Merecer el éxito

Compartir

Hace unos días estaba hablando con un amigo cazador de las cosas del afición y salió el tema de los trofeos, un argumento muy interesante también entre nosotros pescadores. Le explicaba que yo ahora, ya mayor de edad, con muchas canas y un puñado de horas de pesca en la mochila, no entendía el afán generalizado de lograr una gran pez o matar un venado impresionante nada más empezar con la afición, sin tener la experiencia necesaria para poderlo disfrutar como debido y muy probablemente sin merecerlo. Me explico mejor. Si no sabes tirar bien o no sabes mover bien un señuelo como puedes estar seguro de que el tiro, o la picada no hayan sido fruto de la casualidad? Se puede matar un venado que asoma la cabeza entre las encinas a 300 metros de distancia y acto seguido fallar otro que está comiendo tranquilo a 50 metros de nosotros. Por la misma regla en el primer viaje al trópico podemos hacernos una foto con un Mero gigante y en el lance siguiente perder todo por culpa de un GT de 5 kilos o no sacar nada más mientras los otros se ponen las botas (y si me cambias los GTs por Lubinas el resultado es el mismo)

El problema es que cuando falta la experiencia, aún siendo tiradores u pescadores con cierto talento no estamos controlando al 100% la técnica y hay cosas que se dejan en manos del destino, que en esta caso juega de juez. Si conseguimos dejar por un momento nuestro ego de lado, después de la satisfacción inmediata de la captura y las siguiente sesión de fotos, hay que plantearse algunas preguntas y tener la frialdad de ser críticos con nosotros mismos.

¿Realmente he hecho todo bien o ha sido un momento de benevolencia de los astros que se han cruzado en el momento decisivo? He merecido este trofeo o simplemente lo he conseguido? Al hacerse mayores hay algunos que se vuelven más exigentes, van buscando retos más complicados, y al hecho de capturar un pez pasa casi en segundo plano, con el como se captura que adquiere más protagonismo. Los bichos de los que tengo mejor recuerdo son aquellos que he sacado pensando "out of the box", en otras palabras contra corriente, o alejándome de lo que normalmente se debería de haber hecho. Lo más curioso es que a veces no se trata de peces de tamaño significativo, sino simplemente de capturas "pensadas" y "curradas".

A veces la ambición choca con el fluir natural de las cosas: un atleta que corre los 100 metros no puede empezar su carrera deportiva batiendo los 9,58s de Usain Bolt, sino trabajando duro hasta ir rebajando tiempos, entrenando y corriendo con siempre mejores atletas y finalmente subirse en el podio de las Olimpiadas. Un poco lo mismo debería de pesar en la caza y la pesca, que en este caso junto por compartir una conducta parecida entre sus aficionados. A parte el ir subiendo de "nivel" de captura poco a poco, sobre todo tener el tiempo de adquirir esa consciencia necesaria para poder marcar cada captura como propio logro, 100% personal, y no compartido con la suerte que de todas formas sabemos ser a veces más y otras menos, presente.

Me gustaría conocer vuestra opinión y si es posible escuchar algún ejemplo que pueda explicar realmente lo que significa haber conseguido una captura que os ha llenado de orgullo, y que sabéis haber merecido y disfrutado de lo lindo.

6 thoughts on “Merecer el éxito

  1. carlos vila

    Actualmente es relativamente facil siendo novato en el mundillo de la pesca sacar buenas piezas, basta con conocer al que sepa "el como" y caerle en gracia, aparte que hay bandadas de PROS (algunos novatos) que solo saben hablar de sitios y peces enormes, parecen que cuanto más hablan de sitios más saben, o eso creen.

    Por mi parte yo empece poco a poco, me acuerdo que cada especie diferente que cojia alucinaba, una simple Aguja, un Dentoncito...aquello era la hostia.

    Para mi el merito esta en pescar en mi zona de pesca piezas decentes, me llena más una Lubina maja en mi zona que ir a un sitio concreto a sacar buenas piezas con la seguridad que voy a triunfar, claro, a veces no hay más remedio, pero me llena más.

    Saludos.

