La pesca de las doradas con señuelos de superficie sigue siendo un misterio para muchos pescadores de la península y hasta levanta sospechas e inclusive cejas, tanto desconfían los pescadores de que sea posible.

Doradas con señuelos de superficieLa realidad es que si, es posible, pero hay que encontrar el lugar adecuado, y por lo visto, en España no hay muchos. Esto no sabemos si depende del hecho que los pescadores de spinning no han investigado territorios con más potencial porque no los consideran fértiles en depredadores y menos en doradas, o si se trata de una cuestión climática, relacionada con tema de temperatura, alimento u otras variables. El hecho es que no solo hemos pescado doradas con señuelos de superficie, y por más inri con señuelos nadadores, spinnerbaits y vinilos, sino que en las ocasiones en las que nos hemos podido aventurar a por ellas, ha habido mucha actividad.

Doradas con señuelos de superficie

Los ambientes más favorables donde nos hemos podido dedicar casi en exclusiva a este tipo de pesca, son zonas de aguas muy someras, a veces estos peces están cazando en quince centímetros de agua, con un fondo mixto de arena y algas, donde las machas claras se mezclan con las más obscuras de la vegetación. En el Mediterráneo lugares así hay, pero también tenemos conocimiento de que, en el Atlántico, muchas veces se producen circunstancias parecidas en las rías y los estuarios, y que podrían ser escenarios interesantes para ir probando las doradas con señuelos de superficie.

La técnica de pesca se diferencia un poco de las habituales. En primer lugar, hay que utilizar un equipo adecuado para ellas, una caña medianamente rápida de unos 10/15 gramos de potencia como la Nuovo Tiro 762L de Graphiteleader, carrete talla 2000 o 2500 y un trenzado de unas 6/8 libras con un bajo de 8lb.

Doradas con señuelos de superficieLos señuelos será mejor que sean de tamaño reducido, entre 50 y 100mm, mejor los más pequeños. A nosotros han funcionado bien modelos tipo el Gunfish 75 y Gunfish 95, Carol 85, Fakie Dog 70, Pugachev 60, Gaboz! 65, Sammy 65 y similares. La recuperación no puede ser demasiado rápida, no estamos delante del depredador clásico, como la lubina que está acostumbrada a comer en superficie y que tiene una conformación de la boca adecuada para ello. Las picadas son, o bien rápidas y certeras o bien hay una persecución de uno o más ejemplares que se limitan a mordisquear el señuelo, sin conseguir agarrarle bien. En este caso no pasa nada por dejar el paseante parado, los ataques seguirán hasta que lentamente una se llevará el cebo y acompañando su fuga podremos intentar clavar.

Hay que tener bien claro que muchas veces fallaremos por las mismas razones que explicábamos poco arriba, no hay que desesperar, es normal y hasta que no le cojamos el rollo no podremos contar con mucho porcentaje de éxito.

doradas con señuelos de superficieSi finalmente decidimos pescarlas a spinning con señuelos nadadores o vinilos, muy interesante para zonas más profundas, podemos intentar diferentes maneras de seducirlas, pero hay algunas reglas que se quedan iguales. Seguiremos recuperando más despacio, pero en este cao, no tendremos la oportunidad de ver como atacan el señuelo, y habrá que hacer gran uso de nuestra sensibilidad como pescadores y de la de la caña. Como señuelo os recomendamos el Piper de Molix en el color #11, black/gold, para nosotros ha sido una revelación, pero no es el único. Un consejo útil, las doradas atacan a los señuelos bastante lejos de nosotros, así que lances largos y esperar la picada a distancia.

Pescar las doradas con señuelos de superficie seguramente es una técnica novedosa y quizás no al alcance de todo el mundo, siempre por problema relativos a los escenarios de pesca, pero desde aquí os invitamos a probar aquellos rincones que seguramente conocéis y que por alguna razón nunca os han interesado. Podrían estar ahí, felices en su zona de pasto, sin nadie que las moleste porque a nadie se les ocurre pescar en semejante lugar.

