La primera de la temporada: llegan las carpas asesinas

Compartir

La noche antes no pude dormir, parecerá ridículo pero a 53 años me sigue pasando lo que me pasaba de niño. La emoción de la pesca, sobre todo cuando vas a por la primera de la temporada, puede con mi sueño. Volvía a por las carpas a spinning. FFF al estado puro. ¿Estarán?

No hay que madrugar, esto es lo bueno de esta pesca, te levantas con el sol, y sin prisas te vistes, desayunas como un marques y arrancas, el viaje es placentero, el sol brilla y cada media hora sube un poco más la temperatura. ¿Estarán?

La primera de la temporadaAl salir solo, realmente marcas tus mismos tiempos, y si no hay prisa no hace falta correr, hasta puedes parar a ver una zona nueva, por si te inspira o si se ve alguna cola levantada, y con parsimonia vuelves a subir al coche y con el GPS marcado, seguir el rumbo. El pantano se deja ver, entre las cimas de los árboles, azul intenso, orillas peladas, las marcas del descenso del nivel son como heridas en la tierra, te gustaría ver menos color amarillo y más azul pero este año parece ser que va a ser así ¿Estarán?

Llegado a destino das un paseo por la orilla, intentas husmear, observar, fijarte en cualquier detalle que delate su presencia hasta que finalmente te parece ver algo interesante, lo suficientemente evidente para volver al coche, abrir el maletero y empezar el ritual de la preparación, empieza la caza a la primera de la temporada.

Esta vez tiramos de vadeadores. Por lo que he podido intuir, memore de las enseñanzas de quienes me han acercado a esta técnica, antes exclusiva para los mosqueros, las gordas no estarán a tiro evidente sino que habrá que pasearse un poco las orillas sumergidas, las puntas que con el bajo nivel han asomado e invitan a un aperitivo, como terracitas de verano.

Siguiendo el puro instinto avanzo, con el agua que poco a poco aprieta los vadeadores antes sobre los gemelos y finalmente los muslos, no hace falta avanzar más, ya la primera viene a por mí, me ve y se asusta. ¡Están! Ha llegado el momento de poner en práctica otros truquillos que me han enseñado y el "postureo" se hace obligatorio, quieto, sin moverse, como una estatua, de lo contrario aquello se transformaría rápidamente en un desierto.

La primera de la temporadaLlegan escuelas de carpas de tamaños inquietantes, las más gordas todavía en solitario, pero las que van en grupo tampoco son chicas, una cualquiera me valdría. El primer bocado que les ofrezco provoca rechazos, noto que al caer al agua las espanta, aún desde lejos. El agua transparente y con bajas temperaturas no invita al ataque descabellado, son peces difíciles, que comen con prudencia y se asustan con un suspiro, me veo casi en dificultad para hacer los lances sin verlas huir, y lo de poderles prácticamente presentar el señuelo sin tener que lanzar es imposible porque en estas condiciones no llegan a acercarse tanto.

Me digo a mi mismo que tardarán un poco en activarse, según el sol vaya subiendo, cambio otra vez señuelo y voy a asegurar montaje, T-Rock de 1,5g y Sator Worm color Plum o Carne, no recuerdo. Unas presentaciones mal realizadas, peces que siguen y rechazan y finalmente, de un grupo de cuatro, la última decide suicidarse.

La primera de la temporadaEs el momento culminante del día, lo que llevas esperando algunos meses, desde que el frío las alejó de las orillas, y en cuanto empieza a sonar el carrete se te ve sonreír desde la Puerta del Sol. Ya sabéis como va eso de las luchas con un carpón con una Skirmjan de 1/2oz y línea  de 10lb, no es cosa de 2 minutos, y hay que tener paciencia. Hasta me tomo la libertad de sacar alguna foto durante la pelea, así de chulo soy yo. Al final se deja ganar la partida y resignada me acompaña hacía la orilla para intentar hacer alguna foto sin tener que sacarla del agua.

La primera de la temporadaEl anzuelo está bien plantado en el labio, el bicho fue a por el asesinato del pobre vinilo. Si hubiese sido consciente de la alegría que me había proporcionado seguro que hubiese sonreído ella misma, la primera del año, en solitario, pescando con parsimonia. Han llegado.

One thought on “La primera de la temporada: llegan las carpas asesinas

  1. Toni Martínez

    Han llegado para quedarse. Por fin llega la primavera, los depredadores se activan y los recechos de ciprínidos están a la orden del día. A por ellos!!! 😉

Comments are closed.