Tag Archives: depredador

3 Comments

A ver si me aclaro, ¿no eran las doradas aquellos pececillos entrañables que los surfcasters adoran y que se pescan con mejillones, tita o gusano de todo linaje? ¿No deberían de ser criaturas que andan buscando sus alimentos en el fondo sin que en su dieta aparezcan alevines o minitalla destinada a depredadores más serios? Este mundo amigos míos va del revés, os cuento una historia del terror, meter los niños en la cama.

Resulta que hace un año o algo más algunos empezaron a ver sus señuelos atacados por doradas de tamaños sospechosos, inclusive pequeñas que se tiraban a señuelos duros de 5 o 6 centímetros, que desde luego nunca jamás estuvieron diseñados para trincar espáridos por cuanto locos o drogados estuviesen. Finalmente la Dorada, a diferencia del “Bream” Australiano siempre ha estado arrinconado al banquillo de los depredadores,  juntos al Sargo quizás, que también en estos últimos tiempos ha cobrado un poco más de popularidad gracias al Rockfishing. Ahora resulta que se han vuelto majara y que son más agresivas que las Anjovas después del bunga-bunga y se lanzan hacía todo señuelo que las saque de sus casillas. Hablo por mi experiencia personal, y se que hay otros amigos que han hecho caminos parecidos, todo empezó con el Piper ese caramelito de Molix antaño puesto a remojo solo para engañar Black Bass sospechoso. En tres lances en un bajío del Delta se ganó los galones y en pocas semanas se había corrido la voz que había un imán al que las Doradas no se podían resistir.

Chachipiruli, ¡qué alegría haberlo descubierto, a lo mejor me suben el sueldo! Sin embargo, en estas sesiones de pesca mixta que de vez en cuando realizamos con equipos ligeros resulta que no es solo el Piper el matadoradas sino que estos pequeños asesinos disfrazados de corderitos se tiran con ganas a buena cantidad de ofrendas directamente derivadas del petróleo, sean blandas o rígidas. Suben a los paseantes, engullen gominolas como aspiradoras y le pegan algún que otro meneo a un buen jerk maniobrado con soltura. Po’ vale, tenemos un depredador más que añadir al listado de lospecesquemegustapescar, pero la historia no se acaba aquí ya que, en un largo día de paseo con los tobillos a remojo descubrimos que las Doraditas de las narices son como Pirañas que no se comen la vacas, pero atacan con violencia señuelos absolutamente inesperados. Con la edad uno se hace más sabio o más idiota, y supongo que a mi me ha tocado la segunda hipótesis, por lo tanto aprovecho dichosa demencia senil y meto en las cajas de los señuelos cosas que sinceramente no deberían de estar allí.

Esta vez traje un FS Spinnerbait de Molix, por si la mosca me dije, a lo mejor vamos al río y mola usarlo. Lo ato al bajo y en tres lances tenía una escuadrilla de Doradas siguiendo el spinnerbait : “¡Fíjate que monas, lo siguen pero no se atreven a atacarlo!” dije inocente a mi compañero de pesca, y al siguiente lance la puntera de la caña empezó a vibrar como el retrovisor de un Harley Davidson. Cada lance una nube de Esparidos llegaba a morder el señuelo hasta a un metro de los waders de este servidor, sin lograr quedarse enganchadas. Podía haber puesto un pequeño triple en el anzuelo y seguro que justiciaba la mitad de ellas sino lo que quería realmente era que una mamá dorada se metiese un buen almuerzo y posase para mi foto. Así fue, y una buena pieza se dejó seducir por el encanto de las falditas y palitas brillantes y me dobló la caña como un sauce. Llamé a mi compi más cercano y le dije de apresurarse con la sacadera porque esta no iba a durar mucho y así fue, se soltó cuando estaba a punto de meter mano al bajo y volvió a ganar su libertad. Un poco tristón dejé caer el spinnerbait en la caja y siempre en plan pequeño experimentador puse mano a un SV Craw de Molix montado con una pequeña cabeza TPower finesse. Empezaba una nueva aventura.

Lance tras lance el vinilo sufría torturas de cada tipo y después de tres o cuatros ametrallamientos volvía al hogar con menos patas que una pelota de baloncesto y hasta que no se me agotaron las reservas seguí disfrutando como un enano con semejante guerrilla, esperando siempre que el Godzilla de las Doradas decidiera meter fin el sufrimiento del pobre plasticorro. Podía haber recurrido a gomas más pequeñas, las tenía, pero no me interesaban las doradas pequeñas, quería el bicho, una vez más para la foto que para otra cosa. Al caer del sol volví a montar el FS Spinnerbait y empezó otra vez el traca-traca, pero esta vez se quedó la bicha y obtuve mi foto, más feliz que un asno con una canasta zanahorias. Mientras, había pegado Doradas con el Thasis, el Punitor y mis amigos iban por la doscientos cuarenta y siete con el Piper, el Gunfish y otros pequeñas diabluras. Así hemos llegado al final de esta historia de asesinos en serie que como el vecino del cuarto parecen  no haber matado un mosca y sin embargo se tiran a unos señuelos de reacción como un GT hambriento.

