Iki Jime

Compartir

Hemos hablado mucho de la captura y suelta, conseguir que muchos pescadores de mar devuelvan al agua sus capturas ha sido un logro importante para el beneficio de todos. Sin embargo, hay un tema muy distinto pero no menos importante, que por distintas razones, se he quedado como una especie de tabú. Me he inspirado al artículo de Doug Olander en Sport Fishing Magazine para coger el valor de exponerlo a la pública opinión. No mola hablar de ello, no es “cool” y a los más sensibles puede hasta aparecer cruel, pero es todo lo contrario, forma parte de una manera ética de vivir la pesca. Matémoslos bien.

En estos muchos y entretenidos años dedicados a la pesca deportiva he aprendido a tener el mismo respeto para los que devuelven todas las capturas y los que se quedan una pieza para comer en familia. Me parece legítimo y hasta entrañable volver a casa con un pez capturado por ti y poderlo ofrecer a tu mujer o tus hijos, rara veces he tenido ocasión de hacerlo y normalmente ha ocurrido estando fuera de casa, que no es lo mismo. Lo que siempre me ha hecho sentir incomodo ha sido la manera en la que tratamos los animales que decidimos sacrificar para el paladar. Esa indiferencia que a menudo probamos para un ser que al no tener voz, no puede quejarse y echarnos en cara su sufrimiento, un hecho que con una mínima atención podemos evitar.

La simple acción de darle matariles al bicho con un palo o clavándole un cuchillo en la cabeza, que suena cruel y espeluznante, reduciría a cero el sufrimiento y agonía que podría padecer dando batacazos dentro la nevera donde  le hemos metido sin pensar. Puestos a cavilar, todos querríamos morir de noche mientras estamos durmiendo, para pasar del sueño pasajero al eterno, sin dolor ni espantos y por la Regla de Plata del “No hagas a los demás lo que no quieres que te hagan a ti” deberíamos desear lo mismo a nuestra captura.

Este asunto, guste o no guste, es preciso tenerlo en cuenta y lejos de quererme meter en un pedestal para indicar a los demás el camino recto, simplemente lo grabo en mi blog para recordarme yo mismo, en cuanto se presente la ocasión, de meterlo en práctica. Fijaos si es un tema que levanta interés y atención que los Japoneses tienen una práctica que se llama Iki Jime que justamente trata de la manera de matar humanamente los peces. Los Australianos han ido aún más allá y han creado una web www.ikijime.com donde se pueden encontrar todos las sugerencias necesarias para una correcta ejecución del Iki Jime, las herramientas a usar y hasta unos diagramas que van de la foto en color hasta los rayos X de la cabeza e indican el punto donde golpear al pez o injertar el punzón. Echadle un vistazo, sin sentirse culpable de morbosidad o sadismo, y veréis cuanto devoción se ha puesto en hacer que el traspaso de los peces a los verdes pastos sea lo más inmediato y menos angustioso posible.

Un tema poco bonito de tratar, siento si he herido la sensibilidad de algunos, pero si a caso en una siguiente vida me reencarnara en una Lubina me gustaría que el que me pesque sea un devoto del Iki Jime.

3 thoughts on “Iki Jime

  1. Miguel Angel

    Muy buena reflexión y un tema muy interesante que poca gente toca! Precísamente una de las pocas que admiro de los pescasub es la técnica y velocidad que tienen para matar los peces que ensartan en sus varillas. Y muy muy pocos pescadores de caña, o ninguno he visto yo que rematen los peces así, para evitarles media hora de sufrimiento.

    Bravo

  2. Rutger

    Buen tema...
    Que facil es dejar morir un animal que no produce sonidos ni pone carita de pena cuando agoniza..
    Se habla de matar humanamente a la mayoria de bichos que consumimos habitualmente (cerdos, gallinas, terneros ect....) Supongo que principalmente porque son bastante escandalosos y tienen un minimo de expresion en la cara por la musculatura facial....
    Los peces por desgracia mueren a millones a diario ahogados o congelados.... Y ni mu he oido nunca... claro.. los peces tampoco se quejan excesivamente.....
    Triste la verdad....

    Y Ahora ya puestos suelto otra......... Si los peces gritaran... ¿pescarias????

    Joder....
    Volviendo al tema que si no se me quitan las ganas....
    Los que me llevo... Mueren rapidito 😉
    Me falta estudiarme el tema de matar rapido un cefalopodo... hijos de P.... me hacen sentir culpable!!!!!

    Vaya tema has tocado Nicola.... 😉
    Un saludo y aunque opine poco... me encantan tus reflexiones!

  3. Joan

    Muy buena entrada, el tema es claro y simple, se trata del respeto a la vida, y si se tiene que matar a un pez para comérnoslo (sí, somos mamíferos omnívoros) pues no lo hagamos sufrir... Aquí cualquier partidario de los movimientos de liberación animal nos meteria un buen moco...pero esto creo que abre otro extenso debate: Si queremos tanto a los animales, por qué los pescamos?
    Yo lo tyengo mkuy claro por que pesco, y obedece a algo que está muyy dentro de mi...algo casi instintivo...pero vaya, como he dicho, se trata de otro debate.
    Por cierto, seguramente sufre menos un pescado que al salir del agua se mata rápidamente que uno al que damos 30 vueltas para echarle la superfoto de turno.
    Por cierto Rutger, una manera eficaz y rápida de matar a un pulpo es girándole la cabeza y arrancándole de un golpe seco las entrañas..esto lo he visto desde pequeño, pero es un poco "políticamente incorrecto" y claro, jode.
    Saludos a todos y gracias Nicola por el esfuerzo que haces para enriquecer nuestra pasión.

Comments are closed.