Nunca he sido muy de hacer listas, pero resulta que es lo que lee la gente en la web con mayor atención, al parecer esto de tener un manojo de ganadores a los que apuntar en el momento de hacer la compra mola, así que vamos tirando con los ocho mejores paseantes para la lubina.

Un matiz, mejor dos, la lista no va del primero al octavo, sino que el orden es totalmente anárquico, cada uno los coloques como mejor cree. Numero dos, esta lista es mía y solo mía, si falta un señuelo que para algunos es la pera limonera puede que me haya equivocado o simplemente que no me guste tanto. Además, son solo ocho, alguno tendrá que quedarse fuera, así de dura es la vida. Por cierto ¿Por qué ocho y  no seis? Cosas mías, me gusta ese número ?

Los ocho mejores paseantes para la lubina

Los ocho mejores paseantes para la lubina: Spittin Wire Si tuviese que mirar las ventas de los señuelos de superficie estaría obligado en poner el Spittin Wire de Whiplash Factory en el primer lugar de esta lista de los ocho mejores paseantes para la lubina. Es el más vendido, hay colores que se agotan a la velocidad de la luz y si principalmente se ha desarrollado como un fenómeno en el norte y noroeste, al final su fama ha progresado hasta la orilla derecha, y ahora también se ven muchos en el Mediterráneo. A pesar de medir solo 95mm pesa 15.5 gramos y se lanza muy lejos pero no es demasiado grande, es decir, lo mejor de ambos mundos para las lubinas más resabiadas. Me gusta como chapotea, bien si le recuperamos como un paseante de superficie normal bien si la traemos a tirones cuando avanza sumergiendo la cabeza y enseñando los flancos. ¿Recomendable? ¡No lo siguiente!

Los ocho mejores paseantes para la lubina: Iron MouthAhora vamos a por el polo opuesto del concepto de paseante, el Iron Mouth de Imakatsu es más pesado, mucho más ruidoso y – evidentemente – para nada discreto. Sin embargo, cada uno de estos señuelos de superficie para la lubina tiene su sentido, o por lo menos me lo parece a mí. El Iron Mouth se lanza bien, pero este no es su punto fuerte, las batallas las gana con ese movimiento tan extremo, de lado a lado, acompañado por una buena dosis de salpicaduras, si es así como podemos llamar a los chorros de agua que levanta. Si tuviésemos el oído de una lubina le escucharemos con su chof, chof metálicos, ayudado por esa especie de bracket que lleva puesto en el morro y que – por cierto – podemos quitar cambiándole totalmente la actitud. En aguas revueltas tiene más de un pase, y lo recomendamos por ese tipo de escenarios, cuando hace falta un señuelo de spinning que se haga oír.

Los ocho mejores paseantes para la lubina: Shower BlowsEn la misma línea, aunque algo menos agresivo, encontramos al Showerblows de Evergreen. También se mueve de manera muy pronunciada, con cabezazos de 180º y cierta habilidad en permanecen la “strike zone” más tiempo que otros paseantes que tienen la tendencia a desplazarse más hacía adelante. Con un buen lance el Showerblows acompaña también en zonas de viento y orillas que profundizan poco, y si le coges el rollo y te haces con él, le puedes sacar un partido importante en busca de lubinas agresivas y reactivas, así como de depredadores más perezosos que no quieren desplazarse demasiado para englobar proteínas. Los hay en tres medidas, escoge la que mejor se adapte a tu zona, por cierto, la de 150mm es carne de cañón para anjovas y palomos.

