Tag Archives: devolver

3 Comments

Titulón y bien merecido porque ya tenemos en España una página en castellano enteramente dedicada a la captura y suelta. Nace de las cabecitas de tres jóvenes pescadores con las ideas muy claras, Sam, Miguel y Pablo, que han querido enfocar el tema de forma muy contundente justamente con un blog, este medio de "transporte" de noticia barato, asequible y al mismo tiempo muy eficaz. Ya que vivimos la época de las redes sociales también hay un grupo en Facebook que en pocas horas ya ha cogido  fuerza y amigos, se han inventado un logo muy bonito y lo único que necesitan es nuestro apoyo y quizás nuestras aportaciones.

En Catch & Release Saltwater Spain, este es el nombre del blog, hace falta sangre. Sangre fresca, sobre todo de pescadores jóvenes que se acerquen y digan en voz alta "Yo práctico la captura y suelta", y la practiquen de verdad. La batalla para la C&S en el mar todavía no está ganada, seguimos en ello porque es muy complicado hacer entender a la gente que también en el mar hay un límite que no se puede pasar, que a pesar de la crisis no te puedes llevar todo venderlo al restaurante y llenar el arcón, que por muy grande que sea, también el charco agota existencias y al final nos quedamos con un puñado de moscas en las manos, y no precisamente efímeras para pescar. Esta campaña empezó hace ya muchos años, demasiados para que me apetezca recordarlos, y es realmente emocionante ver que hay buena gente que recoja el relevo y siga en primera línea.

Caranx.net apoya esta iniciativa e invita a todos sus seguidores (los tres o cuatro que haya), a apuntarse a la web de la Captura y Suelta y a participar en la página de Facebook. No es para mi, ni pare ellos, creo que es para todos nosotros.

14 Comments

Ya sabemos que hay más de un descerebrado que anda suelto por el patio, y me pregunto si no habrá algún que otro de estos ejemplares que se dedique a rellenar la sartén con la cosecha de los enanos. Desde luego no me preocupan los peces que de por si son de talla pequeña, pero me tiene bastante preocupado lo que pueda pasar con los Meritos, Lubinitas, Sarguitos, Doradidas y otros depredadores que se dejen seducir por un pequeño jig que pase por la guardería.

Ya que no hay mucho que podamos hacer los suyo sería mantener el acelerador pisado sobre el tema de la captura y suelta, extremadamente importante en este caso, y enseñar cuanta más fotos posible de peces devueltos al agua. No se si me preocupo estoy preocupando en balde porque nadie se va a llevar a casa un Mero de 15cm, pero por si a caso....

Echad un vistazo a este vídeo de de Sam Bosch, lo deja todo muy clarito y no perdáis de vista su blog, creo que es una referencia del Rockfishing en España

3 Comments

Hay numerosos estudios que demuestra que pinchar la vejiga natatoria de los peces cuando llegan a la superficie hinchados por el cambio de presión es muy dañino. Se supone que hasta un 40% (estudios hechos por científicos federales en EEU, Golfo de México) de ellos mueren, y es un impacto muy alto en la población de las especies bentónicas u que en general llegan a padecer este trauma.

El amigo Ballyhoo, hace ya mucho tiempo en el forum nos enseñaba un sistema que utilizan en Brasil para devolver los Meros, una especie protegida. Un anzuelo con la muerte limada, atado por la curva a un cavo de 30 a 50metros y con un peso de dos o tres kilos que cuelga de la pata. El anzuelo se inserta en la mandibula inferior del bicho y se baja hasta la profundidad deseada, una vez que el pez recupera su capacidad de nadar se libera solo o simplemente tirando para arriba del cabo lo desenganchamos.

Este sistema artesanal funciona de maravilla pero un Capitán de barco de EEUU, Jeffrey Liederman ha diseñado una herramienta un poco más sofisticada que Capt. Harry's, la tienda de Miami, ha producido y vende. Se llama SeaQualizer, recuerda un poco el Boga Grip y podeís ver como funciona con los Meros de Florida en este vídeo.

7 Comments

Tenemos ya bastante radicales por el mundo que no nos hace falta ni uno más, o eso creo, por esta razón me gustaría volver por un momento a abrir el debate sobre la captura y suelta, un tema que dimos por zancado hace un tiempo y del que no se ha vuelto mucho a hablar. Hace ya muchos años me presentaba en los foros llevando el estandarte de la captura y suelta en el mar; recibía mi buena dosis de abucheos y tiraba p'alante, como si la cosa no fuera conmigo. Era un radical, o por lo menos actuaba como tal porque, a mi manera de ver las cosas, en ese momento hacía falta. La cultura de la captura y suelta no estaba ni desarrollada ni mucho menos presente en la mentalidad general, y pensaba que a lo mejor hacía falta subir un poco más el volumen, para que se me oyera mejor. Era una batalla que quería librar si o si, e intentaba poner semillas allí donde podía, con la ayuda de unos pocos cruzados, que apoyaban el "movimiento".

