Author Archives: caranx

About caranx

Nicola Zingarelli Fotógrafo y periodista especializado en pesca deportiva. Blog www.caranx.net tienda on line www.caranx.net/store web de fotografía www.nicolazingarelli.com

En estos años, hablando con pescadores de todo el mundo, he ido investigando sobre un asunto tan espinoso como el de los colores de los señuelos. Como es fácilmente comprensible cada maestro tiene su librillo y existen diferencias y coincidencias interesantes entre las valoraciones de unos y de otros, personas que a veces viven a miles de kilómetros de distancia, hasta en diferentes hemisferios.

Los colores de los señuelosUna gran mayoría coincide con que el blanco es un color que nunca falla, algo que, por ejemplo, no suelo comprobar entre los pescadores españoles que probablemente todavía no le han descubierto el potencial. “You can’t go wrong with White” decía un excelente pescador y artesano de señuelos del NE de EE. UU. Nunca faltan señuelos blancos en mi caja.

Los colores de los señuelosHay teorías muy dispares sobre el color sardina, algunos dicen que es un gran color para aguas claras, otros para aguas muy azules cuando entran las mareas fuertes, y finalmente muchos le consideran un color universal y 100% versátil. Veredictos parecidos sobre algunos de los colores de los señuelo naturales para el mar, el konoshiro, nuestra lisa, el katakuchi, la anchoa, el wakasagi, un pez pasto muy conocido en Japón que de alguna manera recuerda otro forraje escamudo de nuestras aguas así como el ayu, ausente en nuestras aguas y sin embargo color tremendamente efectivo En línea general estos colores se suelen utilizar en aguas bastante limpias, aunque haya fuerte presencia de espuma, funcionan en condiciones de luz escasa y los que suelen ser más cromados también vienen bien en aguas más tomadas, rías o estuarios.

Los colores de los señuelosUn color muy emblemático es el chartreuse, ese amarillo un poco - o muy – chillón y sus derivaciones más o menos verdosas. Se suele considerar color mortal en aguas tomadas o verdes, fruto de mareas fuertes que revuelven el fondo y levantan los sedimentos. En señuelos de superficie quizás no retenga ese valor estratégico tan determinante y seguramente se adapte a diferentes situaciones, el amarillo flúor, por ejemplo, es muy eficaz con las anjovas, pero ya sabéis, cada mundo tiene sus historias y lo que funciona en un lugar, no necesariamente funciona en otro, aunque mejor probar, nunca se sabe.

Los colores de los señuelosLlegamos al color Akakin, ese rojo/dorado que tiene un utilizo muy puntual, y que no todos se atreven a atar al final de la línea. Un amigo japonés, excelente pescador de lubina, me contó hace unos años que para él era el color ideal para pescar en aguas tomadas en días soleados. Decía que en Japón había sido creado para ese propósito. Aquí creo que se le dé un uso parecido, no lo he podido comprobar personalmente pero no le veo como una máquina de sacar peces en aguas claras. Evidentemente, si se utiliza para pescar lubinas tendrá un utilizo y una eficacia diferente del que podrá tener pescando rascacios cerca del fondo, o dentones a jigging. Siento tener que generalizar un poco, pero si empezamos a extendernos este va a ser de largo como Los Pilares de la Tierra.

Los colores de los señuelosHablemos ahora del rosa en todas sus variantes, tanto el color pleno como las mezcla tipo “Candy” o similares. Entre todos los colores de los señuelos es es uno que por una razón u otra ha funcionado siempre, y en cualquier técnica de pesca, desde el jigging hasta el top wáter. Se decía que era un color poco lubinero pero es mentira, creo que los cazadores de seabass se lo tenían bien guardadito, y poco a poco se va descubriendo su tremenda efectividad. Es un color que se adapta a una gran variedad de situaciones, con señuelos rosa este servidor ha sacado peces en todos los lugares del mundo donde ha tenido la suerte de pescar y creo que no se le ha escapado ninguna especie. Me gusta mucho como funciona en días claros y soleados, pero un tono más obscuro de repente se transforma en matador en días nublados o en horas de poca luz.

