Tag Archives: estrecho

2 Comments

Si es que he empezado a visitar las dulces aguas del interior es por dos razones, la gana de volver a encontrarme con bichos olvidados y la cercanía (relativa). Es decir, un cristiano que vive a casi 400km de la orilla más cercana no puede estar cada fin de semana emigrando o plantearse un día de ida y vuelta para mojar señuelos. Hay que ser realistas, sobre todos ahora con lo que cuesta la gasolina o un jodido tren. Al no tener siempre tres o cuatro días a disposición se busca uno alternativas, y las más viables pasan por visitar ríos y pantanos.

También hay que decir que la comunidad que me alberga tiene poca pesca, me parece que por aquí somos demasiados y que hay mucha presión,  amén de que los depredadores que tenemos a disposición tampoco son muchos. Es preciso entonces peregrinar hacía lugares más fecundos, ya estén a 100 como a 250 kilómetros, algo que todavía se lleva en un solo día. Pero es cierto lo que dice el refrán, no hay mal que para bien no venga.

De no haberme picado el gusanillo y surgido una impelente necesidad de volver a pescar por lo menos uno o dos días por semana - lo autónomos tenemos esto, estamos jodidos pero felices de elegir nuestros espacios libres - no me hubiese encarado nunca a las Carponas o pensado en acechar barbos por cada esquina. Fíjate que hasta me hace tilín el Black Bass, pero creo que sea demasiado listo para mi, habrá que intentarlo. Lo curioso es que ahora cambio alegremente Lucios por gordinflonas, cosas raras que hace el cerebro, o lo que quede de ello.

La semana pasada he estado unos días en Italia, y he pescado el canalito detrás de la nave de Molix donde se esconden Carpas, Siluros y Aspios y una charca que tiene Black Bass y un híbrido de Striped Bass. No ha habido suerte, he tenido un par de picadas sin consecuencias pero me lo he pasado pipa, emocionado como un nene chico. Ya de vuelta a la península Ibérica estoy muy pendiente de los barbos gitanos que me esperan  o de un nuevo lugar de Carpas, sin olvidar que el terremoto andalú está calentando motores en el Estrecho y una petarda catalana me cuida las Lubinas y los Atunes en el Delta. Agua dulce pero también un poco salada, en fin, lo que se pueda alcanzar, lo importante es salir a pescar que el verano llega solo una vez al año y dura muy poco.

4 Comments

Lo peor para un hombre mayor es tener amigos jóvenes, porque al final la paliza que te llevas es de las que dejan huella. Tres días con Paquito y Vincenzo matan a cualquiera, imaginad a un pollo que pasa del medio siglo y que está en la desesperada búsqueda de su zen. Al mismo tiempo se agradecen esas gentiles patadas en el culo que te hacen mover el esqueleto amén de que al Paquete le hacen falta unas horas de meditación y de relajación para quitarse el estrés que lleva en el alma, ya que el del cuerpo no tiene remedio. Venga, vamos. Vamos, venga.

En fin, gruñón me apodan, claro, como no va uno a serlo con semejante manad de ñus en estampida. Que si es tarde, que lentos sois en levantaros, que perdemos el momento bueno, que venga vamos, que vamos venga, que está el día muy malo, que no podemos salir, maldito poniente, que la mar está mal, que a ver donde vamos a pescar, ¡jope que picada!, ¡como mola este bicho!, ¿es grande no?, vamos a seguir que la pesca está bien, uuufff la pesca fatal, mejor volver a puerto, aquí no se saca nada, ¡que lubina más bonita!, ¿y eso que tira tanto que es?.... En fin acaba uno molido. Venga, vamos. Vamos, venga.

