Tag Archives: foto

23 Comments

Muy bien, ha llegado el momento de valorar las fotos que han llegado para el concurso. Aquí abajo las tenéis pero no sabéis quien es el autor de cada una, en fin lo podéis descubrir pero no a través mío.

Lo que tenéis que hacer es valorar cada imagen según vuestros propios gustos, pero habría que tener en cuenta algunos factores importantes, es decir, los que yo, como fotógrafo, tendría en cuenta. Cuanto una foto es realista y cuanto se aleja de la realidad, en ambos casos un elemento que puede restar o añadir puntos, la saturación del color, la horizontalidad, el ruido, los artefactos que se podrían haber generado por un tratamiento demasiado agresivo, la nitidez etc.

Son detalles que a lo mejor muchos no aprecian o que desconocen por completo por lo tanto, si vuestros conocimientos técnicos son limitados mejor que votéis aquella imagen que más os llame la atención, que os guste o que despierte algo en vuestro corazoncito.

El trato es que también mi voto vale e que con vuestra colaboración sumará puntos para elegir el ganador. El premio será un bono de compra de 30€ en la tienda que podréis gastare a lo largo del verano, un señuelo Molix sin cargo y una gorra Caranx.net que tengo recién horneadas.

Para votar simplemente escribir un mensaje en esta misma página poniendo el número de la foto que habéis elegido o en la página de Facebook de Caranx.net en el post abierto sobre el concurso.

5 Comments

¿Vale más una imagen o mil palabras? La cuestión es, que por este barrio del espacio virtual, léase mi jodido blog, palabras fluyen unas cuantas pero de imágenes vamos más bien escasos. Lo digo mejor, que no es la historia del cuchillo de palo en casa del herrero, sino que más bien en algunos de mis delirios literarios faltan fotos para acompañar el texto, y con razón porque ilustraciones de lo absurdo e incomprensible tengo las justas.

Entonces me pregunto, ya lo sé soy un preguntón, ¿queda mal el blog con menos imágenes? ¿Hay algún infranqueable vacío que resulte de la ausencia de colorines, peces y caretos sonrientes? Dicho de manera más sencilla y directa, ¿son aquellos artículos sin impacto visual una birria infumable? Pero esta pregunta me lleva hasta una meta más ardua, entender, a estas alturas, cual es la imagen que impacta, gusta o simplemente acompaña el escrito con gusto y armonía.

Vamos a ver, de las fotitos de pesca con el cabezón del animal en primer plano y el nene sonriente tenemos unas cuantas de miles, también el chicarrón que lanza es suficientemente popular, así como el bestia con la caña doblada que se está dejando los higadillos con un atún. Ahora, amén de los súper gran angulares (mea culpa, me grandísima culpa)  la moda es de editar las fotos de manera tan extrema que dejan pasmado al más atrevido fotógrafo de HDR. Los software que traen las nuevas cámaras digitales están empobreciendo el panorama a pasos agigantados y el cursor de la saturación de colores hace más estragos que le hundimiento del Exxon Valdés. Pero las fotos siguen las mismas, y a mí personalmente me dejan algo álgido, a veces hay una buena pose que desaparece detrás de una post producción pésima y que solo levanta consentimientos en el bosque virtual, donde todos los gatos son pardos.

Así es, ando saturadillo (como las fotos) de tanta imagen que tan poco me cuenta o que parece haber pasado por el mismo quirófano de Frankenstein. ¿Sabes que te digo? Prefiero una hoja en blanco, con algo de tinta (virtual) por encima y las tonterías del bote que salen cuando tienen que salir, y que nadie podrá editar ni bien ni mal (corregir es otra historia). Pero yo soy yo y vosotros ... bueno, vosotros. Por lo tanto me interesa mucho saber lo que opináis sobre el peliagudo asunto, si podéis sobrevivir leyendo algunos artículos (que ya de por sí solos son más difíciles de tragar que un balde hormigón) sin imágenes, o si resulta ser absolutamente necesario acompañar el muermo con otro, eso sí de más pixeles.

La pelota acaba siempre en vuestro campo nenes, ¡que le saquéis provecho!

12 Comments

He pensado que para algunos podría ser interesante  tener un poco de información que pueda ayudar a elegir una cámara de foto para sus retratos de pesca. Lejos de suponer que este sea el tratado definitivo sobre la materia, estaría contento si pudiera ayudar al novato que todavía esté algo perdido con el tema.

