Tag Archives: fotografía

2 Comments

Esta semana vamos a hacer un nuevo juego.  Aquí tenéis una foto mía que está completamente sin retocar, así como sale de la cámara. Está en alta definición por lo tanto tiene la máxima calidad que puede conservar una jpeg. Para jugar simplemente debéis descargar la foto y editarla como queráis, en el programa de edición que tengáis quedando prohibido solamente clonar pez y pescadores, modificar su aspecto o empeorarlo. En fin, hay que respetar los dos bichos, el bípedo (Paquito sabes que te quiero) y el que lleva aletas.

Una vez editada me la devolvéis por e-mail y colgaré todas en el blog para que la gente pueda votarlas. Es importante el voto de los demás pero es también importante mi voto porque la foto hay que editarla bien. Hay que tener cuidado con los colores, el ruido, la saturación, el balance de blancos, el horizonte, el contraste etc. Sin embargo, si alguien la quiere convertir en blanco y negro, en sepia o virar los tonos puede hacerlo, pero debería de justificar su elección y explicar, con pocas palabras porque ha decidido darle cierto toque artístico y por lo tanto totalmente respetable.

Si fuese posible me gustaría que cada foto vuelva acompañada por la explicación del proceso de edición con los varios pasos y qué tipo de programa se ha usado.

Al no ser un concurso "serio" tampoco habrá reglas muy estrictas, pero para que todos se queden contentos habrá un premio para la foto que recibe más votos del público y un premio para la que elegiré yo en el caso que no coincidan. La fecha final de entrega de las fotos es el domingo 19 de Mayo. Los premios serán señuelos Molix. ¡Que lo disfrutéis!

Hace unos días colgué en Facebook el video grabado por un lodge de Panamá donde se veía una especie de orgía de atunes de aleta amarilla comiendo en superficie. Un espectáculo dantesco, de los que te levantan el vello y te dejan con una sonrisa de bobo por media hora. La naturaleza a rienda suelta. Sin llegar a semejante extremo, en mis aventuras por encima de las aguas de algunos mares he tenido también el placer de vivir en directo algún que otro banquete de diferente especies de peces devotos al salto encima de la sardina, que es lo que más tercia en esas circunstancias.

Antes de empezar a comerme el coco con diapositivas y luego pixeles, me fijaba solamente donde meter el señuelo y prestar atención a las maniobras del skipper. El blanco, una vez visualizado, quedaba en la mira y podía haber un maremoto, que ni me inmutaba. En cuanto bajaban las revoluciones del motor, o inclusive algunos instantes antes de que ocurriera, ya estaba soltando el dedo e intentando meter el señuelo más cerca del espumaje posible, aún casi siempre evitando el centro del mogollón, por algún que otra razón he tenido siempre cierta preferencia por los bordes de la masacre. El resto es historia...

Con el pasar de los años y un amor creciente para mis Nikons las cosas han ido cambiando, al principio seguía con mi afán pescador, pero me empezaban a entrar remordimientos – saca la cámara Nicola – decía el angelito – pesca, pesca mamón – decía el diablito. Ganaba Satán por goleada pero mi conciencia no podía descansar serena, perder imágenes de tal magnitud es un crimen, y ahora más que nunca, a toro pasado obviamente, me arrepiento un mogollón y medio de no haber escuchado al angelito. Según pasaba el tiempo iba sacando menos peces y más imágenes y si de vez en cuando he perdido alguna ha sido más por quedarme anonado mirando al espectáculo que por vaguería o afán de pescar.

Estoy seguro de que no soy el único que se la gasta de esa manera y que se come el tarro con semejante memeces, por lo tanto allá va la preguntita del siglo, ya que muchos aficionados al digital hay por estos lares ¿Qué hacéis vosotros? Pescáis, grabáis, tomáis fotos o os quedáis como si hubieseis visto Giselle Bundchen desfilando en ropa interior?

Por cierto, hace mucho que no veo nada parecido, de los atunes digo no de la estatuaria Giselle, ya me está entrando la nostalgia de ... ¿de qué? ¿Fotografiar o pescar?