Los colores de los señuelosEl negro o los colores muy obscuros entran en ese nicho limitado por las horas menos luminosas del día, inclusive la noche. Sin embargo, a mí me han funcionado muy bien en aguas muy tomadas, y tengo amigos en la costa este de EEUU o en gente que pesca en los estuarios de Australia que han podido corroborarlo. No podríamos decir que se trate de un color muy natural, si es que “natural” signifique realmente algo, sin embargo, es un color totalmente sólido, que hace destacar la silueta del señuelo contra el cielo o un fondo poco claro, con limo y detritos en suspensión. Que cada cual traiga sus conclusiones.

Paramos aquí, seguramente vuestras aportaciones mejorarán y ampliarán cuanto escrito, repito no son exclusivamente opiniones mías sino una recopilación muy resumida de charlas sobre los colores de los señuelos tenidas a pie de agua en estos veinte últimos años. Como siempre me interesa mucho escuchar vuestras opiniones, podéis poner vuestros comentarios aquí o en Facebook

Señuelos nadadores de poca profundidad

A veces me preguntan para que sirven los señuelos nadadores de poca profundidad. Artificiales que se mueven con soltura en 50 centímetros de agua, y que, aparentemente, no se diferencian mucho de un artificial de superficie.

Señuelos nadadores de poca profundidadLa realidad es que las cosas no son tan sencillas como parecen, si un depredador está cazando en aguas tan someras debería de atacar sin problemas un artificial que chapotee por la superficie, Popper o paseante, lo que sea, sin embargo, un jerkbait como el Terrif DC12  o el Ocean Fleet General 110F que nade a un palmo debajo de aire consigue más éxito.

Señuelos nadadores de poca profundidadNo nací dentón, pero puedo intentar razonar sobre las causas que lleven a que los señuelos nadadores de poca profundidad sean más efectivos. La primera razón podría ser el miedo. Si, el recelo en asomarse en tan poca agua, a tan poca distancia de la costa, en una zona que saben estar frecuentadas por los temibles humanos. Durante un ataque en superficie un depredador se expone mucho, sale al descubierto, y es probable que no les apetezca, menos todos los días. Sin embargo, si le pasa por delante un Avenger 125, otro ejemplo de “shallow runner”, se abalanza y muerde.

Imaginad justamente un dentón, vive la mayoría de su tiempo pegados a los arrecifes, en el canto, en las praderas de posidonias, con unas cuantas toneladas de líquido por encima de la cabeza, y si es cierto que a veces sube a atacar un señuelo, también se conoce más por asesinar sus presas bien debajo del agua.

Señuelos nadadores de poca profundidadTambién la pereza podría jugar a favor de un jerkbait como el Feed Shallow 155 o el Feed Shallow 128, para hacer un ejemplo concreto de algunos señuelos nadadores de poca profundidad. Para que desplazarse más, consumir más calorías y cansarse más, si tenemos la comida más a mano. Oportunismo biológico, me parece muy razonable.

Señuelos nadadores de poca profundidadFinalmente creo que la acción de unos señuelos nadadores de poca profundidad como el Hancock de Golden Mean, una joya muy difícil de encontrar y muy efectiva, en ocasiones llegue a ser más efectiva que la de un popper o un paseante. Menos invasivas quizás, o más realista, que demonio se yo, tampoco nací lubina.

Señuelos nadadores de poca profundidadSi hablamos de acción no podemos dejar de lado un cacharro tan bonito como el F-Lead 135S Jointed Lipless, señuelo articulado sin babero que nada en la profundidad que tu quieras. Aquí tenemos otro de los señuelos nadadores de poca profundidad que suma puntos por cada vuelta de manivela, ya que, su movimiento supera el de todos los nadadores juntos, gracias a sus 4 segmentos que le proporcionan un realismo más parecido al de un vinilo que de un cebo duro.

