¿Atrevidos experimentadores?

Compartir

¿He contado ya mis experimentos con los spinnerbaits? Ya sabes, con el Alzheimer a uno se les van las cosas así que pregunto, nunca se sabe. La verdad es que mi curiosidad en probar señuelos nuevos se ve muy mermada por la distancia que me separa de la costa, un pequeño obstáculo que me impide visitar más a menudo las saladas aguas de la cosa Ibérica. Tengo unos 350kn para la costa más cercana, la de Valencia, y si quiero ir al Delta ya suman 500, casi 5 horas de carretera, las mismas que me trago en el Talgo hasta Algeciras, cuando voy a pescar entre las columnas de Hércules.

Por más vueltas que les de son muchos, sin embargo, de estar mirando la playa de mi ventana podría meter las plantas de los pinreles a remojo cada día que se me antojara e ir probando todo el arsenal que tengo acumulando polvo en la casa. Porque digamos la verdad, por cuanto nos resulte gustoso sacar un pez en cada salida, ¿no lo es mil veces más haciéndolo con un artificial que  muy pocos han usado en agua salada? El Rockfishing quizás nos haya permitido volver a abrir cajas mugrientas donde escondíamos los señuelos para las truchas, o algún que otro cachivache descorchado de una tienda perdida en un rincón del mundo.

Ahora estoy maquinando combinaciones letales de gomas con diferentes tipos de montajes; anzuelos, cabezas plomadas o mezclándolos con otro tipo de señuelo. Me encantan las picadas a los señuelos blandos y seguro que hay mucho por descubrir en este campo. Tendré que esperar a que el tiempo remita, vengan temperaturas más humanas y se muevan los bichos en algún rincón de España adonde pueda aterrizar con mis aparatos. Pero, ya que estamos en tema, me preguntaba si a alguien le apetecía contarnos alguna de sus más extravagantes experiencias de “tuning” o de los señuelos más atrevidos con los que han experimentado en esta vida o en las anteriores, todo vale. Gracias nenes, que Dios os lo pague con un buen Smartphone

2 thoughts on “¿Atrevidos experimentadores?

  1. Personalmente soy de los experimentadores. Y creo que todos deberíamos serlo y no centrarnos sólo en lo que leemos o nos recomiendan de oídas, la sensación de coger un pez con algo a lo que has apostado según tus conocimientos es mucho más satisfactorio, y si encima añadimos que sea un cachibache hecho por uno mismo, la captura sabe mucho mejor y la satisfacción es plena.

    A mi me gusta decir que pesco con lo que yo quiero, y no con lo que los peces quieren, de ese modo y con la observación y experimentación llegamos a converger tarde o temprano consiguiendo mejores capturas. De ahí mi especial dedicación a mis propios señuelos que tras múltiples pruebas he conseguido dar con la tecla y pescar todo tipo de especies. http://peskama.wordpress.com/2012/11/01/pescando-con-plumillas-y-pepones/

    Saludos y que la pesca sea con vosotros.-

Comments are closed.