Lo cierto es que en el Estrecho un bicho siempre se saca. Paquito sigue creyendo que es por merito suyo, la realidad es que Vincenzo y yo somos muy buenos pescadores y al final siempre apañamos algo, pero ¿cómo se lo dices al nene, con lo susceptible que es? Así que le aguantas la vela y a decirle lo bueno que es llevando el barco, que bien se conoce los sitios y todo el rollo que sigue. Lo que hay que hacer para que te lleven a pescar... Siguiendo, allá vamos, con un poniente que se empeña en quitarme los cuatro pelos que me quedan en la cabeza y la mar que desde luego ganas de recibirnos tiene poca. ¿Será por sitios? la bahía de Algeciras es mu' grande y siempre hay un rincón donde meterte para mojar señuelos. Venga, vamos. Vamos, venga.

Pero no hay que dejar de intentarlo, los Bonitos ya están allí y todavía la mar aguanta, vamos, nos mojaremos pero tampoco es nada del otro mundo, a parte por Vincenzo que se empeña a venir al Estrecho como si estuviese en el desierto, sin un mísero chubasquero. Así se pone de malo cada vez, parece que le tiene alergia a la tierra de Cái (Cadiz para los que no hablan andalú).  Ná, muchos pájaros haciendo que están siguiendo peces pero no se ve ni una aleta mayor, un salto o una ataque. Pal resguardo vamos. Venga, vamos. Vamos, venga.

Allí cada loco con su tema, Vins con el casting y una nueva cabecita plomada de Decoy que parce una decoración de Navidad, el Paquete con un Jugolo, Mario en puro estilo rockfishing con cabezas plomadas y vinilos y servidor empeñado en probar su nuevo montaje con el plomo drop shot en la cabeza de la Virago de 4". Pim pam, pim pam, Vincenzo empieza a sacar distancia. Lamadrequeloparióalniñocomopesca. Una máquina, y los demás detrás con Francisco Javier atosigando a Mario que se queda en el timón y otro italiano dale que te pego buscando fondo y el animal. Venga, vamos. Vamos, venga.

De como funcionó la Virago hablamos la semana pasada pero no ha sido el único vinilo que ha ganado puntos, sino que también la RA Shad de 4,5" también. Lo que extraña es que hasta una Baila de 25cm se la ha embuchado y eso si que es raroraroraro. Mis montajes favoritos han sido el de la bolita de drop shot y con la OMTD T-Power Finesse jig head, muy bonita y elegante, amén de ser eficaz pero en plan burro también he probado una Racing Jig Head de Molix de 1/2oz y aún así he pegado Bailas con la RA Shad. Venga, vamos. Vamos, venga.

El día siguiente, después de la orgía de goma he vuelto al plástico rígido y lo he hecho con uno de mis artificiales favoritos (id apuntando, son el Piper, RA Shad, Virago, SV Craw, Trago vib, Punitor, WTD 110, Habano y...) el Finder 110. El engendro ese aparte de lanzarse más que decentemente a pesar de su escaso peso, nada como pocos. Así es, servidor a menudo lo mete en el agua a tres metros de la quilla y lo mueve solo para ver como se menea, no hay cosa igual en el hemisferio norte. Lance y picada. Mecagienlamarsehasoltado. Siguen más lances hasta que llega la primera baila, luego otra y finalmente en el punto X del lugar Y empieza el festival. Muchas picadas muchas a cualquier señuelo cualquier, con dos Finder 110 que cosechan  amistades con o sin puntitos, y la tripulación que explota de felicidad. Venga, vamos. Vamos, venga.

El día se acaba en gloria, en otro "honey hole" de donde salen peces como conejos de una chistera. No paro de sacar Sea Bass y hacer fotos, hay tal confusión a bordo que hasta yo dejo de gruñir, casi se me escapa una sonrisa pero me doy cuenta a tiempo y me doy la vuelta, para que nadie me vea. Ya sabéis, un mito se destruye en dos segundo y no es cosa ¡con lo que cuesta construirlo! Venga, vamos. Vamos, venga.

Hasta la próxima nenes insoportables. Besos del gruñón.

1 Comment

Hace unos días Jackson me ha enviado su nuevo catálogo y una muestra del nuevo Artist 180 Slim (todavía no disponible), una virguería de señuelo larguilucho y totalmente anoréxico. Me gusta, mejor dicho, me gustan por alguna extraña razón, de la que se me ocurren de vez en cuando, me dan mucha confianza estos señuelos tan finos. Más que los otros.

