Tag Archives: fluorocarbono

1 Comment

Hace un par de semanas volví a turbar la tranquilidad de mi amigo Oriol y okupar (con K que suena más radikal, y dale ... 🙂 ) su barco por un par de días. Nos esperaban un sábado y un domingo con una climatología muy diferente, por lo tanto interesantes ya que nos iban a permitir tocar varios aspectos de la pesca en el Delta. Diversión hubo pero no vamos a hablar de ello ahora, sino de un asunto que suma y sigue el de las cañas parabólicas: el uso del monofilamento.

Team Daiwa Bradia 2000 con Fluorocarbono Molix Enki de 8 libras

Los antecedentes remontan al año pasado cuando metí unos metros de nylon en un stradic 1000 que tengo del año de la polka, quería usar más los vinilos sin plomos y con el trenzado  me encontraba a menudo con pelucas complicadas de deshacer. Esta vez, gracias a Pesca Sport pude hacerme con una bobina de repuesto del Daiwa Bradia 2000 que rellené (demasiado, cabezón que soy) con un fluorocarbono Enki de Molix, 8 libritas para quedarme ligero. En primer lugar decir que me quedé bastante sorprendido por lo lacio y suave que era el hilo. Me esperaba algo más rígido pero nada que ver con el fluorocarbono que usamos para los bajos, además este es bastante elástico otra cosa que he apreciado mucho. En pesca, a parte unas cuantas pelucas fruto de mi estúpida manía de rellenar los carretes con TODO lo que lleva la bobina de hilo, me ha divertido tanto volver a usar un monofilamento que no lo he quitado en todo el fin de semana y con ello he lanzado jerkbaits, vinilos, paseantes y todo lo que tenía en la caja.

Es curioso pero el efecto chicle no me ha molestado en absoluto, además estaba usando una Sage que tengo antes de la guerra del 15/18 y que es un sauce y se dobla solo con mirarla, por lo tanto la combinación no podía ser más absurda y tan poco de moda y la respuesta a cada solicitación o tirón que podía impartir a la caña seguramente llegaba al señuelo muy amortiguada y con un efecto muy reducido.

Entre las ventajas que he podido notar seguramente un movimiento menos agresivo de los señuelos, un dato a tener en cuenta con el pescado muy resabiado y poco agresivo, seguramente mejor dispuesto en atacar un artificial que se mueve con cierto ritmo y armonía a otro que viaja como un robot. Sin duda una gran ventaja es la de poderse olvidar del bajo, el ocho libras acababa directo al emerillón, un nudo y a correr, otro mundo: como cambiar de vida, coche u novia.

Curioso notar como la elasticidad del conjunto parecía favorecer el mordisco del bicho, que llegaba a clavarse muy bien los anzuelos, como si hubiese tenido más tiempo para atacar a fondo. A veces con el trenzado se enganchan de milagro, con una punta del anzuelo trasero pinchada en el labio, pero aquí la sensación que tenía era de que nadie o nada intentó arrancarle la comida de la boca. Pero, y a lo mejor resultará curioso, donde más a gusto me encontraba era peleando los bichos, sobre todo las Lubinas. Con la caña y el hilo trabajando al unísono y amortiguando con suavidad los tirones del pez, me notaba mucho más seguro y sin esa inquietud que a veces te entra de poder llegar a perder la captura porque se le rompe la boca o se desanzuela por llegar a arrancarle la punta del hierro de la boca.

Es el resumen que he podido hacer después de unas pocas jornada de pesca y a mucha distancia unas de otras, pero lo que quería manifestar es que me ha dejado buen sabor de boca. Esta combinación "retro" tiene migas, es interesante y a lo mejor también educativa. No está mal volver a pescar como se hacía antaño y darse cuenta que no todo lo que ha traído el progreso es 100% bueno e inmejorable, veo difícil trabajar bien con monofilamento gruesos u con determinadas especies, mover poppers o practicar pescas muy específicas como puedan ser el kabura, Inchiku o Jigging, pero para los curiosos hay un reto: ¿os atrevéis a probar?

9 Comments

Según el pescador con el que esté pescando me encuentro con una gran variedad de medidas que vienen utilizadas para los bajos, bien de monofilamento bien de fluorocarbono. Entre el mogollón encontramos de todo; los que se limitan a poner un cachito de hilo justo para no llegar a atar el señuelo al multifibra, la mayoría formada por los de la "justa medida" y de vez en cuando se dejan ver los del "mejor que sobre que falte" entre los que me siento muy bien identificado.

