Probando cositas inéditas de Molix

Compartir

Y tan nuevas, todavía ni están disponibles en las tiendas. Son dos en concreto las novedades que me gustaría presentar, ambas de Molix, una marca italiana con la que colaboro y que está sacando unos productos realmente extraordinarios. Para ser más exactos, los modelos pequeños de lo que estoy anticipando ya están a la venta, los prototipos que he tenido la oportunidad de probar en mis últimos viajes tropicales, son la talla XL del Proteus y del Finder Jerk.

El Proteus, o "calabacín" por su mote iberico, es un paseante con un morrito que se parece a una Arapaima, y un culo que recuerda el de Jennifer López. Este cacharro se ganará a pulso la simpatía de los aficionados al "top water" por algunas buenísimas razones: tiene una estética acertada, se lanza como un casting jig y nada en manera original y muy efectiva. La versión probada es la de 13cm por unos 40 y pico gramos; tenía de dos colores y ambos han funcionado bien: chartreuse y sardina.

Cuando digo que se lanza bien es que en realidad pienso que sea uno de los mejores señuelos que haya lanzado en mi vida. Mejor que un Ranger, y posiblemente a la altura, como decía antes, de un casting jig de igual peso.

La acción mejor la desarrolla recuperado lentamente, a pequeños tirones y con la manivela a maquina lenta. La cabeza irá golpeando el agua sumando la acción de un paseante a la de un pencil popper, creando un movimiento muy atractivo tanto para los peces que estén activos y en caza, cuanto para los que de atacar artificiales digamos que no tienen muchas ganas. Al ser una acción diferente, es probable que pueda contar con el efecto sorpresa en muchos de aquellos ambientes donde hay una elevada presión de pesca con señuelos. Anilla y anzuelos son de muy buena calidad, los he maltratado en el trópico y han sufrido pero creo que para una pesca mediana en el Mediterráneo puedan ir bien. A lo mejor pondría un modelo más robusto para los Palometones y desde luego, si con el Proteus buscamos Atunes dejar solo un buen anzuelo sencillo en la anilla trasera.

El segundo artificial que he maltratado ha sido el SuperFinder Jerk, el modelo talla Nacho Vidal de uno de los Jerkbaits más vendidos de Molix. Mide unos 20 centímetros y pesa unos 50g más o menos, es un modelo suspending o de hundimiento lento, y está montado con dos anillas y triples de excelente calidad. El señuelo se lanza bastante bien, a veces se balancea un poco en el lance pero con el sistema de pesos móviles gana igualmente distancia. Me encanta como trabaja porque aguanta todos tipos de brutalidades  sin poner nunca mala cara. Lento, a tirones, o a toda mecha, como poseído por el mismísimo demonio, nunca pierde acción, nunca gira sobre si mismo, jamás salta fuera del agua.

En Cuba ha triunfado con prácticamente todas las especies; no me he atrevido con las Cuberas porque no lograba trabajarlo bien con un bajo de 200 libras sino lo intentaba. Sin embargo ha embriagado más de un pargo y varios meros, de hecho justamente uno Aguají es el que lo estrenó. Le veo como pretendiente serio para esta temporada de verano, con Anjovas, Palometones, Dentones y ¿porque no? Atunes. Antes faltaba en la colección, ahora lo hay ¡usadlo!