Sao Tomé y la pesca que no fue….

Compartir
Mapa de la isla de Sao Tomé

No sabría muy bien por donde empezar. Un viaje de pesca que sale mal deja mucho espacio para la interpretación, especulaciones, pajas metales y todo lo que sigue. Pero así es de crudo y sencillo, volvimos de Sao Tomé con el rabo entre las piernas. Apaleados y castigados por animales desganados y poco agradecidos.

Un pequeño pargo engañado a spinning

No tengo mucho tiempo para alargar el cuento más de lo que me permite el sueño y el mogollón de trabajo que me he encontrado a la vuelta así que voy a ser escueto. Hemos estado pescando como bestias 5 días seguidos para sacar una docena de bichos de tamaño entre mediano y pequeño. No hemos tenido situaciones de gran emoción, descargas de adrenalina o picadas demoledoras. Trabajo. Mucho y mal pagado.

Nuestra primera captura digna de una buena cena. Un spanish Mackerel bien entradito en carne

Eso si, Sao Tomé merece una visita. Mejor dicho, para pescadores que están acostumbrados a viajar por medio mundo encontrarse con un lugar que dista menos de 6 horas de la capital Lusa, es una bendición. Además de esto, se puede contar con un alojamiento de excepción como el del Omali Lodge, buena comida, un barco excelente y un skipper amable, enrollado y paciente.

Una de las piezas mayores del viaje, la que los cubanos llaman cojinua (caranx bartholomei)

Me ha picado la islita de las narices y pienso volver. No puede ser que no haya pesca, ya sea en Príncipe o en  donde tercie. No me lo creo. He visto los profesionales como pescan y lo que pescan, y estos hombres desde luego, sobre todo si han dejado el vicio de la dinamita, no pueden esquilmar aquello. Van con escopetas de perdigones y a lo mejor hay elefantes. Si es que los hay.

Si es que lo hay.

Una semana es una semana. He lanzado señuelos en lugares mucho peores y con peor pinta con mejores resultados. No me rindo. De momento no me rindo y quiero volver. Malditas Cuberas, ¿donde os habéis metidos?