Ya que mi opinión está clara y declarada, me limitaré a explicar el porque de mi teoría del "mejor que..." y que es lo que realmente significa. Empecemos por la pesca a spinning: en este caso suelo poner un bajo que pase el metro y medio y a veces roce los dos. En primer lugar recordaré que en el 99,9% de mi pesca utilizo trenzados amarillos, por lo tanto un poco más de camuflaje no viene nada mal, y finalmente ya que en nuestras aguas y con los equipos con los que pesco últimamente suelo poner bajos finos, me puedo permitir el lujo de cortar  en la parte final un trozo que se presente estropeado y seguir pescando sin tener que volver a montar un bajo nuevo. Estos bajos los ato o bien con un uni to uni o con un wind on cuando se trata de diámetros superiores. Para el Popping llego normalmente a los tres metros, de hecho los wind on que hago para mi mismo, o los que vendo en la tienda tienen esta medida. Me resulta excelente para todo tipo de situaciones y con caña de entre 2,25m a 2,70m. Esos tres metros ofrecen una protección optima en caso de roces y a menudo permiten lanzar sin el uso de los guantes ya que se puede apoyar el dedo indice a la trenza hueca del wind on que no es tan traicionera como el multifibra tradicional, amén de ser más gruesa. Cuando se trata de pesca vertical la longitud la subo hasta los 6, 7 u inclusive 10 metros. Inútil recordar las ventajas que ofrece un bajo tan largo, con desventajas prácticamente inexistentes, quizás más de resistencia en condiciones de corriente muy fuerte, pero nada más de esto. En mi equipo de jigging uso la combinación clásica de Bimini+Bristol knot y a veces algún wind on, aún sin verle ventajas prácticas destacadas.

Ya sabéis como suelo manejarme entre tantos hilos, ahora sería interesante leer las opiniones del resto de la tribu, los comentarios están habilitados.

Hace un par de días me ha llegado una caja que esperaba con cierta curiosidad porque contenía unos hilos de la empresa Italiana Asso, sin duda la más importante en mi país y la más conocida internacionalmente. Nos habíamos encontrado en Valencia y les había pedido probar algunos de sus monofilos y fluorocarbono, que me parecían interesantes para nuestras modalidades: Popping y Jigging.

Asso Superfluoro High Stretch

El que seguramente ha llamado más mi atención es el Asso Superfluoro High Stretch, un fluorocarbono muy peculiar en cuanto desarrolla una elasticidad desconocida para este material y que bien se combina con trenzados y monofilos de escasa elasticidad. Creo que podría ser una buena herramienta para el jigging, donde muchos se quejan de los problemas que tiene este tipo de material a la hora de hacer los nudos y por su rigidez generalizada. De momento es disponible hasta 50 libras pero estoy investigando para saber si fuera posible haberlo en diámetros mayores.

Asso Invisible Big Game

También he recibido el Fluorocarbono clásico de la Asso, el Invisible Big Game. Asso le recomienda para el curricán por su gran resistencia a la abrasión y resistencia al nudo, pero al tocarlo no me ha parecido mucho más rígido de otros fluorocarbonos que ya conocemos. Sería interesante probarlo en un 80lb o 100lb para ver que tal funciona.

Asso Vertical & Deepfishing, multifibra que cambia de colores cada 10 metros

Last but not least, come dicen los ingleses, el Vertical & Deepfishing, un multifibra que cambia de color cada 10 metros, el mas puro estilo Japo. Una trenza de 8 hebras que no suele aplastarse y mantiene un diámetro uniforme y redondo. Disponible en bobinas de entre 22 y 115lb.

El que no me ha llegado es el que mejor conozco y que me gusta mucho por haberlo probado anteriormente, el Asso Doppia Forza Ultrasoft. Un monofilo ideal para hacer bajos de línea para spinning, popping y jigging. Disponible en resistencia entre 40 y 450lb. Echando un vistazo a su catálogo encontramos tal variedad de monofilos, fluorocarbonos y trenzados que realmente impresiona. Hay hilos por cada modalidad, desde el Carp Fishing, a los bajos para la pesca a mosca, pasando por los shock tippets del surfcasting, bajos e hilos para curricán y cualquier cosa más que se os pase por la cabeza. Y por cierto, el stand de la Asso en valencia era el que más tráfico y visitas tenía, no han parado de trabajar. Buena señal

Acaba de salir una encuesta en Sport Fishing sobre las mejores conexiones entre multifibra y monofilamento y el ganador es el FG Knot mejorado del Capt. Tim Simos de Fort Pierce, en Florida. Utilizando una trenza de Sufix (30lb) que tenía un punto de rotura medio en 48lb (partió entre 44 y 54lb de tensión) y un fluorocarbono de 50lb como bajo, el FG ha logrado un a resistencia de hasta 58lb. El trenzado estaba doblado y el punto de rotura tan alto es debido en parte a la dobladura del multifibra y a las variaciones de resistencia que todos los trenzados presentan.

