Miro por la ventana y…

Compartir

Con esta que está cayendo, en todos los sentidos, no se le ocurre a un ratón de ciudad aventurarse por algún río o pantano a pescar. Del mar ni hablar, después de mi post sobre los Smartphone, mis amigos han decidido que entre yo el ¡Phone prefieren el segundo y que me quedo a pié y además la temporada está tardando más de lo esperado en arrancar. Me quedo entonces pegado a la calefacción, mantita sobre las piernas y un té caliente en mi taza de Hello Kitty. A gusto, o eso creo.

Sin embargo aquella pequeña parte de cerebro que todavía sigue funcionando no la puedo silenciar y está todo el día con el run-run dándome la lata sobre lo que le/me gustaría hacer. ¿Vamos por partes o lo suelto to’ de un golpe? Empecemos por el calorcito del trópico que quita los dolores de las rodillas y broncea la piel, por lo menos la poca que se deja expuesta a los fuertes rayos. Me gustaría...me gustaría... estar en Cuba, en los Jardines molestando a las rojas. Divisar ese lomo color cobre que se asoma detrás del señuelo deja una marca indeleble en la retina del pescador viajero.

Asimismo me veo lanzando vinilos en los bajíos de algún lugar del índico, metiéndome con los enanos cabroncetes que patrullan las arenas blancas. Un ballesta así de grande con el hocico plantado en tu vinilo y la cola que sobresale del agua no tiene precio. Tampoco me importaría volver a pasear la playa de Iguela en Gabón y no solo por la pesca, sino porque sé que en mis viajes anteriores he perdido muchas posibilidades de hacerme con fotos de rara belleza.

Se me van ofuscando los recuerdos de las últimas faenas con los Palometones, hace ya mucho tiempo que no lidio con uno de buen porte que ni me acuerdo como era aquello. El cuarto de cerebro que todavía funciona me envía recuerdos de persecuciones de infarto, muchas de las cuales acabadas en un quiebro y el pez que desaparece, ¡que jodíos que son los bichos aquellos! Y no quiero dejar de pensar en aquellas picadas de Lubinas que han desvanecido en la nada, después de un gran estruendo y una cola así de grande que sacude el silencio de la superficie y pone los pelos de punta al paseante.

Miro otra vez por la ventana y la primavera ahora está un poco más cerca, debo de haber tardado mucho en escribir esto, por lo menos han pasado veinte días y el temporal ha amainado. A ver si consigo amansar a mis enfadados amigos y me sacan de paseo, Paquito está sin Bonitos pero no les faltan Sargo y Lubinas, habrá que desempolvar los equipos ligero e ir a buscar alguien que nos quiera, a nosotros o a nuestros señuelos, que el final de lo mismo. ¿Y que tal andarán los bajíos del Delta, tengo más señuelos raros para probar?

¡Caramba, como pasa el tiempo! Se pone uno a escribir y ...

One thought on “Miro por la ventana y…

  1. Una salidita "ande sea" es buena para el espiritu y para el cuerpo y si encima hay peces pues bendito dolor de brazos

Comments are closed.