No existe una explicación racional para lo que acabo de afirmar, probablemente en natura hay más peces regordetes que delgados y la consecuencia debería de ser que señuelos más anchos y gruesos tengan más éxito. Y a lo mejor lo tienen, pero el diseño puede con mi lógica y me vendo por un plato de lentejas.  Así que llevo una semana con el Artist encima di mi mesa de trabajo y entre una paliza al teclado y otra lo cojo, le echo un vistazo, juego con los sonajeros y vuelvo e dejarle en paz por un rato. Desde que he empezado a trabajar con Molix el tema del diseño de los señuelos ha dejado una huella bien definida dentro de mi débil cabecita, y me gusta observar cómo se desarrollan los prototipos, desde que llega el primero hasta que sale el producto acabado, con todas las mejoras a las que está sujeto a lo largo del parto.

No es por nada que el Audace siga siendo uno de mis “slim” favoritos, un buen ejemplo de diseño arriesgado y novedoso, más innovador por ejemplo del  Tide Minnow Slim, señuelo excelente y bien bonito, pero de corte más tradicional. Leí por algún lado que este tipo de artificiales se crearon para aquellos momentos en que se mueven mucho los Lanzones, de silueta tan escuálida y riquísimo alimento para las golosas lobas del Atlántico. Me lo creo, no por nada el hombre es el animal más inteligente (aunque a veces no lo parezca) que pisa la tierra. Observa, analiza, estudia y finalmente se inventa algo para salirse con la suya y progresar. En la pesca mucho se ha avanzado desde que vieron la luz los primeros señuelos pero, si os fijáis un momento, el Rapala Original Floater tampoco se podía definir obeso, ¿era quizás el precursor de los “slim”?

¿Qué opinión os merece este tipo de señuelo? ¿Le encontráis alguna ventaja práctica a la hora de contar picadas y capturas o ni fu ni fa, en fin más de lo mismo? ¿Qué tipo de pez pasto ronda por vuestros lares y cuál sería el señuelo que más se le asemeja? Y finalmente me gustaría saber si las migraciones de los cardúmenes de carnada asumen importancia en cuanto entran en vuestra zona de operaciones, tanto que hay que adaptar el estilo de pesca y obviamente los señuelos a utilizar.

Os dejo con unas cuantas preguntas y la curiosidad de escuchar la palabra de los ribereños, siempre al loro sobre lo que pasa en su entorno. Gracias

3 Comments

El otoño avanza cabroncete este año, frío pelón y las castañas que arden. Asusta un poco como antipasto del invierno, vete tú a saber qué es lo que nos espera, mejor revisar la calefacción y la caldera, la mía de marca famosa es más mala que un hipopótamo haciendo volteretas laterales. Cada dos por tres me deja sin agua caliente mientras estoy en la ducha totalmente enjabonado y si no hay nadie en casa que venga en mi auxilio la paso canuta. Cosas del hogar que a pocos importan, tiramos p’adelante que no se cómo va a acabar esto.

A si...ahora recuerdo, estaba pensando en nuestros animalitos favoritos y como atraviesan las Navidades o la semana blanca, que me da lo mismo. Ya sé, algunos se quedan. Perezosos o adaptables no se alejan de su zona, inclusive se mantienen en forma comiendo de lo lindo una vez desaparecidos sus más cercanos competidores. Otros se van pero... no se van. Me explico, antes del lanzamiento de tomates, se iban mejor dicho pero ahora  han decidido establecerse por aquí una vez haberse encontrados más tranquilos y menos cercados, nunca mejor dicho. Así que tenemos a los rojos, no los de Mao sino los de Neptuno, que pastorean a sus anchas por las costas del Mediterráneo y en el embudo entre dos tierras allá donde las columnas de Hércules. No se van los jodíos ni a tiros y encima cuando llega el otoño vuelven a subir a la superficie deleitando grandes y pequeños.