  2. Coincido al 100% en lo que dices, Nicola.
    Siempre me ha pasado lo mismo, si voy a buscar lubinas, con el equipo para lubinas, señuelos para lubinas, etc. y ese día saco un palometón, no siento tanta alegría como si ese día sacara una lubina. En cambio, cuando voy a buscar palometones, con el equipo para palometones, señuelos para palometones, etc. y ese día saco una lubina, no siento la misma alegría que si ese día sacara un palometón...
    Siempre que salgo a pescar me propongo pescar alguna especie de alguna forma concreta, y si saco esa especie de esa forma, ahí es cuando estoy realmente contento con lo que he hecho.

  3. alvaro

    yo a veces me pregunto si, el pez que me ha picado, ha picado por que le he puesto el señuelo que queria a la profundidad adecuada etc. o simplemente ha sido que ha pasado por ahy a visto algo que se movia y le ha atacado sin mas a veces me frusto porque no se si esque no hay un solo pez donde lanzo o es que no estan activos y tengo que buscar el señuelo, la profundidad etc. que les anime a picar.
    saludos 🙂

  4. petre

    Es un tema muy largo .....

    Somos muy diferentes los que llevamos la palabra pescador en la frente . Los que sabemos que vamos a morir con la caña en la mano , osea pescando hasta que el cuerpo nos deja , ya a partir de un punto no tenemos la ansia de conseguir la gran captura !
    Hace unos años pensaba que iba al tropico en algun momento para sacar algun GT camion o algun Doggie , me di cuenta de que no me hace falta , al menos no de la manera que se hace , con guia y tal . Bajo a Canarias , mochila a la espalda y hacerlo por mi cuenta , entra en juego todo lo que sabes ,empezando con algo tan simple como elegir el sitio , y si te sabes este juego lo vas a conseguir .
    Me centro en las "pequeñas" cosas que forman el puzzle ,sacar la conclusion corecta , y una vez conseguido la captura cae !
    Mi manera de pescar lo he desarollado yo , nadie me enseño a pescar dentones . Estoy mas orgulloso de esto que de las capturas en si , y no he tenido problema en compartirlo , cada año algunos sacan su primer denton en mi compañia y esto me llena mas que si yo hubiera sacado algo .
    Hay muchos que se lo toman demasiado serio esto de aprender con tal de obtener la captura , y se salen del camino , porque se obsesionan con la captura y nunca llegan a darse cuenta de que ya saben lo suficiente como para disfrutar de esto .

    Sacar sitios de la nada ,alli donde todos van pero no lo ven , descubrir señuelos que nadie utiliza o reinventar señuelos encontrando nuevas manera de pescarlos , es esto , si eres capaz de hacerlo constantemente y mas , las capturas son tuyas y la suerte tiene un papel de reparto muy pequeño .

    Conozco muchos que si le quitas 3 señuelos que otros le han puesto en al mano y 2 sitios a donde otros los han llevado se quedan con unos espets y poco mas . Aun no conocen el juego , pero algun resultado tienen , y esto les basta para ser felices en esto .

    Las capturas no lo son todo para algunos , para otros si , y no les importa como las obtienen , hasta que le endosas un 8-0 y no entienden como ha podido pasar esto si ellos van con el famoso Saltiga Slender y tu con un minnow sin nombre (lo ultimo en esto es rayar el nombre de la casa escrito en el señuelo , lo miran por todos los lados y les puedes marear como quieres , si pones la cara adecuada jejejejejejejej)

  5. Ferran Bel i Royo

    Este tema lo enlazaría con el de la estrellita, para el que tenía un serio candidato pero el exceso de tiempo dedicado a otros menesteres me impidió responder. He de reconocer que me viene a huevo y mato dos pájaros de un tiro.