Aquí debajo tenéis el video hecho por Tim Simos y en este enlace la secuencia de fotos, por si el video no se cargara bien.

Finalmente he podido preparar esta tutoría fotográfica sobre la realización de los wind on leaders. Es largo, a lo mejor innecesariamente, pero come dicen los latinos (los antiguos): “melius abundare quam deficere”, total el espacio aquí lo decido yo y no me sale más caro… Al lado de cada fotografía encontraréis la descripción de los pasos. Allá va el tostón:

El material que necesitamos para nuestra labor. Trenzado hueco Tuf Line Guide's Choice, bajos de línea, agujas, limas, una pinza para ropa, pegamento especial (Ceys TriAction y Superceys Unick), hilo dental o un trenzado muy fino para los cierres. Tened en cuenta que las limas (o papel lija, vale perfectamente) deberían de ser de dos granos diferentes, una más fina y la otra un pelín más gruesa. Las agujas sin embargo necesitamos limarlas para redondear la punta. Una punta muy puntiaguda se engancharía muy fácil a las hebras del trenzado.

Cortamos un trozo de trenzado hueco de la medida necesaria. Podemos trabajar con una longitud de entre 1 metro y un metro y medio. Normalmente cuanto más grueso el monofilamento que utilizamos más largo el trenzado que recortamos, pero no es una regla fija, solo una indicación. Lo que si recomiendo es que al final del montaje el bajo esté metido en el trenzado por lo menos por unos 20cm

Pasamos el trenzado, digamos el cabo suelto A, por el ojal de la aguja y marcamos el punto que determine la amplitud de nuestra lazada. De este momento en adelante llamaremos a los dos cabos sueltos A y B, luego entenderéis porque.

Empezamos a ensartar la trenza. Con atención introducimos por unos 5 centímetros la aguja en el punto que hemos marcado y la dejamos volver a salir

La aguja ha entrado y salido pasando perfectamente dentro del cordaje hueco.

Ahora sacamos de la aguja del cabo A y le pasamos el cabo B que es el que hasta ahora ha formado la capa exterior del ensarte.

Volvemos a hacer la misma operación de antes, introducimos ahora el cabo B dentro del cabo A y volvemos a sacar la aguja. Cambiamos de nuevo cabo y es el A que vuelve dentro del aguja para ser introducido en el B. Así tenemos los dos cabos que se entrelazan tres veces por un total de unos 15cm de recurrido. Ya podéis probar a tirar del bucle pero veréis que no se mueven. Tened en cuenta que cada vez que hacéis esta operación debéis de juntar bien los puntos de entrada y salida de la aguja.

Ahora ha venido el momento de volver a cambiar de cabo e introducir el B en el ojal y finalmente pasarlo dentro del A hasta el final de lo que queda. Para ayudaros en esta tarea dos consejos importantes. Empujar el trenzado para que se abulte por encima de aguja agranda su diámetro y facilita el paso. Lo aguantamos en la zona del ojal u vamos deslizándolo de izquierda a derecha, como podéis ver en la imagen.

El segundo consejo es que trabajéis con el hilo en tensión, en este caso lo hemos amordazado suavemente con la pinza y con un jig (¡como no!) encima hemos creado tensión. La aguja pasará mejor.

Finalmente  hemos pasado todo el cabo por dentro y una vez que medimos los dos cabos para que el que está al interior se quede unos 2 o 3cm más corto del otro, subimos el cabo exterior hasta arriba y bloqueamos los dos en esta posición con la pinza.

Ha llegado el momento de meter mano al bajo. Con un cutter le hacemos un poco de punta. Exactamente como para las agujas no necesitamos que sea muy punzante.

La lima o el papel lija servirán para que sea redondita y no tenga picos que se puedan enganchar a las hebras. Primero utilizaremos una lima más gruesa y luego la muy fina para lijarlo y dejarlo suave.

Así se quedará más o menos el monofilamento, también se puede hacer un poco más cónico.