8 Comments

Lamadrequeparióalospixeles. Maldito marketing y carrera de los millones que no deja en paz ni las DSRL para principiantes amén de las compactas, donde la cruzada ha llevado la mayoría de los modelos a catorce millones de pixeles que tienen que colarse en un sensor más pequeño que la uña del meñique de mi hija. Hasta Nikon que había mantenido el nivel más bien bajo con la D300 y la D700 se ha tirado a la piscina, y saca la jodía D7000 con 18 millones  de enanos y la D600, la nueva FX en teoría para aficionados, con 24 millones.

¿Pero a quién demonios le hace falta tanto lastre? Para que queremos 20.000.000 de esos cosos para luego sacar una foto que con suerte abriremos en el ordenador o imprimiremos en A4? Con siete u ocho megapixeles tenemos más que de sobra para la gran mayoría de aplicaciones, los demás solo estorban a la hora de trabajar en las fotos, editarlas, almacenarlas y luego hacer las copias de seguridad. Una barbaridad de espacio que ocupamos con una carga absolutamente superflua, porque aparte un uso profesional que se pueda hacer de la cámara en el que las ampliaciones sí que son necesarias así como los detalles que pueda grabar el sensor, los aficionados realmente no la necesitan para nada.

Llevo trabajando ya casi dos años con la D7000 y la verdad que sobre todo en las fotos de estudio tiene algunas ventajas que me facilitan el trabajo. El Live View (pantalla utilizada como visor) funciona muy bien, me permite agrandar muchos el objeto y lograr un enfoque perfecto; combinada con un buen macro saca unas tomas en las que se pueden ver los más mínimos detalles pero luego, al momento de almacenar las fotos empiezan los problemas.

En primer lugar la velocidad de descarga es muy lenta, tened en cuenta que a lo mejor bajo ciento cincuenta, doscientos o quinientos y pico fotos cuando vuelvo de un viaje, y me tiro media mañana. He tenido que cambiar el disco duro donde almaceno las fotos de uno de 500GB, ya más que lleno, a uno de 2TB, que se hincha a la velocidad de la luz. Una vez que me pongo a editar las imágenes en Lightroom se abren lentamente, y aún más cuando aplico enfoque y claridad. Especialmente las de estudio, que requieren muchos retoques para limpiar el polvo, imperfecciones y ajustar los niveles, son exasperadamente pesadas de digerir, ¡una tortura vamos!

Así que estas semanas he vuelto a mis viejos andares y recuperada la D90, una señora cámara con un número adecuado de pixeles, me fastidio un poco por el menor desarrollo técnico pero saco unas fotos igual de bonitas y no me vuelvo loco a la hora de editarlas, ya que todo el flujo de trabajo se desarrolla en la mitad del tiempo. Miraba con anhelo la nueva D600 porque tenía ganas de pasar al formato completo, y he descartado por completo la compra por el terror que me provoca tener que domar aquellos trillones de gremlins que quieren atacar mi PC y dejarlo hecho una triza. A ver si encentro una D700 en buen estado y me la llevo, esa es una bicha tranquila, con sus modestos 12 megapisse va de escándalo, y me sobran cuatro.

12 Comments

He pensado que para algunos podría ser interesante  tener un poco de información que pueda ayudar a elegir una cámara de foto para sus retratos de pesca. Lejos de suponer que este sea el tratado definitivo sobre la materia, estaría contento si pudiera ayudar al novato que todavía esté algo perdido con el tema.

Diría que la compra de una cámara tipo réflex debería ser directamente proporcional a la curiosidad y el deseo de que el comprador pueda tener en mejorar sus habilidades fotográficas, trabajando con programas semi-automático o manuales y expandir el parque de lentes con el fin de explorar las posibilidades que ofrece este tipo de sistema. Es decir, si la cámara sirve para disparar en automático mejor dejarlo y gastar dinero en un fin de semana de pesca.