Hacedme caso nenes, este mundo va del revés.

La verdad es que hasta hace casi un añito, las Barracudas de casa nuestra me dejaban un poco frío. En mi aguado cerebro navegaba ofuscado el recuerdo de un pez muy soso de pescar, que peleaba poco y encima era difícil de engañar con un señuelo. En Septiembre del 2010, durante una sesión endemoniada en el Estrecho me volví a topar con ellos, y mira tu por donde, los animalitos me hicieron sudar las siete camisas antes de poderles fotografiar. "Cosas del Estrecho" pensé en mis adentros, allí la corriente es muy fuerte, que si las mareas, que si el agua más fría, en fin una pelicula para mi solito, como intentando convencerme que al final no era para tanto...pero la mosca ya estaba detrás la oreja.

Este otoño, embarcado con mi respetadísimo skipper catalán, me los volví a encontrar por el camino, inesperados, pero bien recibidos. El primero entró al Habano, pero lo gracioso no fue que intentara zampárselo mientras lo movía de aquella manera tan sexy, sino que se abalanzó sobre el pobrecito cuando lo tenía parado, y a pocos metros del barco: casi me da un infarto. En el mismo día entraron más, y todos seguían el mismo patrón: parada en seco, poca lucha o nadando hacía el barco y una vez cerca una lucha a muerte con caña doblada y freno chirriando como una cotorra en celo.

¡Vaya! Al final me ha tocado hacer la paz y pedir disculpa al sindicato de Barracudas & Espetones, ahora cuando voy a los sitios pregunto:¿Hay Barracudas?

lago nasser, perca del nilo, lates niloticus, nile perch
Una perca del nilo de tamaño ya decente

Desde que he vuelto me falta tiempo. Tiempo para escribir, tiempo para editar las fotos, tiempo para estar con la peque y mi mujer. Sin embargo, no se puede retrasar un report de un viaje, se hace viejo, caduca, como el salmón ahumado. Así que disparo por la red un aperitivo, para que se quede viva esta páginita llena de tonterías e historias de bichos con escamas. Espero un momento de paz para poder contar por pelos y señales lo que pas´oen mi primera aventura tropical de agua dulce desde hace muchos años.

Para los más ansiosos las Percas colaboraron pero con cuentagotas. se dejaron desear, como nenas guapas que saben de serlo, la historia del hombre se repite..... Hubo poca actividad, suficiente para que cada uno se hiciera con su reducido trofeo y pudiese añadir una mueca más al corcho del mango de la caña. Lo mejor, el silencio del desierto nubiano, la barca nodriza, la comida y sobre todo la compañía de 4 personas inmejorables.

Volveré al ataque, tened paciencia por favor...

Bien, lo de los cubatas cuadraba pero ya hemos hablado de ellos, así que en este caso nos centraremos solo sobre las Cuberas Cubanas. Las que nos han tocado en este último viaje, poco más de una docena, con 4, digo cuatro, que se han dejado fotografiar.

Vicente explora el horizonte mientras Mario lanza en búsqueda de una Cubera

Lo que pasa con esos Lutjanidos es que van a piñón fijo. No se equivocan, no se pierden o desvían. En su cabeza tienen un plotter con las marcas de todas las piedras, cuevas, cantos o peñones de coral que hay en alrededor. Una vez detectado el peligro engranan la primera y salen como cohete Fallero. Dirección piedra 722, 22º a babor, cueva en dos alturas, muchos corales en el patio delantero: ¡Bang! Se acabó la historia. El pescador desprevenido recupera cabizbajo su leader hecho trizas y se pregunta lo que le ha ocurrido. Creo que más o menos he pescado todos los depredadores que se puedan sacar con señuelos y en mi vida he encontrado alguno que tenga las ideas tan claras como las rojas. Que te ofrezca tan poco margen de error, o sea ninguno, y que al mismo tiempo sean tan difíciles de hacer picar y sacar con éxito. Y ojo, que estoy hablando de las Rojas de los Jardines (Lutjanus cyanopterus), no las Africanas o las del Pacífico, con esas es otro cantar ya que se pescan en ambientes diferentes.

