Casting en el mar

Compartir

La semana pasada estuve pescando en Extremadura y en el Estrecho y curiosamente, aún buscando especies diferentes, unas en agua dulce y otras en mar, he seguido utilizando exactamente el mismo equipo, una Lamiglas Travel XT7025 que lanza hasta 45g y un carrete Team Daiwa Fuego de casting. Creo que ya lo comentamos en el pasado y desde luego no es nada descabellado aprovechar las diferentes ventajas de este tipo de equipos para pescar en agua salada: se lanza muy bien y con excelente precisión, facilitan la recuperación de señuelos que ofrecen mucha resistencia, como los grandes jerkbaits y los crankbaits y sin duda, un equipo de casting permite resolver las peleas en tiempos más breves.

Estuve lanzando por mucho tiempo el Super Finder Jerk, un señuelo de casi 20cm que pesa como un ladrillo, desde luego carne de cañón para el baitcaster, y me encontré muy a gusto porque además de poderlo recoger sin esfuerzos, el modo de empuñar a la caña de casting me ayudaba a jerkarlo mejor y los resultados no han sido ni mucho menos inferiores a los que podían lograr mis amigos que pescaban con equipos de spinning.

Los problemas que le veo son principalmente los de no poder lanzar a gusta contra viento, la escasa velcidad de recuperación y la escasa resistencia al agua salada. Para el primero no hay mucho que se pueda hacer, solo aprender a lanzar mejor pero los otros dos encuentran solución utilizando carretes diseñados especialmente para el agua salada que ya están disponibles en EEUU por ejemplo, ambos en la versión más tradicional o con perfil rebajado como los carretes de casting para Black Bass. El otro día me encontré merodeando por las tiendas on-line americanas en búsqueda de un aliado para mis futuras aventuras, en un momento de lucidez cerré el explorador y no completé la compra pero ha sido solo un hasta pronto, no un adiós definitivo.