Report Oman

Compartir

Por fin tengo la oportunidad de ponerme con los reports de los últimos viajes. han sido unas semanas bastante atareadas, y con algún que otro indeseado tropiezo. Prácticamente no he parado de viajar desde Primeros de Marzo, y claro, luego pasa lo que pasa, que las cosas se acumulan. Las historias sobre nuestro viaje en Omán muchos de vosotros ya las han oído. Entre redes sociales, sms y cotilleo de pasillo aquí no se guarda un secreto uno di de coña. Para los que todavía no se han enterado ha sido un viaje espectacular, en cuanto a tamaño de peces se refiere. Ha sido un poco come pescar en el Jurassic Park donde los dinosaurios era los GT-Rex de tamaño furgoneta con remolque.

Viajaba con seis pescadores: tres italianos, dos españoles y un portugués. Algunos bastante verdes en el popping tropical, otros a medio camino y uno experto. Alojamos en un par de casas en un pequeño pueblo perdido al sur del país, en condiciones bastante espartanas, pero con un techo sobre la cabeza, baños y aire acondicionado, y suficiente espacio donde poder trabajar en los equipos. La pesca se desarrolla alrededor de unas islas, que se encuentras a unas 18 millas, la más cercanas, de la costa. No hay muchos lugares donde estacionan los GT, y tampoco hay abundancia de peces, pero no es esto lo que se va a buscar en el mar de Arabia, cuando ya se mete en el Índico. Aquí se busca el animal, el GT de porte descomunal, que aquí se encuentra con regularidad en la temporada buena.

Mucho popping, mejor dicho, casi exclusivamente popping. Cañas potentes, carretes con frenos bien apretados, perdón, muy bien apretados, trenzas de 100 libras y poppers bastante grandes, con las debidas excepciones. Las zonas de pesca pueden ser o bien cerca de la costa o en puntos marcados en los GPS que se encuantran en el medio de un canal, un bajo o un pico que aparece casi a flor de agua. Debido a la disparidad de experiencia de los participantes ha habido  disparidad de resultados también. se han fallado muchos peces, algunos por insalvables, otros por errores del pescador. Sin embargo al final de la semana los números eran bastante escalofriantes.  Miguel y Gianluca han sido los que se han llevado  a casa la foto del bicho más gordo; 56kg. Tened en cuenta que cada GT ha sido pesado con una báscula que llegaba a los 100kg, sujetándolo con una bolsa de esas que se usan para las Carpas y los Siluros, así que no hay estimaciones, sino medidas más o menos exactas (por el desajuste que pueda haber la báscula).

Se han vivido unas cuantas escenas de verdadero caos, con los GT apareciendo detrás de las piedras y allí llevandose de vuelta el señuelo, a muy pesar de los intentos de skipper y pescador. Los hemos encontrado también con los Fusileros, esa carnada azul y amarilla que tanto les gusta, y justo en estas circunstancias se ha llegado a levantar un bando entero de GT enormes sacando uno, en este caso estimado, de unos 40 kilos. Al final de una semana barrida por el viento, e mar movido y días de actividad bien mixta, han salido 4 GT de más de 50kg, 4 o 5 de más de 40kg y varios animales entre 30 y 40 kilos. Cantidades muy parecidas se han contado entre los que se han perdido, y además hemos sacado algún que otro pez de otra especie que también gozaba de un tamaño descomunal.

Sin duda ha sido uno de los viajes muy interesantes de mi "carrera", en mi vida había visto tal concentración de Tirannosauros desemejante porte. En una semana he visto sacar más GT de más de 40kg de todos lo que he visto en 16 años de pesca tropical, en fin, todavía no me lo creo.