Los ocho mejores paseantes para la lubina: Salty DogMe encanta poder añadir a esta lista el Salty Dog de Jack Fin, los artesanos italianos que se han ganado los favores de medio mundo gracias a sus creaciones más cercanas a objetos de culto que señuelos para spinning. El Salty Dog entre los ocho mejores paseantes para la lubina es el único fabricado en resina llena, y que no lleva algún tipo de sonajero. ¿Cuál es la ventaja de semejante cambio? Pues son varias, en primer lugar, un cuerpo tan compacto, solo 10 centímetros, llega a pesar 20 gramos, por lo tanto, nos ofrece un alcance muy importante. Luego es de los que la matan callado, es silencioso, no emite ruidos raros de bola metálicas, shhhhh. Pasa como un pez que no tiene muchas ganas de que le torpedee un misil submarino. Su flotabilidad está medida al miligramo por lo tanto en el agua solo se verá sobresalir la cabeza, el resto del cuerpo está sumergido. Vale en oro lo que pesa en rías, playas someras, y zonas de mucha presión. Se menea muy bien, pero es muy sutil, no monta escándalos y se deja llevar bien con tirones, sumergiendo la cabeza y flanqueando con elegancia.

Los ocho mejores paseantes para la lubina: PatchinkoEl Patchinko de Xorus le metemos aquí, en el medio. Si me oyera mi amigo Ginés me mataría, es su señuelo fetiche. Pero repito, no es una lista en orden de importancia, más bien un delirio de hombre de mediana edad que tiene ganas de escribir sobre señuelos de spinning de superficie para la lubina. La criatura de Xorus está muy bien pensada, es muy lanzadora y aguanta malos tratos por un tubo. Me explico mejor, si queréis recuperarle de manera clásica no hay problemas, pero en el momento en que decidís pisar el acelerador el Patchinko no se achica, al revés, le encanta que le metan caña y simplemente mantiene su compostura y corre más. No tiene un cabeceo demasiado amplio, y me parece muy logrado el sutil salpicar que levanta, si no te fijas en el cebo parece que se trata de un pez que se escapa en la superficie con más miedo en el cuerpo que un gato en noche vieja. Un matiz, si esta lista hubiese sido de solo tres señuelos de superficie, el Patchinko se hubiese quedado. Y con esto lo digo todo.

Los ocho mejores paseantes para la lubina: Bent MinnowLlegamos ahora al señuelo de superficie para lubina más raro que podéis encontrar, o por lo menos uno de ellos, el Bent Minnow de O.S.P. A primera vista uno podría llegar a pensar que se ha quedado demasiado tiempo al lado de la chimenea y se ha derretido, como un reloj de Dalí, vamos que tiene una curva que parece una parabólica de Daytona. Sin embargo, este diseño tan “platanoso” nace de alguna mente perturbada que encuentra la genialidad en lo que nadie consigue ver. Es evidente que el Bent Minnow de O.S.P. no es un señuelo de superficie cualquiera, ni se trabaja de la misma manera que todos los demás artificiales para spinning. Hay que meterle un poco de caña, fustigándole como un condenado para que vaya entrando y saliendo del agua, como una lisa agonizante. Con este paseante las pausas son tan importantes cuanto el movimiento, atended, que os hemos ofrecido un consejo muy importante. No es un misil en cuanto al lance se refiere, pero se hace perdonar una vez en el agua. Por cierto, no es un señuelo de superficie para la lubina al alcance de todo el mundo, hay gente que jamás le ha pillado el rollo, lo digo por si luego me queréis echar la culpa si no pescáis nada con ello.

Los ocho mejores paseantes para la lubina: Realis PencilCuando hablamos de DUO sabemos que hay mucha calidad de por medio y sobre todo largas horas de vuelo para probar los señuelos hasta que estén realmente listos para llegar al consumidor. El Realis Pencil en el 2017 ha visto un nuevo modelo agregarse a la familia, el 130, una bestia parda de 130mm x 31,6 gramos, material para caza mayor. A mi me gustan los tres modelos, el 85 es el que uso más frecuentemente también en agua dulce, y los otros dos cuando hace falta más chicha. Recuperando a ritmo pausado este paseante para la lubina es muy elegante, sigue el ritmo con facilidad sin desviar demasiado, cuando ralentizamos el ritmo entre tirón y tirón y le echamos un poco más de fuerza a la muñeca, empieza a enseñar los flancos y girar más sobre su eje. Finalmente se deja traer con tirones medianamente largos, hundiendo la cabeza con facilidad gracias al equilibrio de los pesos tan acertado y replicando los agónicos pasos de un pez pasto con una corta esperanza de vida.