Diría que la compra de una cámara tipo réflex debería ser directamente proporcional a la curiosidad y el deseo de que el comprador pueda tener en mejorar sus habilidades fotográficas, trabajando con programas semi-automático o manuales y expandir el parque de lentes con el fin de explorar las posibilidades que ofrece este tipo de sistema. Es decir, si la cámara sirve para disparar en automático mejor dejarlo y gastar dinero en un fin de semana de pesca.

Con respecto a la compacta diría que lo ideal sería que tuviera ciertos requisitos: un objetivo zoom, es decir, un 24mm, 25mm o 28mm que se extienda hasta 70 mm o 105 mm en lugar de un zoom que empiece desde 35 mm para llegar a 350mm. Lo que se utilizará más a menudo será el gran angular y es también importante saber que las cámaras  superzoom (28-280 mm, 28-600 mm etc.) sufren más de las que cuentan con un zoom limitado (24-70mm o 28-105mm etc. ) ya que estás últimas ofrecen una calidad de imagen más consistente a lo largo de toda la extensión del zoom.

Si fuese posible lo mejor sería hallar una cámara con un objetivo luminoso que cuente con una buena apertura máxima, o sea un pequeño número f (f2, f2,8) y que lo mantenga en todo el rango del zoom: ahora sí, por lo general son las más caras. En estos días es fácil encontrar equipos con un buen sistema de estabilización mecánica en la lente o en el sensor, y en mi opinión también es muy útil poder contar con un flash que se pueda programar de forma manual, para decidir cuándo usarlo y cuando no, y si es posible, pero ya es mucho pedir, se pueda ajustar la intensidad.

También hay compactas estancas y resistente a los golpes, prácticamente todas las principales marcas tienen alguna en su catálogo; se puede guardar en el bolsillo durante la acción de pesca, e incluso si nos mojamos no sufren daños y nos permiten tomar fotografías y vídeo bajo el agua a un costo muy reducido.

Si queremos una DSLR, hay muchas en el mercado que funcionan  estupendamente, elegid un "sistema" que incluya una amplia selección de lentes, flash y accesorios compatibles o incluso una cámara “mirrorless”, que sacan ventaja a las DSLR en peso, costo y dimensiones  sin sacrificar la calidad, pero que conste que personalmente no me gustan mucho.

Cuidado con las cámaras muy caras, el mar traiciona, se consumen, envejecen prematuramente y el material se oxida. Yo, que gracias a la fotografía pago algunas facturas, tengo dos de gama media, la Nikon D90 y D7000, y prefiero invertir en buenas lentes, que de todas formas hay que cuidar muy mucho. Acabaré con una frase de esas que gustan mucho a los fotógrafos: las bellas imágenes no están en la calidad de la cámara ni en las lentes, sino en el ojo del fotógrafo.

Ni falta hace decir que estoy a disposición de quien quiera profundizar el argumento a través de los comentarios.

Exactamente lo que no hay que hacer con un tiburón

Pescar en principio no debería de ser un deporte peligroso, sin embargo de no seguir algunas reglas básicas o usar el sentido común puede tener consecuencias graves o muy graves. En la foto adjunta un claro ejemplo que NO debemos seguir. Nunca. Jamás. Never. Mai. Rien. Aquí hay dos opciones

A) El bicho ha sido matado

B) El bicho está vivo.

A) En el primer caso, siento decirlo, pero es una vergüenza. Es un ejemplar joven de tiburón zorro, una preciosidad de animal y además que pertenece a una familia que más que ninguna en este momento sufre por una sobre explotación a nivel mundial, bien por la iel bien y sobre todo por las aletas. No se matan los tiburones, mucho menos para hacerse una foto con ellos.

B) En el segundo caso, ese señor, no solamente está jugando con su incolumidad, sino con la de TODOS los tripulantes del barco, nadie excluido. En primer lugar ha sido peligroso subir a bordo el tiburón, bien por el marinero o bien por quien lo haya hecho por el. En segundo lugar, esos animales tienen una fuerza que no es normal, y una vez embarcados pueden empezar una batalla campal a golpes de cola y mordiscos que es difícil sino imposible de controlar.

Sin levantar el animal del agua, lo acercamos a la borda para soltarlo. Esto es lo correcto

El comportamiento correcto es el de acercar el animal al barco después de haberle cansado lo máximo posible, y quitarle el anzuelo SIN sacarlo de su elemento. El skipper aquí se ayuda con un cuchillo para cortar superficialmente un poco de piel y poderlo liberar, ya que el anzuelo está clavado por fuera de la boca.

Last updated by at .