudimos encontrar Lubinas dispuestos a robar nuestros caramelos, pero los Pollocks pululaban por todo el lugar. Probablemente Boris capturó más de 20 mientras yo estaba escaneando la superficie en busca de Robalos, y tres de ellos mordieron el paseante sin llegar a quedarse enganchados. Finalmente, cuando el sol se puso el Pollock subió arriba y empezó a atacar también los señuelos de superficie, y pude desquitarme un poco.

La Lubinas más grande entró al Molix T-Jerk chartreuse

Los dos siguientes días en la bahía de Cork han sido poco menos que increíbles. Las Sea Bass despertaron, en número y en tamaño. Boris perdió su virginidad con el Labrax irlandés y logró engañar 5 de ellos con pequeños gurgles y streamers y yo me hice con 9 peces de hasta 7 libras con un paseante artesanal (Habano de Alle’s Lures) y el Molix T-Jerk en color chartreuse responsable de tres capturas en menos de media hora de pesca debajo de un puente de pilones, incluyendo el Bass más grande de la semana.

Si aprecias la pesca ligera, eres un pescador de mosca, te gusta la Lubina, disfrutar de un lugar agradable con gente aún más agradable, bebiendo buena cerveza Guinness o Murphy y pasar un buen rato, vete a Irlanda y pesca con mis amigos. No sólo te pondrán encima de los bichos, en los mejores lugares, en el momento adecuado, también te harán reír y sentirte como en casa.

Hay unos sinceros agradecimientos que me gustaría poner por escrito. Fabiana Marraccini y Orla Woods de Fâilte Ireland, la oficina del turismo, ¡chicas sois geniales! Lynn y John Quinlan en Thatch Cottage Ireland en Kerry, Kevin Murphy de Bass Fishing Ireland y Michael Hennessy de la Junta de Pesca del south west. Conoceros y pasar el rato con vosotros ha sido un verdadero placer Estoy bien dispuesto a repetir lo antes posible. Go raibh maith agat