¿Pero adonde van las Anjovas y los Palometones? Eso, chichos, me tiene muy intrigado. Desconsolado diría, sufro por ellas pobrecicas que migran para aquí y luego para allá, un trajín de narices para peces costeros que tampoco tienen el motor de un Atún. Pero al parecer pocos saben con exactitud las rutas de estos animales ni, por lo que tengo entendido, hay estudios científicos que avalen alguna teoría, pos claro, no tiene interés comercial y nadie se gasta un céntimo por ellos. Ni Fishbase ni Wikipedia se han enterado, y seguimos con lo mismo de siempre...que se van y se van, ya está. Lo que sabemos es que durante el avanzar de la temporada más fría se encuentran en buen número en el Estrecho, donde al parecer hacen un pit-stop, repostan a base de calamares y sardinas y probablemente siguen el viaje hacía las más cálidas costas del Atlántico norte africano. Digo yo claro, esta es harina de mi saco y se sabe que de biólogo como de listo tengo lo justo.

Aún así hay otro misterio, y es que no todos se van, algunos, quizás los más vagos o menos espabilados (o los más listos, vete tú a saber) se quedan y siguen dando alguna que otra alegría al pescador que los buscas en el Mediterráneo. ¿Y eso como se come? ¿No están todos los bichos regidos por los mismos patrones? ¿Habéis visto algún ñu o cebra que se queda en el Masai Mara cuando otros tres millones de cuadrúpedos se ponen en marcha para las cámaras del National Geografic que siempre los espera, vaya mala leche que tienen, en el río repleto de “cocolilos”? Vamos, estaría el mamífero acojonado de acabar solo aún teniendo seguro de vida y to’. ¿Y porque los peces van a su bola? Digo yo, si madre naturaleza les ha dicho que tienen que irse pues que se vayan, que sino aquí nos volvemos todos locos y no nos enteramos de nada.

En fin, cuando el jueves saldrá este delirante estornudo bloguero estaré intentando meter manos a uno de esos caprichosos y anárquicos animales en aguas del Estrecho. ¿A ver si este año se han quedado todos en el Med y me dejan sin ver cola? Es que de estos rebeldes no se puede fiar ni su padre...por cierto ¿reconocerán los padres a sus hijos?¿ Y a los nietos? Acabo aquí que la cosa va deslizando por un hoyo sin fondo y es horario de niños todavía. Saludos buena gente, que tengáis un buen fin de semana J

La verdad es que hasta hace casi un añito, las Barracudas de casa nuestra me dejaban un poco frío. En mi aguado cerebro navegaba ofuscado el recuerdo de un pez muy soso de pescar, que peleaba poco y encima era difícil de engañar con un señuelo. En Septiembre del 2010, durante una sesión endemoniada en el Estrecho me volví a topar con ellos, y mira tu por donde, los animalitos me hicieron sudar las siete camisas antes de poderles fotografiar. "Cosas del Estrecho" pensé en mis adentros, allí la corriente es muy fuerte, que si las mareas, que si el agua más fría, en fin una pelicula para mi solito, como intentando convencerme que al final no era para tanto...pero la mosca ya estaba detrás la oreja.

Este otoño, embarcado con mi respetadísimo skipper catalán, me los volví a encontrar por el camino, inesperados, pero bien recibidos. El primero entró al Habano, pero lo gracioso no fue que intentara zampárselo mientras lo movía de aquella manera tan sexy, sino que se abalanzó sobre el pobrecito cuando lo tenía parado, y a pocos metros del barco: casi me da un infarto. En el mismo día entraron más, y todos seguían el mismo patrón: parada en seco, poca lucha o nadando hacía el barco y una vez cerca una lucha a muerte con caña doblada y freno chirriando como una cotorra en celo.

¡Vaya! Al final me ha tocado hacer la paz y pedir disculpa al sindicato de Barracudas & Espetones, ahora cuando voy a los sitios pregunto:¿Hay Barracudas?

Last updated by at .