La obsesión del color

Compartir

Hace unos días, tuve una conversación medianamente larga con un pescador que me explicaba por pelos y señales que el color que el quería de un determinado señuelo era absolutamente determinante a la hora de capturar los peces de su zona. Me ponía ejemplos, uno tras otro, de como el, con esa librea se llevaba todos los peces mientras los otros no se comían un colín y de que no quería probar otro, por muy parecido que fuese, porque aquel era el único que vendimiaba.

Durante la conversación me dijo que a pesar de su escasa experiencia en la pesca a spinning, lo que había aprendido y tenía muy claro era la relevancia que podía llegar a tener una determinada imitación, y no estaba dispuesto a arriesgarse a escoger otra porque sabía de antemano que no le iba a funcionar. Intenté explicarle que quizás lo que le había funcionado era una combinación de cebo/color/acción en un determinado momento de luz, actividad, vientos y mareas, pero no hubo forma de que lo quisiera entender. Todo esto me recuerda una de esas pelis que hemos visto cien veces y que de vez en cuando vuelven a aparecer en la tele, pero no debemos de olvidar que todos hemos pasado por ese momento de gran confianza por una cosa u otra y sabemos que es normal.

Toda esta introducción en el fondo solo me sirve para proponeros un tema de conversación: ¿en base a que elementos decidís el color del señuelo que vais a usar en un determinado momento del día?

Por si interesa allá van mis referencias; el color del agua y la luz ambiente priman sobre cualquier otra variable que pueda haber. Con aguas muy claras y mucha luz intento usar libreas brillantes y con reflejos que puedan aprovechar la luz para destacar. Con aguas claras y poca luz me quedo en el ámbito más natural posible y no estoy tan seguro de que un color sardina pueda prevaler sobre el color boga o el plata con lomo negro. Con aguas tomadas y en diferentes condiciones lumínicas me aventuro en el mundo funky de los colores más brillantes, como al chartreuse por ejemplo.

Dicho esto hay algunos colores sobre los que apuesto continuamente y más allá de cualquier lógica o combinación ambiental: natural tipo plata con lomo azul o negro y el blanco. Y si me apuras entre estos el "¡Tu si que vales!" se lo lleva el blanco (y no siempre lo tengo), sin pensarlo dos veces. A veces podría llegar a fijarme en el colore del fondo, pero en general donde pesco suele haberlos mixtos con rocas, posidonias con manchas de arena o algo similar, por lo tanto es difícil que influya demasiado en mis elección. Otros elementos importantes pueden ser las condiciones del mar y de las mareas, pero en este caso tienen más importancia a la hora de elegir el tipo de señuelo y el tamaño. Y finalmente remato el asunto confesando que bajo ningún concepto estoy seguro de que mis elecciones sean las correctas, y que más de una vez me dejo guiar por aquel gusanito que cada pescador debería de tener dentro y que se llama "sentido del agua" o más comúnmente"instinto". En fin, ya tenéis la pregunta, espero vuestras respuestas en los comentarios

5 thoughts on “La obsesión del color

  1. Curro

    Los colores...cuántos quebraderos de cabeza nos han dado y nos seguirán dando. Yo ya me he rendido un poco. El otro día encargaba un señuelo por teléfono y me ofrecían un montón de combinaciones posibles. Como no me hacía mucho a la idea le dije al vendedor: mándame, sencillamente, el pez que ahora mismo te apetecería comerte rebozadito y frito. Me envió, cómo no, algo que se parece a un boquerón. Seguro que pesca.
    Con aguas claras los colores que llamamos naturales funcionan bien. Ya lo sabemos. Pero ¿Y con aguas tomadas? ¿O en noche cerrada? Pues también pescan. Un ejemplo: con los espetones, en plena noche, el señuelo que más utilizo es el Blues Code color pardo. No tiene sonajeros, no tiene babero que le haga vibrar, no contrasta para nada... pero es con el que más pesco. El espetón, si tiene hambre, sólo necesita para picar que le ofrezcamos un pez. Ha crecido comiendo peces aprovechándose de la oscuridad, así es que creo que se las apaña muy bien para verlos sin que se lo tengamos que poner más fácil. Es más, he notado, no sé si os pasa, que los señuelos muy vistosos pescan uno o dos peces en los primeros lances, pero luego generan más rechazos.
    En fin. Que me he rendido un poco y lo que necesito son peces, sin más.
    Un saludo.