¿Cuándo utilizaremos entonces los señuelos nadadores de poca profundidad? Siempre sería una respuesta que difícilmente se podría argumentar, ¿porque no en alta mar, y si hubiese llampugas cazando cerca de la superficie? Intentando ser más precisos podríamos decir que las playas someras, las lajas de piedra, las desembocaduras de ríos, con bancos de arena, o las orillas de poco calado serían los lugares más adecuados, de aquí para adelante, que cada uno los ponga cuando les dé la gana, ¿y sabéis porque decimos esto?, porque pescan, sin más.

Pin Tail de Jackson

La familia de los Pin Tail de Jackson es bastante numerosa y es posible perderse un poco entre tantos modelos, en este post intentaremos aclarar dudas para que podáis elegir exactamente el modelo que necesitáis, sin tener que ir buscando como locos en la web.

Pin tail de JacksonPin Tail. Así, a secas. Este es un modelo que aguanta perfectamente las recuperaciones rápidas, pero, al mismo tiempo, ofrece una mayor versatilidad y se deja tratar con más suavidad, manteniendo un movimiento interesante. El Pin Tail de Jackson ofrece un wobbling moderado, es decir se tambalea con gracias, y es eficaz desde el momento en que toca el agua, ya que se mueve también en caída. Muy eficaz con todo tipo de pelágicos y con depredadores costeros, cuando hay que llegar lejos. Lo encontráis en dos medidas, 90mm x 35gr y 105mm x 48gr

Pin Tail de JacksonPin Tail Tune. Un clásico de la conocida serie, realmente se trata de una adaptación, o mejora, del Athlete, minnow histórico de Jackson, para un tipo de pesca que requiere mayor alcance de lance y un movimiento más estrecho, sin por eso adormilarse como un casting jig. Si le recuperamos rápido se menea como un martillo neumático, sin embargo, una vez que decidamos bajar el ritmo puede ofrecer un movimiento tambaleante con cabeceos importantes, debido al peso elevado, o espasmos erráticos. El Pin Tail Tune, aquí en España, ha sido responsable de importantes capturas de bacoretas, bonitos, llampugas y atunes. Medidas 90mm x 27gr y 120mm x 40gr

Pin Tail de JacksonPin Tail EZ. Fiel a la línea de Pin Tail de Jackson, el modelo definido EZ se sigue lanzando como una bala, sin embargo, es un tipo más relajado y se deja llevar con buen rollito, sin urgencia. Aclaremos, se puede trabajar rápido, a lo mejor no tanto como sus primos, pero siempre con alegría, y regala vibraciones cuando no priman las prisas, dejándose manejar con cierta tranquilidad. Probablemente es el más indicado para una larga lista de depredadores costeros, empezando por la lubina, donde nos podríamos beneficiar de su largo alcance y de su movimiento sexi. Disponible en dos medidas, 70mm x 20gr y 110mm x 45gr

El éxito de los vibration lures

Vibration lures, estos desconocidos. Nada más cerca de la realidad, este tipo de señuelos - tan cotizados en Japón - aquí son todavía misteriosos objetos que, se dice, sacan peces.

Os voy a hacer un ejemplo esclarecedor, en el país del sol levante hay marcas, y no son artesanos sino marcas cotizadas, pequeñas pero muy molonas, que SOLO se dedican a fabricar señuelos de este tipo. En otras palabras, los japoneses son tan adictos a los vibration lures de poder mantener de pie un mercado florido para los fabricantes que solo se dedican a ello.