Empezamos a introducir el bajo dentro del trenzado hueco que forma la capa interior. Utilizando el mismo método anterior, o sea amontonándolo y trabajando en tensión llegamos hasta el final, donde ensartamos un cabo dentro del otro por última vez y que estará marcado por nuestra pinza. Intentar que el monofilamento entre por lo menos unos 20cm dentro del trenzado.

En esta imagen se puede apreciar la situación en la que nos encontramos ahora. Por este lado de la pinza el bajo que ha llegado hasta el tope, y por el otro lado la capa exterior de trenzado amontonada y comprimida esperando a que hagamos el próximo paso.

Este es el momento de quitar la pinza donde se encuentra ahora y de pasarla al final, apretando solo la capa inferior de trenzado, la que hemos rellenado con el monofilamento o fluorocarbono. Así haciendo, el trenzado que teníamos amontonado se libera y suavemente podemos hacerle escurrir hasta abajo, por encima de la capa inferior. Para ayudarnos en esta tarea utilizamos una vez más los consejos que nos han servido para las operaciones anteriores.

Casi hemos terminado de montar nuestro wind on. En la foto podéis ver que este en concreto presenta la capa inferior más larga que la superior, no es un problema pero mejor que sea lo contrario.

Ojo con esta operación, no se recomienda con bajos finos ya que puede perjudicar la robusteza del mismo. En este caso es un monofilamento de 200lb y desde luego le puedo pasar un poco la lima por encima para que ofrezca mejor agarre en el cierre del montaje. La zona que elegimos son los últimos 5cm que cubre el trenzado, que para esta operación hemos retraído un poco.

Dejando el trenzado un momento encogido esparcimos un par de gotitas de pegamento especial sobre el bajo y rápidamente volvemos a meterle por encima la trenza para que se pegue enseguida.

Ahora toca cerrar bien apretado el montaje y para hacer esto en primer lugar necesitamos poner en tensión la zona que vamos a trabajar, normalmente los últimos 4/5cm que cubre el trenzado. Para cerrar o bien podemos utilizar hilo dental fino con cera, o trenzado de 10/15lb. Lo importante es que apretemos mucho los medios nudos para que el multifibra estrangule el bajo. Evitar que este remate llegue al nylon desnudo, se tiene que acabar antes de que termine la parte recubierta de trenzado. Yo suelo empezar desde un poco arriba para llegar a cerrarlo a 1cm o menos del final.

Para cerrar esta ligadura utilizaremos el método antiguo de colocar unas espiras del hilo dental (o multifibra, según utilicemos) por encima de una lazada que previamente hemos recortado de un pezado de hilo y pasar el cabo suelto dentro de la lazada. Tirando de los cabos de la lazada esta pasará debajo de las espiras estrangulando el hilo y cerrando la ligadura.

Una vez que hayamos cortado el hilo en excedencia pasamos algunas gotas de cianoacrilato especial encima de la ligadura y las esparcimos para crear un afina película que dejamos secar.

Allá va el nudo acabado. Este pasará sin traumas por las anillas garantizando lances largos y una resistencia a prueba de bomba. Debido al desgaste que puede sufrir el nudo en los lances y al ablandamiento del pegamento, sugerimos que al final cada día se controle el estado del mismo y si es necesario se cambie. Sobre todo las primeras veces el hilo tiende a soltarse, pero una vez que empecemos a controlar todo el proceso se gastará antes el nylon que el nudo.

Vuestro wind on montado y listo para ser utilizado

La mejor aplicación de uso para estos bajos es el spinning mediano y el popping tropical. Nos permite jugar con bajos de hasta 200lb sin tener el menor roce o enganche con las anillas. Sin embargo, servidor durante las pruebas los ha puesto en la cana de jigging, y es muy agradable aunque ya no tenemos el “aviso” del nudo. Cuando lo utilizáis en las cañas de lance medir la longitud para evitar que el monofilamento entre en la bobina, lo ideal sería que entrara la parte superior del wind on justamente hasta donde empieza el monofilamento.

Para los que tengan dudas en utilizar este sistema les recuerdo que es lo que llevan los skippers que pescan atunes de 300lb en el noreste de EEUU. Además, múltiples pruebas que hemos hecho a lo largo de la pasada temporada nos han convencido de su fiabilidad y practicidad. Y esperar al próximo artículo, donde os enseñaré el nudo más sencillo del mundo para hacer una lazada para atar el wind on…

Last updated by at .