  2. petre

    Tengo en cuenta la especie y en que momento se encuentra . Los peces atacan por agresividad y por comer . Cuando van por comer es cuando lo tenemos dificil , pero esto tambien depende de la especie , no lo veo igual a un bonito que a una serviola .

    Creo que a mas de uno le ha pasado esto de tener una persecucion de una sola llampuga . Pues se trata de sacar esta sola , porque si te siguen veinte ya es facil .
    Siempre llevo conmigo colores chillones , bastante candy o arcoiris , de estos multicolores , tanto jigs como hardbaits.Pero los momentos para emplearlos , mas que todo por estas fechas , son muy pocos .
    Por ejemplo , soy casi fanatico en emplear rosa , rosa con blanco o multicolores para la serviola en primavera , pero ahora prefiero el azul , de hecho la unica que saque hoy salio con un jig azul sardina .

    Por septiembre una vez que sali a divertirme con los verderoles un dia que saque y solte unos 50 , los pescaba con amarillo , con blanco , con rosa , con lo que sea . Hice varios dobletes al poner 2 assits , y lo mismo en pasentes pequeños o popper , venia 2 . En momentos asi ya no puedes sacar conclusiones sobre el color .
    Ahora que lo pienso , me han dejado por unas rocas en el fondo ,unos 5-6 sardinas de 80 gr. , tendre que mirar como queda el stock jejejejeej

  3. Estoy contigo curro en cuanto al comentario de los espetones. Yo personalmente me baso en la transparencia del agua amen de otros factores como el momento del dia, tanto a primeras horas de la mañana como a ultimas de la tarde suelo usar los colores mas llamativos junto a los blancos y en horas de mas luz uso los colores mas naturales como el azul, sardine y plateados. No suelen fallar los colores usados en las horas en los que los mojo asi que de momento la combinacion que uso es la mas efectiva a mi parecer. Un saludo!!

  4. Como ya se ha dicho, mi elección de color se basa mucho en la especie, condiciones de luz y transparencia del agua. Con las lubinas, me han marcado diferencias el blanco y sobretodo el negro integral, con aguas movidas y de noche o en cambios de luz, frente a señuelos típicos color natural. Con serviolas y dentones el amarillo y naranja, con bonitos, sargos, obladas, jureles.. colores muy naturales. Los espetones creo que se basan más en el movimiento del señuelo que en el color para atacar...me han funcionado igual de bien los colores naturales que los naranjas, amarillos fluo.

  5. Más allá de la estadística personal y las repeticiones que conforman la casuística de cada uno, no tenemos ni puta idea.
    Y el que intente adoctrinar sobre el tema en plan biólogo marino aficionado es un cretino de liga de campeones.
    Hay tantos factores naturales que intervienen y sabemos tan poco sobre la etología de nuestras presas que afirmar que ese color o ese señuelo es el único bueno, no es más que una manifestación gratuita de una fantástica cortedad mental.
    Si pienso en lo que comen los depredadores que persigo no me salgo del plata-azul, plata-negro, plata-verde o plata-plata de sardinas, caballas y similares. A partir de ahí, lo dicho, no tengo ni puta idea y si intentara adoctrinar sería un cateto de liga de campeones.

    Por cierto, una conversación medianamente larga sobre el color de un señuelo no es una conversación, es un coñazo que solo se aguanta porque eres vendedor y tienes que cuidar las relaciones públicas y la hipócrita diplomacia.

Comments are closed.