Carpas con señuelo – Freshwater Flats Fishing

Compartir

Estamos acabando el año y tiramos de recuerdos, hoy han vuelto a alargarse los días por lo tanto se empieza a acercar la temporada que más nos gusta. Es cierto, faltan meses, pero si pensamos que hace poco estábamos en manga de camisa nos damos cuenta de como vuela el tiempo. Hablemos de como empezó para mi la pesca de las carpas con señuelo.

Carpas con señuelo 01Toda la historia del que ahora llamamos FFF, es decir la pesca de las carpas con señuelo, podríamos decir que empezó en Facebook por culpa de un loco, Jorge S. Fernandez, que un día, al comentar juntos una foto de una carpa sacada a spinning por alguien - me dijo algo tipo - vente conmigo que se donde podrías probar a spinning. Se me pusieron los ojos como platos y no dudé ni un segundo en contactar con el, no parecía uno de aquellos fantasmas que mucho pescan en las redes sociales y a la hora de la verdad no saben ni atar un nudo en condiciones.

Carpas con señuelo 02La primera salida la compartimos con un amigo italiano y su hijo que en realidad buscaban depredadores con dientes, mientras yo iba preparado para las dos opciones, carpas y lucios. De hecho, en el primer lugar en el que paramos llevaba una caña de casting de onza y media y señuelos para lucio, pero, allí encontramos muchas carpas. Puse lo más pequeño que tenía, un SV Craw y empecé a molestar a las gordas que al parecer no tenían muchas intenciones de jugar conmigo. Sin embargo, en un momento determinado pasó algo que - sin querer parecer exagerado - cambió un poco mi visión de la pesca y, si se me permite atreverme, dio pie a que se desarrollara una nueva técnica de pesca que ahora llamamos Freshwater Flats Fishing (FFF).  Una pequeñaja rabiosa se abalanzó sobre el Sv Craw y el resto trata de mucho puff puff, oh, oh, ahhhh, ahhhh y ohhhhhhhhhhh.

A ver si para el año que viene nos dejan los embalses con un poco de agua para que podamos volver a verlas en los lugares habituales, para ser sinceros tengo unas ganas tremendas de hacer aquellas esperas, el "postureo" como le llama Jorge, para poder colocar el vinilo en el lugar adecuado y en el momento justo. Además, hay que probar nuevas técnicas y he importado un par de ellas muy interesantes...ya queda menos 🙂