Los ocho mejores paseantes para la lubina: GunfishAcabemos pues, que después de tanta tralla se pregunta uno si todavía hay vida detrás de alguna pantalla. Le toca al Gunfish, ese invento de Lucky Craft, que un día decidió romper el molde y crear un paseante que se parece a un Popper pero que nada como un hijo entre los dos, o viceversa. Casi lo hemos dicho todo, pero mejor ampliar un poco el concepto. El Gunfish, cuando cabecea no busca amplitud de movimiento, más bien se concentra en escupir agua con la cabeza y desplazarse de derecha a izquierda siguiendo un ritmo bien marcado, pero no exagerado. Es decir, el Gunfish se hace notar por una curiosa mezcla entre ruido y zigzagueo y engaña a las lubinas como si no hubiese un mañana, no hay duda de que se trate de uno de los señuelos de spinning para superficie más cotizados en el mercado. Nos gustan todos, pero el 95 y 115 son los que nos llevamos a la cama y que más se merecen estar entre los ocho mejores paseantes para la lubina.

Queridos amigos, colorín colorado este cuento se ha acabado. Tenéis delante de vuestros ojos los ocho mejores paseantes para la lubina según el autor, espero os pueda ser de alguna utilidad. Aún con el flujo infinito de información que se encuentra en la web quizás podáis sacar algo interesante de esta sopa de letras que no hayáis encontrado en otro lugar, y esto nos haría gozar como jilgueros en primavera. ¿Viva la pesca a spinning! Así, para rematar…

En estos años, hablando con pescadores de todo el mundo, he ido investigando sobre un asunto tan espinoso como el de los colores de los señuelos. Como es fácilmente comprensible cada maestro tiene su librillo y existen diferencias y coincidencias interesantes entre las valoraciones de unos y de otros, personas que a veces viven a miles de kilómetros de distancia, hasta en diferentes hemisferios.

Los colores de los señuelosUna gran mayoría coincide con que el blanco es un color que nunca falla, algo que, por ejemplo, no suelo comprobar entre los pescadores españoles que probablemente todavía no le han descubierto el potencial. “You can’t go wrong with White” decía un excelente pescador y artesano de señuelos del NE de EE. UU. Nunca faltan señuelos blancos en mi caja.

Los colores de los señuelosHay teorías muy dispares sobre el color sardina, algunos dicen que es un gran color para aguas claras, otros para aguas muy azules cuando entran las mareas fuertes, y finalmente muchos le consideran un color universal y 100% versátil. Veredictos parecidos sobre algunos de los colores de los señuelo naturales para el mar, el konoshiro, nuestra lisa, el katakuchi, la anchoa, el wakasagi, un pez pasto muy conocido en Japón que de alguna manera recuerda otro forraje escamudo de nuestras aguas así como el ayu, ausente en nuestras aguas y sin embargo color tremendamente efectivo En línea general estos colores se suelen utilizar en aguas bastante limpias, aunque haya fuerte presencia de espuma, funcionan en condiciones de luz escasa y los que suelen ser más cromados también vienen bien en aguas más tomadas, rías o estuarios.

Los colores de los señuelosUn color muy emblemático es el chartreuse, ese amarillo un poco - o muy – chillón y sus derivaciones más o menos verdosas. Se suele considerar color mortal en aguas tomadas o verdes, fruto de mareas fuertes que revuelven el fondo y levantan los sedimentos. En señuelos de superficie quizás no retenga ese valor estratégico tan determinante y seguramente se adapte a diferentes situaciones, el amarillo flúor, por ejemplo, es muy eficaz con las anjovas, pero ya sabéis, cada mundo tiene sus historias y lo que funciona en un lugar, no necesariamente funciona en otro, aunque mejor probar, nunca se sabe.