La dura vida de un Stickbait

Dicho esto, y por si alguien no lo ha captado, para mi la Cubera del caribe es el bicho más emocionante y difícil que hay para pescar a popping pesado, vamos a nuestros encuentros. La primera, o mejor dicho las primeras, entraron casi juntas mientras (¡como no!) pescábamos con equipos ligeros. Poca agua, bastante oleaje y un pequeño Thunder Dog rosa que se desliza amenamente sobre la superficie agitada. Sube un gorrino con los colmillos para afuera y rápidamente entrelaza las coordenadas y vira hacía su escondite nº 433. Al segundo otro sube a por el paseante de Mario, pero se desanzuela enseguida… En la mano tengo una Lamiglas Travel de baitcasting con un Team Daiwa Fuego, freno máximo a lo mejor 5 libras… El animal se desplaza unos 50 metros en un par de segundos y enchufa hacía una piedra enorme y marrón a mi izquierda. Pongo presión con el dedo sobre la bobina y me quemo un poco la yema, la caña hace lo que puede es una varita de 40g y casi parece que le viro la cabeza y consigo hacerle cambiar el rumbo. Sin embargo no hay na’ que hacer, ya ha llegado y el bajo de 50lb se parte como mantequilla.

Todas las Cuberas grandes se devuelven al agua. En primer lugar para preservar los mejores genes, y luego porque no son comestibles, ya que llevan ciguatera

Cambiamos de equipo pero no de lugar. Con la Saltiga GT86 y el Saltiga 6000GT me siento algo más seguro, pero no hay que confiarse. Entra otra a un Doggie, un señuelo nuevo de River2Sea que pronto veréis en la tienda, y se tira hacía una roca que tenía al lado. Pongo la marcha atrás y con la ayuda de Vicente que maniobra la lancha le giro la cabeza. Cambia de rumbo, va hacía casa de los suegros y me saca hilo, la bombeo rápido y corto y no le dejo acercarse. Se vira otra vez, en desesperada búsqueda de otro cobijo pero ya ha perdido el partido por goleada, sigue peleando duro pero ya no tiene fuelle. Sube a bordo, aguanta la sesión de fotos y se marcha como una campeona. Debajo de nuestros pies a lo mejor hay dos metros de agua…

Menos roja de lo habitual, ya vencida posa para la foto antes de volver al agua.

El día siguiente pasa más o menos lo mismo, pero esta vez ni Mario ni Vicente creen que es una Cubera. La engancho a 50 metros del barco a estribor, parte como un rayo hacía una piedra que hay a 15 metros a babor, recojo línea como un loco para mantener la tensión, Vicente se lía un segundo, el bicho pasa debajo del barco, tengo que agacharme y meter la caña en el agua para no partir. Gritos de locas histéricas a bordo, marcha atrás rápida para recuperar posición, e animal llega al borde de la piedra pero ya estoy otra vez de pie, y con la línea bien tensa. Bombeos cortos y seguidos, me da igual que saque hilo, yo en realidad no lo estoy perdiendo y por cada bombeo le tuerzo un poco la cabeza y la viro hacía nosotros. Es más grande que la anterior, quizás la más grande que he sacado en los jardines. Posa con dignidad para las fotos y Vicente con amor la devuelve al agua.

Sorpresa al atardecer, obra del maestro Vicente.

Las otras son anecdóticas. Otra picada con líneas ligeras en un bajío con 1 metro de agua y un Ferrari que sale disparado hacía la única piedra que hay a 50 metros de distancia. Imparable. Un camión que sale debajo de los pies de Mario al lado de un manglar y sin tocar el señuelo levanta más agua que un camello tirándose en una piscina desde el trampolín. Unas cuantas picadas una tarde de mucha actividad con pocas que llegan a tocar realmente el señuelo y ninguna que se engancha y finalmente el tanque de 55 galones (así le llamó Vicente) que sube a besar un señuelo de Mario y sin decir ni pío se baja y revienta en menos de dos segundos. Ni falta le hace sacar hilo. Espeluznante. Salen a bordo para las fotos dos más. Pequeñas. Una la engaña Vicente mientras con el popper estaba intentando levantar los Tarpones para que le pudiéramos tirar los bucktails, y otra servidor en un precioso atardecer en Boca De Piedra.

Me disculpen los fanáticos del GT pero no hay color. Efectivamente, el GT color tiene poco pero a parte de eso, sin contar los que puedan llegar a soltarse, en general puedes llegar a tener un 90% o 100% de éxito, aún grandes, mientras con las Cuberas al porcentaje hay que quitarle un cero. Sino que se lo pregunten a mi amigo Oriol, lo que nos pasó una tarde en los Jardines hace unos años. Más de 10 levantamos y enganchamos, pero a bordo no subió ninguna…

Además son rojas. Como la Ferrari. Como la Ducati.

Last updated by at .