Los vibration lures, que aquí he oído llamar vibrátiles, son señuelos aparentemente muy sencillos - tengo amigos que cariñosamente les apodan las chapas de coca-cola - y con una misión relativamente nimia, vibrar a lo loco. Lejos de poder analizar los detalles de la construcción y diseño que llevan unos u otros a comportarse de manera diferente, solo sé que las mejores marcas apostan por estos señuelos, y todas, digo todas, los tienen en su catálogo, al igual que jerkbaits, top water o vinilos.

Vibration LuresHe de decir que mi descubrimiento ha sido algo reciente, hace unos seis años, en unos días en Extremadura probé casi de casualidad el Trago Vib de Molix, el resultado, tan inmediato y sorprendente me dejó impactado, pero no me fijé demasiado en ello, sino que cuando le di confianza pescando en agua salada, me dejó loco. Poco a poco lo estuve utilizando en cada una de las situaciones de pesca que se me presentaban, y jamás me falló, es más, en múltiples ocasiones ha sido el señuelo que me ha sacado del apuro y ha dado la vuelta a un día aburrido y sin picadas.

Vibration LuresDel Trago Vib pasé a probar otros señuelos y con todos tuve éxito, pero no el éxito de un golpe de suerte, sino la demonstración de que estos vibration lures funcionan y a diferencia del resto de artificiales que solemos utilizar nos permiten jugar en toda la columna de agua, sondeando cada capa, y que además se dejan manejar con diferentes estilos, algunos impensados, como veréis a continuación.

En la escuela nos han enseñado que un vibration lure hay que moverle a diente de sierra, recuperación seguramente efectiva pero muy aburrida y limitante que no deja apreciar el verdadero potencial de estos artificiales. Servidor se divierte más maltratándolos, es decir, trabajándolos como un jerkbait agresivo, ni más ni menos. Lance, se deja hundir a la profundidad escogida y se recupera a tirones, como machotes, sin temor ni miedo a que salten fuera del agua ya que es muy improbable que ocurra.

No es la única manera de que sean triunfantes, hay otras, que iremos prefiriendo según vayamos cogiendo confianza con los vibration lures. Recuperarlos de manera linear para que rocen el fondo, acariciando estructuras y obstáculos es una excelente alternativa, cuanto mejor el movimiento del señuelo, más lento podemos maniobrarlo, aumentando intensidad y pathos en su recurrido, bocado fácil para depredadores vagos.

Vibration LureNo último recordaría lo eficaces que llegan a ser en puro trabajo vertical, estilo jigging pero sin afán. Les dejamos llegar al fondo, tanto en nuestra vertical cuanto con un ligero ángulo, y les damos vida con tirones más o menos acentuados de la caña, según las especies que suponemos puedan estar al acecho, o como estemos de espíritu, tranquilos o más animados. En realidad, se me ocurre sugerir una solución salomónica, es decir, probar ritmos diferentes, hasta dar con el que es más acertado.

Dejadme valorar por un segundo otra gran ventaja de las chapas. Pesan y son pequeñas por lo tanto vuelan lejos, muy lejos, tanto cuanto un casting jig, y no son muy caras, otro punto a su favor. En contra, en algunos modelos, tenemos el sistema de enganche, tanto el que conecta con el bajo de línea, cuanto el de los anzuelos. Ya que el cuerpo es pequeño y está recortado de una plancha de acero, los orificios son pequeños y hay veces que no dejan mucho espacio para enganchar una grapa en condiciones o subir el grosor de las anillas abiertas. Con un poco de maña podemos ampliar ligeramente los agujeros para mejorar las herramientas del vibration lure, y así poder pescar más tranquilos hasta los depredadores más potentes.

Vibration Lures¿Queréis saber para qué peces los podemos utilizar? Pues la respuesta es…para todos. Quizás suene algo exagerado, pero es mucho más cerca de la realidad que de una fantasía de pescador. En agua dulce han sido bass, lucios, luciopercas, barbos, aspios, cachos, carpas, siluros, perca, sábalo y muchos otros, en el mar la lista es infinita, no sabría por dónde empezar ni acabar, pero ojo que están incluidas lubinas, espáridos, túnidos de todo tipo, hasta atunes rojos y peces planos. Último apunte y aquí paro, los modelos más pequeños son absolutamente letales para el rockfishing.