Los colores de los señuelosLlegamos al color Akakin, ese rojo/dorado que tiene un utilizo muy puntual, y que no todos se atreven a atar al final de la línea. Un amigo japonés, excelente pescador de lubina, me contó hace unos años que para él era el color ideal para pescar en aguas tomadas en días soleados. Decía que en Japón había sido creado para ese propósito. Aquí creo que se le dé un uso parecido, no lo he podido comprobar personalmente pero no le veo como una máquina de sacar peces en aguas claras. Evidentemente, si se utiliza para pescar lubinas tendrá un utilizo y una eficacia diferente del que podrá tener pescando rascacios cerca del fondo, o dentones a jigging. Siento tener que generalizar un poco, pero si empezamos a extendernos este va a ser de largo como Los Pilares de la Tierra.

Los colores de los señuelosHablemos ahora del rosa en todas sus variantes, tanto el color pleno como las mezcla tipo “Candy” o similares. Entre todos los colores de los señuelos es es uno que por una razón u otra ha funcionado siempre, y en cualquier técnica de pesca, desde el jigging hasta el top wáter. Se decía que era un color poco lubinero pero es mentira, creo que los cazadores de seabass se lo tenían bien guardadito, y poco a poco se va descubriendo su tremenda efectividad. Es un color que se adapta a una gran variedad de situaciones, con señuelos rosa este servidor ha sacado peces en todos los lugares del mundo donde ha tenido la suerte de pescar y creo que no se le ha escapado ninguna especie. Me gusta mucho como funciona en días claros y soleados, pero un tono más obscuro de repente se transforma en matador en días nublados o en horas de poca luz.

Los colores de los señuelosEl negro o los colores muy obscuros entran en ese nicho limitado por las horas menos luminosas del día, inclusive la noche. Sin embargo, a mí me han funcionado muy bien en aguas muy tomadas, y tengo amigos en la costa este de EEUU o en gente que pesca en los estuarios de Australia que han podido corroborarlo. No podríamos decir que se trate de un color muy natural, si es que “natural” signifique realmente algo, sin embargo, es un color totalmente sólido, que hace destacar la silueta del señuelo contra el cielo o un fondo poco claro, con limo y detritos en suspensión. Que cada cual traiga sus conclusiones.

Paramos aquí, seguramente vuestras aportaciones mejorarán y ampliarán cuanto escrito, repito no son exclusivamente opiniones mías sino una recopilación muy resumida de charlas sobre los colores de los señuelos tenidas a pie de agua en estos veinte últimos años. Como siempre me interesa mucho escuchar vuestras opiniones, podéis poner vuestros comentarios aquí o en Facebook

Señuelos nadadores de poca profundidad

A veces me preguntan para que sirven los señuelos nadadores de poca profundidad. Artificiales que se mueven con soltura en 50 centímetros de agua, y que, aparentemente, no se diferencian mucho de un artificial de superficie.

Señuelos nadadores de poca profundidadLa realidad es que las cosas no son tan sencillas como parecen, si un depredador está cazando en aguas tan someras debería de atacar sin problemas un artificial que chapotee por la superficie, Popper o paseante, lo que sea, sin embargo, un jerkbait como el Terrif DC12  o el Ocean Fleet General 110F que nade a un palmo debajo de aire consigue más éxito.

Señuelos nadadores de poca profundidadNo nací dentón, pero puedo intentar razonar sobre las causas que lleven a que los señuelos nadadores de poca profundidad sean más efectivos. La primera razón podría ser el miedo. Si, el recelo en asomarse en tan poca agua, a tan poca distancia de la costa, en una zona que saben estar frecuentadas por los temibles humanos. Durante un ataque en superficie un depredador se expone mucho, sale al descubierto, y es probable que no les apetezca, menos todos los días. Sin embargo, si le pasa por delante un Avenger 125, otro ejemplo de “shallow runner”, se abalanza y muerde.

Imaginad justamente un dentón, vive la mayoría de su tiempo pegados a los arrecifes, en el canto, en las praderas de posidonias, con unas cuantas toneladas de líquido por encima de la cabeza, y si es cierto que a veces sube a atacar un señuelo, también se conoce más por asesinar sus presas bien debajo del agua.

