Tag Archives: desconocido

1 Comment

Hace poco estuve pescando con unos amigos y el día marchaba como un reloj Suizo; los bichos parecían famélicos y no había manera de hacer una buena sesión de lances sin tener un ataque, que es lo que más tercia por nuestro enfermito Mediterráneo. Iba con mi cañita de Hello Kitty y señuelos grandes como una moneda de 5 duros sin el agujero en el medio y estaba la mar de feliz haciendo fotos y sacando criaturillas resbaladizas.

Después de las primeras picadas, ya comprobada una vez más la eficacia del Piper, más convincente que un billete de cien euros, dejé puerto seguro para empezar a explorar los siete mares, es decir la caja y los tubitos rellenos de señuelos que estaban todos deseando darse un chapuzón y ver que se movía por debajo de la superficie. Como dichoso mago empecé a sacar trastos de los bolsillos y darles coba; que si lanzo para aquí y luego para allá, que si lo cambio, le pongo plomo o le añado una colita… En fin, otra vez más contento que un pingüino en una nevera porque estaba enredando con todos mis juguetes, tal niño despreocupado y con los deberes ya hecho.

La realidad es que una vez apagada la ansiedad de captura me encuentro muy a gusto probando trastos nuevos, experimentando que se diga. Mucho me temo que de esto también va mi trabajo, sino al final no tendría mucho que contar si después de veinte años estuviera todavía lanzando Aile Magnet, pero además del deber, en la búsqueda de nuevas combinaciones ganadoras, está el placer. De haber seguido pescando todo el día con el Piper simplemente hubiese sacado un mogollón de peces pero no hubiese descubierto que hay otros artificiales extraordinarios que sacan peces en el mar y que probablemente en otras circunstancias no hubiésemos no solo probado, sino que ni siquiera traído.

Lo mismo me pasa cuando voy a pescar con los pocos que todavía me aguantan, no hago otra cosa que darles el coñazo para ir a probar “otras” zonas, para echar un par de lances en aquel rincón que nunca jamás han probado o que, de haberlo hecho sin tener éxito habían descartado de la lista de los buenos. Me encanta, no puedo evitarlo, huyo del:”Mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer”, me parece frustrante tener que volver a repetirse sin salvación cuando para lograr un éxito lo único que hay que hacer es fracasar unas pocas veces.

Estoy seguro de que todos tenéis en casa unos señuelos que jamás habéis probado en el mar, los más absurdos si cabe, pero os invito a que le deis un “chance” porque podrían ser reveladores y dejaros con la boca abierta. Hasta la próxima, pequeños exploradores, os contaré un poco más en detalle que es lo que he descubierto. J

Acabo de volver de Molinella, un pueblecito en la campiña Emiliana, donde se encuentra la sede de Molix y han sido un par de días muy instructivos, donde he tenido la oportunidad de ver algunas novedades, varios prototipos, y aprovechar de la presencia de Max Mughini.

Max, con más paciencia que un santo, se ha puesto manos a la obra para explicarme en directo y en vivo, en la piscina donde se hacen la pruebas de natación de los señuelos, como funcionan algunos modelos. Ha sido muy instructivo, ya que no tenía idea de que algunos vinilos se podían montar d euna manera tan poco convencional, o que un crankbait pudiese nadar como el Vario, un nuevo señuelo con un design espectacular, y con unas características que volverán locos a los amantes del bass.

Volveremos a hablar de eso en más detalles más adelante, pero de momento os enseño la foto de una novedad que ya está lista para las pruebas definitivas. Hay 6 en total, dos se han quedado en Italia y cuatro las he robado para probarlas con otro amigo aquí en España. ¿Alguien tiene idea de que se trata? Minnow? Popper? Stickbait? Las apuestas están abiertas pero os aseguro que es uno de los señuelos más curiosos y bonitos que he visto en mi vida.

Last updated by at .