    Los históricos habitantes del mentidero virtual del hermano fiorentino saben de quien hablo, para los demás les hago sucinto resumen del bípedo inplume. Es Mi novia, y por ella mato, que quede claro. Se trata de un sujeto bello en conjunto, que ha conseguido conjugar un cúmulo inmenso de malformaciones en un solo cuerpo, mantenerse vivo y que solo se perciba, siendo extremadamente sensible, un cierto aroma a decadencia semejante al que pudiera desprender el primo de la condesa de Murillo y Grande de España. Entre sus pies y su espalda acumula tantas concavidades y convexidades situadas en lugares poco habituales que le incapacitan para desarrollar con estilo, cualquier tarea que requiera un mínimo de habilidad o coordinación, este don lo adereza con otro fenómeno a estudiar por la ciencia, al que los más cercanos denominamos el síndrome del conde cutre. Para que se hagan a la idea este sujeto necesita (por gusto, no por falta de plata) comprar cuatro equipos intermedios para llegar a disponer de uno decente; hasta no hace mucho su caja de señuelos, la que usaba para ir de pesca, era el envoltorio de cartón ondulado biforrado, que enviaba con la compra de utensilios, bien reforzado en las esquinas con cinta plástica de embalar, quien regenta esta casa; sería un candidato excelente para redactar un manual de uso de material de pesca al estilo microondas americano, (aquello de que no se responsabilizan de la vida de su mascota si lo usa para secarle el pelo), dispone de una preciosa lamiglass bruixola custom con la puntera a sesenta grados por que decidió dejarla, el día más cálido del año, al sol en el interior de su maravilloso utilitario negro, montada con el hilo tenso; realizó una de las más rápidas maniobras de perdida estúpida de aparejo viajando a nuestra meca, con el barco a catorce nudos dejó caer su jig más querido y recién comprado al prístino mar, para tensar la también recién adquirida línea: en este caso he de decir que me comporté como la peor de las alimañas que habitan la tierra y la risa me paralizó. Dicho esto, he de comentarles que esta entrañable criatura goza de un intelecto prodigioso y una capacidad excelente en el ámbito de una de las expresiones artísticas más poco valoradas, el humor.

    Con su Shimano siena, un engendro esmaltado verde que doblaba en tres puntos concretos describiendo una acción cero estética y que considero que el organismo responsable de la ciudad transalpina debería querellarse con la marca nipona por dar tan mal uso al nombre de la villa, y un carrete ( un antares en el mejor de los casos) cargado seguramente con monofilamento, en uno de sus primeros días de pesca se marcó una picuda de dimensiones muy considerables; su señuelo preferido para el palometón era un Tormentor de abu García ( aguantaron la fabricación por que tenían un cliente en castellón que los compraba a cajones) con un tapón de fontvella incrustado en la cabeza a modo de Poper, les aseguró que sacó unos cuantos. En el jiging era el rey del dentón, parecía que estuvieran esperando su señuelo despintado y que la inmovilidad de su estilo NO ACTION fuera la preferida de estos bichos, el primer día que vino a encontrarse con los atunes rojos, al primer lance clavó uno, aunque el dios de la pesca en este caso hizo justicia y lo perdió en la primera carrera; hay que darle gracias al rey de los peces que no perdone a energúmenos que montan un 5/0 en su primer día, en su primer lance.

    Este resumen no es si no el desahogo de un enfermo envidioso, por que a mi amigo la estrellita le brilla en cientos de ocasiones, no solo en la pesca y desde un punto de vista matemático y cuadriculado como el mío, no lo merece; aunque debo reconocer que me ilusiona ver su vara doblada y ya que el responsable en el reino de los cielos en lo que refiere a deformidades se cebó con él, me parece justo que lo hiciera también el dios de la suerte.

  6. rangerman

    Curioso el tema de la isnpiración, mi mentor fue un chaval de figura esbelta y pelo alborotado. Soñador incansable y que nunca ha sabido tener los pies en la tierra, cualidades necesarias para ser un buen pescador. El rey del absentismo laboral me enseño a leer el mar, me metio en un mundo que me dio una de las mejores epocas de mi vida. A su lado he pasado aventuras de esas que crean lazos para siempre. La vida hace que cada vez nos veamos menos y cuando nos vemos me da la sensación de que ya no es tan feliz como antes, de que en vez de aprender ha ido desaprendiendo. Sin embargo, cuando los planetas se alinean y volvemos a estar juntos siento que en 3 o 4 dias volveriamos a tener todo eso que hemos perdido y eso me tranquiliza. Saber que no todo esta perdido, que si pudiesemos lobotomizarnos de las preocupaciones del dia a dia volveriamos a tener esa conexión que solo contadas veces y con contadas personas te ocurren a lo largo de la vida. Nada es igual si no se comparte con quien quieres y parece que se nos olvida en este sinvivir cotidiano. Mi pequeño principito, algun dia nos retiraremos juntos al pais ese que soñamos lanzando señuelos y tendiendo la ropa al sol en un lagoon de 20 metros. Hasta entonces esperame, yo hago lo que puedo por ser rico y acabar de trabajar pronto, confio en que tu estes intentando lo mismo.
    No te preocupes por nada, seguimos con el plan..
    abrazos

Comments are closed.