Los depredadores marinos más patosos

Compartir

Hace unas semanas estuve pescando en el Estrecho con el SPopper y he podido apreciar, una vez más, que algunos peces resultan más "patosos" a la hora de embucharse tal pedazo de plástico, que otros. Remontando a los últimos años en los que he estado pescando con señuelos de superficie se me ha ocurrido pensar que efectivamente hay animales que son más certeros a la hora de ajustar la mira que otros, y que hay algunos que hasta llegas a preguntarte como demonios han llegado e sobrevivir más tiempo que el Dodo.

El Palometón me parece un ejemplo esclarecedor, sus largas e inútiles persecuciones seguro que han empreñado las retinas de muchos de nosotros y los que hemos enganchado y perdido ya ni se cuentan. Con los Bonitos he tenido media docena de ataque al SPopper y otros señuelos de superficie durante la misma recuperación sin poderme hacer con la picada, y al final el popper se quedaba mirándome al lado del barco preguntándome que demonios había pasado :-). Seguro que los Lubineros tienen sus aventuras y los que tienen la suerte de dejarse los cuernos con Anjovas y Llampugas tendrán más de una historia de inutilidad animal.

Por otro lado, un animal que siempre me ha parecido superdotado en cuanto a inteligencia, mientras quizás solo lo sea en el departamento dental, es el Wahoo. No hay manera de hacerte con uno de ellos, no se como lo hacen pero los hijos de la gran Petona de una manera u la otra llegan al bajo o consiguen comer lo justo para que el cordaje del assist se quede colgando de aquellos cuchillos que les decoran la mandíbula. Mira que tiene puntería el jodío, y siempre se la apaña para desplumarte de todos tus jigs o poppers que sean y hacerte subir el nivel de colesterol.

Un animal que también me parece dotado de buena puntería es la Barracuda, ya que inclusive en las noches más obscuras encuentra el señuelo y lo enviste con la precisión de un franco tirador cosa que no puedo afirmar de la misma manera de las Lubinas, que hay ocasiones en las que fallan más que una escopeta de feria. Recuerdo pescando las Lubinas Rayadas que subían al popper metiéndole a veces un gran porrazo con la cola sin llegar a quedarse enganchadas, una manera de alejar el intruso de su territorio quizás, o de aturdir la presa antes de comerla. ¿Puede que las Labrax de casa nuestra tengan un comportamiento parecido? Personalmente lo he vivido en una sola ocasión en el Delta cuando he visto subir a un paseante un animal de tamaño agobiante y meterle un coletazo al pobre señuelo que de aquel momento ya no volvió a nadar como antes. Quizás los lubineros de raza podrán añadir información valiosa para que aprendamos un poco más sobre nuestros serranidos.

Bien, esto se ha extendido más de la cuenta y ya hay docenas que están cayendo dormidos, para evitar plagas de narcolexia paso la palabras a este ilustre y divertido público que seguro aportará algo más interesante de lo que acabo de escribir ;-).

2 thoughts on “Los depredadores marinos más patosos

  1. Desde mi humilde experiencia creo que los cabritos no es que sean patosos, es que aturden su presa con un cabezazo/coletazo antes de zampársela.
    Desde esa hipótesis he deducido que se me suelten muchos palometones una vez los siento en mi equipo, es decir, pican, parece que ya están clavados y luego se sueltan. Supongo que eso es porque le meten cabezazo al señuelo, se clavan mal por cualquier parte de la cabeza y por eso se zafan de los anzuelos.
    Solución: Utilizar anzuelos simples, con los que normalmente hasta que no lo embocan no se pegan...

    Por otra parte, peces como la lubina, creo que como bien dices a veces simplemente quieren auyentar un "intruso" de su territorio y ni siquiera tienen intención de morder, o a veces suben y al ver el engaño se dan la vuelta, con lo que nos creemos que hemos tenido una picada fallida.

    ¡¡Saludos!!

Comments are closed.