Os invito a probarlos, poco a poco van llegando a la tienda modelos nuevos, de pesos y tamaños variados, no os dejéis engañar por el aspecto algo modesto de los vibration lures, nuestros queridos vibrátiles, detrás de esa apariencia poco llamativa se esconden unos seductores insaciables.

Uno de los artilugios que más nos gusta es el Anzuelo plomado Owner Flashy Swimmer, ahora os explicamos el porqué.

Anzuelo plomado Owner Flashy Swimmer En primer lugar, es un montaje relativamente sencillo, el Anzuelo plomado Owner Flashy Swimmer se adapta a una larga lista de vinilos y con cada uno podríamos casi decir que se amolda, según la actitud principal del vinilo mismo. A ver, no es del todo cierto, pero si lo montamos con una Dolive Stick seguramente nos pagará con un movimiento ligeramente diferente del que podamos conseguir si lo montamos con una RA Shad, ya que la diferencia entre estos dos cebos es bastante sustancial.

Hemos probado el Anzuelo plomado Owner Flashy Swimmer tanto en agua dulce cuanto en el mar, y en ambas ocasiones, nos ha entregado un resultado a la primera. Es un montaje relativamente sencillo, un anzuelo con una especie de quilla plomada que se agarra en la parte anterior de la pata, cerca de la anilla, y que sujeta a su vez un alambre de acero que deja una pala willow girar libremente sobre unos quitavueltas. De esta manera siempre tendremos la pala girar debajo del vinilo, si superar jamás la cola del mismo y haciendo un cuerpo único y compacto, blanco apetitoso para cualquier depredador.

Podríamos casi decir que el Anzuelo plomado Owner Flashy Swimmer se lanza decentemente, a pesar de llevar una pala y el bulto del vinilo, todavía alcanza distancias aceptables, pero no es esta - evidentemente – su principal prerrogativa. Es más bien una máquina para generar destellos y vibraciones que nos permite pescar en power fishing, intentando localizar los depredadores en toda la columna de agua, o en slow rolling, rozando el fondo a la velocidad de una babosa anestesiada.

Servidor disfruta mucho trabajando el Anzuelo plomado Owner Flashy Swimmer lentamente, digamos que este montaje me ayuda a desintoxicarme de la urgencia del lance/recupero ultra rápido, herencia de muchas sesiones de pesca con jerkbait con poca actividad. Un lance lo más largo posible, y le dejamos caer. Una vez que toque el agua y se ponga en posición ya sabemos que está trabajando, baja activando todos los mecanismos, tanto propios cuanto anexados, es decir la pala y el vinilo, y si hubiese algún que otro asesino por esos parajes seguramente podría aprovechar ese momento de debilidad para atacarle.

Una vez llegado a la profundidad que me guste, o directamente en el fondo, empiezo a trabajar yo intentando que las vueltas de manivela no superen el coeficiente de elevación al cuadrado... 🙂 Mejor dicho, intentando mantenerle lo más cerca del fondo posible, si es ahí que busco dientes, o en cualquier capar de agua, si la caza se está desarrollando más arriba.

La picada se manifiesta franca y tira mucho de adrenalina, ya que el contrincante podría ser cualquier bicho con un abrigo de escamas, hasta de tamaño relevante, y la clavada, hasta la fecha, me ha parecido muy eficaz. Aquí tenéis un par de vídeos utilizando el Anzuelo plomado Owner Flashy Swimmer, con un Bass y con un pargo, peces que de parecido tienen lo justo, pero se de primera mano que ya ha engañado a más de una loba, algún sargo, luciopercas y algún que otro lucio curioso. Y la exploración acaba de empezar... 🙂