Con respecto a la compacta diría que lo ideal sería que tuviera ciertos requisitos: un objetivo zoom, es decir, un 24mm, 25mm o 28mm que se extienda hasta 70 mm o 105 mm en lugar de un zoom que empiece desde 35 mm para llegar a 350mm. Lo que se utilizará más a menudo será el gran angular y es también importante saber que las cámaras  superzoom (28-280 mm, 28-600 mm etc.) sufren más de las que cuentan con un zoom limitado (24-70mm o 28-105mm etc. ) ya que estás últimas ofrecen una calidad de imagen más consistente a lo largo de toda la extensión del zoom.

Si fuese posible lo mejor sería hallar una cámara con un objetivo luminoso que cuente con una buena apertura máxima, o sea un pequeño número f (f2, f2,8) y que lo mantenga en todo el rango del zoom: ahora sí, por lo general son las más caras. En estos días es fácil encontrar equipos con un buen sistema de estabilización mecánica en la lente o en el sensor, y en mi opinión también es muy útil poder contar con un flash que se pueda programar de forma manual, para decidir cuándo usarlo y cuando no, y si es posible, pero ya es mucho pedir, se pueda ajustar la intensidad.

También hay compactas estancas y resistente a los golpes, prácticamente todas las principales marcas tienen alguna en su catálogo; se puede guardar en el bolsillo durante la acción de pesca, e incluso si nos mojamos no sufren daños y nos permiten tomar fotografías y vídeo bajo el agua a un costo muy reducido.

Si queremos una DSLR, hay muchas en el mercado que funcionan  estupendamente, elegid un "sistema" que incluya una amplia selección de lentes, flash y accesorios compatibles o incluso una cámara “mirrorless”, que sacan ventaja a las DSLR en peso, costo y dimensiones  sin sacrificar la calidad, pero que conste que personalmente no me gustan mucho.

Cuidado con las cámaras muy caras, el mar traiciona, se consumen, envejecen prematuramente y el material se oxida. Yo, que gracias a la fotografía pago algunas facturas, tengo dos de gama media, la Nikon D90 y D7000, y prefiero invertir en buenas lentes, que de todas formas hay que cuidar muy mucho. Acabaré con una frase de esas que gustan mucho a los fotógrafos: las bellas imágenes no están en la calidad de la cámara ni en las lentes, sino en el ojo del fotógrafo.

Ni falta hace decir que estoy a disposición de quien quiera profundizar el argumento a través de los comentarios.

4 Comments

Hace un par de siglos, el forum de Caranx.net nació, en contra de la tendencia habitual en este deporte, bajo estos presupuestos:

"Hay unas reglas muy claras sobre el uso de las fotos: este forum y la página de Caranx.net luchan desde el principio para difundir una educación relativa a la captura y suelta, nada integralista y radical, pero si que intentamos mantener una posición clara sobre estos asuntos y sobre una pesca ética y responsable. Por esta razón, y por otras más fútiles y estéticas, odiamos ver fotos de bichos muertos colgando de una cuerda, en la cocina o en el jardín de casa. Las fotos que se admiten son las que se han tomado en el mismo lugar de pesca, con peces que mantienen los colores brillantes y si es posible sin sangrar".

A toro pasado tengo la sensación de que estas reglas se han ido expandiendo a muchos de los medios, bloggers, webs y revistas mejorando, y no es poco, la estética y la percepción general que se tiene sobre nuestras técnicas de pesca. Digamos que, sin llegar a ser tan elegantes y exquisitos, nos hemos acercado al concepto del pescador de mosca. Por supuesto que sigue el utilizo de la foto "testigo" de la captura, aún en la cocina con el bicho destripado pero esto nunca jamás se podrá eliminar, es parte del orgullo del cazador/pescador que necesita reafirmar su ego supongo, y que tanto le da el lado estético del asunto. Comprensible pues.

Lo que me gustaría preguntar es si este "cambio" ha sido tangible para todos y es una cosa que en general se agradece y si, en vuestra opinión, ha aportado algún beneficios a nuestra pesca que vaya más allá del simple efecto visual. También sería interesante escuchar comentarios críticos, siempre y cuando sean constructivos. La palabra pasa a vosotros, gracias.

Last updated by at .