Siempre hay un antes y un después

Compartir

La foto es una porquería pero me ha hecho gracia volver a encontrarla. La tiré el último día de nuestro viaje a Los Jardines de la Reina, y es evidente el estando en el que se había quedado el Tanto comparado con uno nuevo que  no había querido sacrificar....