¿Pescar o fotografiar?

Compartir

Hace unos días colgué en Facebook el video grabado por un lodge de Panamá donde se veía una especie de orgía de atunes de aleta amarilla comiendo en superficie. Un espectáculo dantesco, de los que te levantan el vello y te dejan con una sonrisa de bobo por media hora. La naturaleza a rienda suelta. Sin llegar a semejante extremo, en mis aventuras por encima de las aguas de algunos mares he tenido también el placer de vivir en directo algún que otro banquete de diferente especies de peces devotos al salto encima de la sardina, que es lo que más tercia en esas circunstancias.

Antes de empezar a comerme el coco con diapositivas y luego pixeles, me fijaba solamente donde meter el señuelo y prestar atención a las maniobras del skipper. El blanco, una vez visualizado, quedaba en la mira y podía haber un maremoto, que ni me inmutaba. En cuanto bajaban las revoluciones del motor, o inclusive algunos instantes antes de que ocurriera, ya estaba soltando el dedo e intentando meter el señuelo más cerca del espumaje posible, aún casi siempre evitando el centro del mogollón, por algún que otra razón he tenido siempre cierta preferencia por los bordes de la masacre. El resto es historia...

Con el pasar de los años y un amor creciente para mis Nikons las cosas han ido cambiando, al principio seguía con mi afán pescador, pero me empezaban a entrar remordimientos – saca la cámara Nicola – decía el angelito – pesca, pesca mamón – decía el diablito. Ganaba Satán por goleada pero mi conciencia no podía descansar serena, perder imágenes de tal magnitud es un crimen, y ahora más que nunca, a toro pasado obviamente, me arrepiento un mogollón y medio de no haber escuchado al angelito. Según pasaba el tiempo iba sacando menos peces y más imágenes y si de vez en cuando he perdido alguna ha sido más por quedarme anonado mirando al espectáculo que por vaguería o afán de pescar.

Estoy seguro de que no soy el único que se la gasta de esa manera y que se come el tarro con semejante memeces, por lo tanto allá va la preguntita del siglo, ya que muchos aficionados al digital hay por estos lares ¿Qué hacéis vosotros? Pescáis, grabáis, tomáis fotos o os quedáis como si hubieseis visto Giselle Bundchen desfilando en ropa interior?

Por cierto, hace mucho que no veo nada parecido, de los atunes digo no de la estatuaria Giselle, ya me está entrando la nostalgia de ... ¿de qué? ¿Fotografiar o pescar?