Tag Archives: daiwa

Carrete Daiwa Saltiga ZPor fin, llevaba tiempo esperando poner estos carretes en la tienda y por fin lo he conseguido. Esta es una historia de amor que dura ya unos quince o más años, desde que me entregaron mi primer Team Daiwa HA 5000, el precursor del Saltiga, a la oficina. Luego llegó el Saltiga 6000GT, uno de los primeros que aterrizaron en España, con el que libré verdaderas batallas con los GT y con el que empecé a darle caña al jigging, ya que en aquel momento todavía no se tenía muy claro el tema del ratio. Luego llegó el 6000 normal para jigging, un 4000, el 6500 Expedition y así seguido

Ahora servidor sigue utilizando los Daiwa y les tien el máximo cariño, mi arma tropical es el Saltiga Z 5000H que para lo que hago me sobra y sobre todo pesa unos 170g menos que el modelos 6000, que no es poco.

En fin, aquí tenéis la serie completa de los carretes Daiwa Saltiga Z desde el 3500 hasta el 6500 con ratio lento (4,9/1) y con ratio rápido  (5,7/1) que serían los modelos H (de high speed)

3 Comments

¿Y si la verdadera ventaja estuviese en el equipo ligero? No voy a entrar en el zarzal de la pesca light por antonomasia, simplemente quiero medirme una vez más con un tema que, según se van acumulando las primaveras en mi “silverback”, siento siempre más cercano. Me escribía hace unos días con Pedro, un amigo malagueño de antigua cosecha que me preguntaba que carrete acoplar a una Ron Arra 1084-2. En mis desvaríos electrónicos le contesté que había unos nuevos carretes de Daiwa que tenían una pinta estupenda y un ratio de recuperación de 6:1, perfecto para el spinning desde tierra dedicado a Palometones y Anjovas. Entre un bocado al “panino con prosciutto” y un trago de aguita ionizada sugerí el modelo de tamaño 3000, y aquí vino la pregunta que me dejó toda la tarde en blanco:” ¿Un 3000 no es pequeño para los bichos del Estrecho?”.

Ay Pedrito, ¿porque me haces esto? ¿No ves que soy un señor mayor con pocas ganas de batallas tecnológicas y respuestas arduas de argumentar? Así me dejó el hombre, con el jamón atravesado y el agua esparcida sobre el teclado por el síncope que me había dato. Una vez recuperado el control sobre mi cuerpo e intestino empecé a pensar de nuevo – venga, soltad la bromita que os la he puesto a huevo – y le solté un rollo de este estilo: “En realidad creo que un 3000 sería más que suficiente, recordarás que antaño hablábamos mucho de los Shimano 6000 o Saltiga 4500 para Anjovas y Palometones, y resultaron totalmente innecesarios, amén de ser unos ladrillos. En un Daiwa 3000 te entran 185m del 0,30 por lo tanto de trenza de 20 o 30lb entra una barbaridad, más de la que el más poderoso de los palometones pueda sacarte, siempre y cuando enganches semejante animal, y la gran ventaja que tienes es que un carrete más ligero te deja pescar más tiempo, lanzar más lejos porque estás menos cansado y si no pica nada...pues tus brazos por lo menos no estarán hecho polvos”.

Me quedé más ancho que una barrica de roble y así de satisfecho por mi máxima filosófica; una vez más había rebuscado en mis entrañas (¡y dale!) la solución a un problema de máxima importancia a causa del cual la humanidad entera había estado partiéndose los sesos por siglos. En estos últimos años he ido bajando el peso de la parte mecánica de mis equipos por la sencilla razón que saliendo a pescar regulín y pescando una cantidad tan modesta de peces de gran tamaño, lo que tenía me sobraba y tremenda pereza me suponía hacer otra vez levantamiento de pesos con uno de aquellos muertos que gastaba hace solo unos años. Esto desde luego no significa que quien pueda y le apetezca deba de dejar de usar carretes más potentes y pesados, pero para los que mirándose al espejo ven un hombre todavía muy guapo y en plena forma, pero con menos pelo, más canoso y una barriguita incipiente, quizás este podría ser un consejo válido.

En todas las salidas que he hecho al Estrecho, el banco de prueba quizás más extremo que haya en España en este momento, nunca jamás he echado en falta algo más del Certate 3500 que estaba gastando antes de que me hiciera con un Certate 3000H. Bonitos de muy buen tamaño, entre los más grandes que he visto y sacado en mi vida, Barracudas más cabreadas que la mujer del vecino, Lubinas de porte, Anjovas de muy buenas dimensiones y peso, todos rendido delante de un pequeño 3000 cargado de un trenzado de 20 o 30lb (nunca sé lo que tengo puesto en la bobina porque se me ha borrado lo que escribí cuando lo cargué).

He bajado de los casi seiscientos gramos del Saltiga 4500H a los trescientos y algo del Certate para llegar finalmente a los doscientos noventa del Certate H, unos trescientos gramitos de nada. ¿He perdido algo bueno en el camino? Pos, sigo preguntándomelo porque hasta la fecha no tengo la menor idea, lo que si me intriga es el proceso que me había llevado a usar el Saltiga, en algún momento de mi existencia, para pescar por aquí. Imagino que se trató de un revuelo del machote que llevaba dentro, cosas de la juventud. Así que Pedro, amigo mío, quédate tranquilo con tu Daiwa 3000 que va a cumplir con su tarea y si a caso un día te entra el palometón de tu vida y te lo vacía, pues ya sabes de la madre de quien te vas a acordar.

8 Comments

Hay muchos enfermitos por estos lares y me preguntaba que era lo que habían pedido a Para Noel o a los Reyes. ¿Una nueva caña? Un carrete "custom"? Unos vadeadores nuevos? Un GPS?

Este servidor ha pedido el nuevo Saltiga Z 5000H: estoy hasta las narices de tener que ir al trópico pescando con un cochino enganchado el portacarrete y doscientos gramos menos que cuelgan del mango se notan, y muy mucho! El 2011 solo ha sido el principio de una cura de adelgazamiento brutal, en el 2012 no me vais a aguantar por lo pesado que me voy a poner con los gramos que sobran....

Soltar lo que habéis escrito vuestras cartas a los Reyes nenes, que aquí no se entera nadie 🙂

Last updated by at .