Señuelos nadadores de poca profundidadTambién la pereza podría jugar a favor de un jerkbait como el Feed Shallow 155 o el Feed Shallow 128, para hacer un ejemplo concreto de algunos señuelos nadadores de poca profundidad. Para que desplazarse más, consumir más calorías y cansarse más, si tenemos la comida más a mano. Oportunismo biológico, me parece muy razonable.

Señuelos nadadores de poca profundidadFinalmente creo que la acción de unos señuelos nadadores de poca profundidad como el Hancock de Golden Mean, una joya muy difícil de encontrar y muy efectiva, en ocasiones llegue a ser más efectiva que la de un popper o un paseante. Menos invasivas quizás, o más realista, que demonio se yo, tampoco nací lubina.

Señuelos nadadores de poca profundidadSi hablamos de acción no podemos dejar de lado un cacharro tan bonito como el F-Lead 135S Jointed Lipless, señuelo articulado sin babero que nada en la profundidad que tu quieras. Aquí tenemos otro de los señuelos nadadores de poca profundidad que suma puntos por cada vuelta de manivela, ya que, su movimiento supera el de todos los nadadores juntos, gracias a sus 4 segmentos que le proporcionan un realismo más parecido al de un vinilo que de un cebo duro.

¿Cuándo utilizaremos entonces los señuelos nadadores de poca profundidad? Siempre sería una respuesta que difícilmente se podría argumentar, ¿porque no en alta mar, y si hubiese llampugas cazando cerca de la superficie? Intentando ser más precisos podríamos decir que las playas someras, las lajas de piedra, las desembocaduras de ríos, con bancos de arena, o las orillas de poco calado serían los lugares más adecuados, de aquí para adelante, que cada uno los ponga cuando les dé la gana, ¿y sabéis porque decimos esto?, porque pescan, sin más.

Pin Tail de Jackson

La familia de los Pin Tail de Jackson es bastante numerosa y es posible perderse un poco entre tantos modelos, en este post intentaremos aclarar dudas para que podáis elegir exactamente el modelo que necesitáis, sin tener que ir buscando como locos en la web.

Pin tail de JacksonPin Tail. Así, a secas. Este es un modelo que aguanta perfectamente las recuperaciones rápidas, pero, al mismo tiempo, ofrece una mayor versatilidad y se deja tratar con más suavidad, manteniendo un movimiento interesante. El Pin Tail de Jackson ofrece un wobbling moderado, es decir se tambalea con gracias, y es eficaz desde el momento en que toca el agua, ya que se mueve también en caída. Muy eficaz con todo tipo de pelágicos y con depredadores costeros, cuando hay que llegar lejos. Lo encontráis en dos medidas, 90mm x 35gr y 105mm x 48gr

Pin Tail de JacksonPin Tail Tune. Un clásico de la conocida serie, realmente se trata de una adaptación, o mejora, del Athlete, minnow histórico de Jackson, para un tipo de pesca que requiere mayor alcance de lance y un movimiento más estrecho, sin por eso adormilarse como un casting jig. Si le recuperamos rápido se menea como un martillo neumático, sin embargo, una vez que decidamos bajar el ritmo puede ofrecer un movimiento tambaleante con cabeceos importantes, debido al peso elevado, o espasmos erráticos. El Pin Tail Tune, aquí en España, ha sido responsable de importantes capturas de bacoretas, bonitos, llampugas y atunes. Medidas 90mm x 27gr y 120mm x 40gr

Pin Tail de JacksonPin Tail EZ. Fiel a la línea de Pin Tail de Jackson, el modelo definido EZ se sigue lanzando como una bala, sin embargo, es un tipo más relajado y se deja llevar con buen rollito, sin urgencia. Aclaremos, se puede trabajar rápido, a lo mejor no tanto como sus primos, pero siempre con alegría, y regala vibraciones cuando no priman las prisas, dejándose manejar con cierta tranquilidad. Probablemente es el más indicado para una larga lista de depredadores costeros, empezando por la lubina, donde nos podríamos beneficiar de su largo alcance y de su movimiento sexi. Disponible en dos medidas, 70mm x 20gr y 110mm x 45gr