Casi quince años después las cosas han cambiado, muchos en algunos casos y poco o nada en otros. Dejamos de lado los que no solo no han querido cambiar el chip sino que todas las veces que han podido han vendido el pescado, superado los cupos máximos de captura y alardeado de su insuperable ignorancia y falta de civismo, para esta gente no hay nada que se pueda hacer. Vamos a lo bueno, a la botella media llena y nos centramos en todas esas personas que se han dejado atrás las escabechinas de la edad media y aquellos que desde sus comienzos, se han dedicado solo a la pesca con cebos artificiales y han devuelto el pescado al agua con cuidado.

También aquí hay algún que otro radical, conozco algunos que ya no se atreven a matar ni una mosca, y que cuando se le muere un pez casi le hacen un funeral y se ponen de luto. Tampoco es así y os cuento porque pienso que hay que moderarse. Mi frustración más grande, teniendo en casa dos fieras que adoran el pescado y que por lo menos tres veces por semana lo piden a gritos, es que nunca lo que pueda preparar en la sartén o en el horno es de mi cosecha. Creo que hay pocas cosas tan bonitas como compartir con tu familia o con unos amigos en una buena cena, algo que tu mismo hayas engañado, peleado, capturado y hasta limpiado y cocinado. Osea, lo que por vivir tan lejos del mar, nunca he podido hacer. Esto significa que si un día tienes la suerte de pescar ocho Llampugas, que devuelvas siete y te quedes con una para la cena, no tienes porque sentirte culpable o que de alguna manera estás afectando al medio marino o desequilibrando el ecosistema. Simplemente has actuado como tus ancestros, pescadores o recolectores, que vivían de lo que eran capaces de atrapar o cultivar con sus callosas manos.

Dicho esto, sigo disparando a ráfaga contra los esquilmadores que nada dejan con vida con la escusa de que si hay que hacer un favor al vecino, a un amigo o al portero, y que matan todo lo que sube a bordo, como si mañana se acabara el mundo o el arcón no estuviese al 100%, que por esto me ha costado 500 pavos. Llevarse algo para la cena=bien. Llevarse todo para la vana gloria=mal. No busquemos escusas, no nos hace falta matar todo por compromisos con terceros, son mezquinas escusas que se caen por su mismo peso; esta gente mata todo para dar de comer a su ego y su egoísmo, y luego se queja que ya la pesca no es como antaño...

Si este tema os parece interesante podéis expresar vuestra opinión poniendo un comentario, que para este post están habilitados

No fuimos a por ellos, fueron ellos que vinieron a por nosotros, y se toparon con el justiciero del Delta. En pocos metros de agua, a pocas millas de la costa y con caras de pocos amigos, se levantaron los rojos, entre un soplido de Levante y un atardecer ensombrecido por unos nubarrones del trece. El que pegó el señuelo del Maño tenía mala uva, con un piercing en el labio y la aleta a lo mohicano mordió y sin disculparse ni nada, salió corriendo hacía el siguiente código postal, pobrecito de el. Después de los dos primeros arranques se encontró con dolor de cuello y las pulsaciones de un colibrí;el amigo que tenía la caña en la mano había puesto las reducidas y engranado la marcha atrás, ya la correa no estaba tan larga, pero si apretada. Al ver el casco volvió a ponerse chulo, y dobló hombre y caña, pero fue como el canto del cisne, al minuto ya estaba de vuelta con la boca abierta.

Se le esperaba a babor, con el lazo prieto, listo para agarrarle de la cola pero se dejó querer un rato más, la operación, hay que decirlo, no es de las más fáciles. Finalmente un tal Buffalo Bill pudo con el animal, y con la cola fuera del agua, se quedó allí respirando a la espera de aclarar la bañera para las fotos de rito. Subió a bordo sin rechistar, sabía que había allí un ambiente amigable de gente respetuosa de las leyes de los humanos y que le iban a soltar enseguida, y así fue con gran frustración del fotógrafo; en 30 segundos se despachó la sesión y el torpedo volvió al agua. Le echamos unos 30/40 kilitos, cinco para arriba, cinco para abajo, el año que viene hará un mogollón de atuncitos...aaaahhhhhh, que historia más entrañable y que maravilla el regreso de los Atunes en el Mediterráneo!

Last updated by at .